El Norte de Castilla

La Seguridad Social paga en pensiones en Castilla y León el 54% más de lo que ingresa

Jubilados de excurisón.
Jubilados de excurisón. / EL NORTE
  • Valladolid tiene la quinta prestación de viudedad más elevada de España y Zamora, la décima más baja

El desfase de las cuentas de la Seguridad Social se traduce en Castilla y León en que el coste de las pensiones del año pasado fue el 54,4% superior a los ingresos. En concreto, el sistema abonó 6.745,6 millones de euros en prestaciones contributivas (jubilación invalidez, viudedad, orfandad y en favor de familiares), mientras que la recaudación en concepto de cotizaciones sociales aportada por trabajadores y empresas ascendió a 4.369 millones. En el caso de la provincia de León la primera cifra duplicó con creces la segunda:1.606,4 millones en pensiones y 798 millones en cuotas. De hecho, con datos a 1 de noviembre, en León se encuentran el 23,5%de todos los pensionistas de la comunidad autónoma.

El número de prestaciones contributivas en Castilla y León es actualmente de 607.158, lo que supone un incremento interanual del 0,5% y representa el 6,4% del total nacional. En España el número de pensiones es de 9,45 millones, el 1,2% más. La cuantía media de las pensiones en Castilla y León es de 893 euros (+2,1% anual), dieciséis euros menos que el promedio nacional, de 909 euros, que se ha revalorizado el 1,9% en doce meses.

Si nos centramos en la pensión de viudedad, en la región la reciben 157.357 personas (el 26%del total de pensionistas), prácticamente todas mujeres. Suponen el 6,6%de los 2,36 millones que hay en España. Las viudas de Castilla y León ingresan una media de 630 euros, frente a los 640 de media nacional. El abanico regional en esta prestación va de los 578 euros de Zamora a los 694 de Valladolid. La pensión de viudedad de una vallisoletana media es la quinta más elevada de España, tras las de las vascas y asturianas. La de las zamoranas es la décima más modesta del país.

El Gobierno ha puesto encima de la mesa varias propuestas para garantizar la viabilidad del sistema de las pensiones. La primera es la de transformar las reducciones de las cotizaciones en bonificaciones a la Seguridad Social «para aliviar las cuentas del sistema». Reducciones tales como las tarifas planas puestas en marcha para incentivar la creación de empleo pasarán a financiarse a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, concretamente a través del Servicio Público de Empleo, y no con las maltrechas cuentas del sistema público, que este año acabará con un déficit récord de 18.000 millones de euros, según. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, apuesta también por que las pensiones de viudedad y orfandad también se financien vía Presupuestos.