El Norte de Castilla

Bruselas rebaja el crecimiento de España en un 2017 muy complicado

Luis de Guindos, ayer en Bruselas.
Luis de Guindos, ayer en Bruselas. / Afp
  • La Comisión cifra el déficit del año que viene en el 3,8%, lo que elevaría el ajuste a 8.000 millones para cumplir con el 3,1% acordado

Todo quedó eclipsado por Trump. Tanto, que muy pocos creen que las previsiones macroeconómicas de otoño publicadas hoy por la Comisión Europea se sostengan en el corto-medio plazo tras el tsunami estadounidense. La conclusión, no obstante, sigue valiendo antes y después de conocerse la victoria del republicano: 2017 será un año de lo más complicado. Para toda Europa en general y para España en particular, que ha visto cómo le revisan a la baja el crecimiento del 2,5 al 2,3% respecto a las proyecciones de mayo y cifran el déficit en el 3,8% cuando el objetivo fijado es del 3,1%, lo que llevaría el ajuste hasta los 8.000 millones (cada décima se multiplica algo menos de 1,157, que es la previsión del PIB nominal de 2017).

Así lo corroboran unas estimaciones anunciadas por el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, y que consilidan el rol de España como la gran locomotora de entre las potencias europeas. De hecho, será un 2016 muchísimo mejor de lo esperado ya que el crecimiento será del 3,2%, seis décimas más de lo barruntado en mayo por los mismos economistas. Además, España cumplirá con el 4,6% de déficit pactado.

Respecto a 2018, las noticias tampoco son muy optimistas ya que el crecimiento será del 2,1%, mientras que el déficit será del 3,2% cuando el objetivo para este año es del 2,2%, lo que supone una desviación superior a los 10.000 millones.

Además del desfase fiscal, el otro gran talón de Aquiles de la cuarta potencia del euro es el paro. Sigue siendo muy elevado, de los más altos de la UE, pero la tendencia a la baja es muy sólida al estimarse que será del 19,7% durante este ejercicio, del 18% el próximo año y un 16,5% en 2018.