El Norte de Castilla

Celestino Muñoz, gerente de Piñones Castilla; Dimitri Barua, jefe de prensa de la Representación de la Comisión Europea en España; José Ignacio Lucas, director comercial de ISEND; Ángela de Miguel, presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios; y Julio Pinto, fundador de Bodega Matarromera, de izquierda a derecha.
Celestino Muñoz, gerente de Piñones Castilla; Dimitri Barua, jefe de prensa de la Representación de la Comisión Europea en España; José Ignacio Lucas, director comercial de ISEND; Ángela de Miguel, presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios; y Julio Pinto, fundador de Bodega Matarromera, de izquierda a derecha. / El Norte

La UE cree que el tratado comercial con EE.UU. favorecerá a las empresas de Castilla y León

  • Empresarios de la comunidad analizan en Valladolid la política comercial europea

Empresarios y directivos de pequeñas y medianas empresas de Castilla y León han analizado este jueves en la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) con Dimitri Barua, jefe de prensa de la Representación de la Comisión Europea, los beneficios para las pymes de los acuerdos comerciales de la Unión Europea (UE) con terceros países, como Cánada, a través del acuerdo CETA, o Estados Unidos, con el TTIP. Dimitri Barua ha destacado que con el acuerdo TTIP las pymes podrán crecer en el mercado estadounidense y generar empleo, mientras que Julio Pinto, fundador de Bodega Matarromera; y Celestino Muñoz, gerente de Piñones Castilla, han contado su experiencia internacional.

Por su parte, Ángela de Miguel, presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios, ha inaugurado el encuentro. Según Ángela de Miguel, «la aprobación de los tratados comerciales beneficiarán a las pymes, por lo que es necesario realizar una labor de divulgación pedagógica para explicarlo».

Dimitri Barua ha explicado la política comercial de la Unión Europea y los tratados que se están negociando con terceros países. El objetivo del acuerdo sobre el TTIP es eliminar los aranceles y reducir las barreras para facilitar el comercio entre EE.UU. y la UE, que supone más del 40% del comercio mundial, sin bajar los estándares laborales, medioambientales y de protección al consumidor presentes en Europa.

Barua ha aclarado algunos asuntos críticos (como el llamado “fracking”) que han movilizado a la sociedad civil en contra del TTIP y que no son de su competencia, sino nacionales, y no son objeto de los acuerdos, al igual que los servicios públicos (como educación, sanidad o agua). Barua ha animado a los asistentes a acceder a toda la información disponible al respecto. Igualmente ha destacado que «la calidad prima sobre la velocidad en estos acuerdos» para la Unión Europea. «Queremos unos acuerdos ambiciosos, que traten muchos sectores y problemas, que sean equilibrados y que respeten nuestras líneas rojas. Sin estas tres condiciones no va a haber acuerdos», ha afirmado. Barua ha incidido en la importancia de potenciar el comercio exterior en España. «La crisis hubiera sido mucho más profunda sin las exportaciones», ha señalado.

Este acto se ha celebrado en el marco de las actividades que la Comisión Europea lleva a cabo en Valladolid para acercar los acuerdos comerciales a la sociedad civil, a los sindicatos y a los empresarios con el fin de responder a la demanda de información y debatir sobre los acuerdos comerciales entre la UE y otros países.

La experiencia de los empresarios

En el encuentro también ha intervenido Julio Pinto, director de operaciones de Bodega Matarromera, quien ha señalado que «el mercado estadounidense es un mercado donde se compite en el precio y, además, es preciso aconsejar al consumidor, ya que no reconocen las Denominaciones de Origen.

Por su parte, Celestino Muñoz, gerente de Piñones Castilla, ha destacado que los inicios en la exportación a EE.UU. se llevaron a cabo mediante agentes comerciales. «La preocupación ahora está en la introducción del piñón chino, de menor calidad, en este mercado, y que no se sabe distinguir claramente», ha agregado.

José Ignacio Lucas, director comercial de ISEND, explicó a los asistentes que «la dificultad no está en exportar sino en encontrar clientes. Los trámites administrativos no son complicados pero sí lentos. España es un país desconocido para la inmensa mayoría de estadounidenses».

Al término de la jornada, los asistentes han trasladado preguntas a Dimitri Barua y a los empresarios sobre la necesidad de contar con un socio local con el que poder iniciar las relaciones comerciales o sobre los visados para empleados, entre otros.

Trabas para las pymes

Como ha explicado Dimitri Barua, los acuerdos comerciales, como el TTIP, crearán nuevas oportunidades que serán especialmente valiosas para las pymes, ya que son las mayores exportadoras en los sectores industriales con más potencial de intercambio comercial con EE.UU. De todas las empresas exportadoras en España, alrededor de dos tercios son pymes (más de 70.000). Estas empresas exportan el 88% de los productos alimenticios españoles, el 93% de las bebidas, más del 50% de los servicios técnicos, dos tercios de los productos textiles y más del 50% del calzado y artículos de cuero.

A diferencia de las multinacionales, son estas empresas las que sufren más trabas al comercio a la hora de exportar a terceros países (dificultad para acceder a la información necesaria, cumplimiento de la normativa aduanera, que puede llegar a ser muy costoso y actuar como una barrera comercial de facto).