El Norte de Castilla

Algunos de los trabajadores de Collosa en Catar, en la obra de la nueva estación de autobuses.
Algunos de los trabajadores de Collosa en Catar, en la obra de la nueva estación de autobuses. / El Norte

Collosa se afianza en Catar y se prepara para 2018

  • El 40% de su negocio depende ahora del país árabe, con dos construcciones avanzadas, y ya busca otras adjudicaciones millonarias

La empresa vallisoletana Corporación Llorente ha encontrado en Catar el complemento que necesitaba para paliar la sequía que el mercado nacional de la construcción atraviesa como consecuencia de la crisis. Desde que a finales de 2011 la compañía creara la filial Collosa Qatar Contracting & Trading, en alianza con el socio local Abdulla Al-Dolaimi, el camino hacia su consolidación en el país árabe no ha dejado de ir hacia adelante, tanto que ahora el 40% del volumen total de su negocio proviene del Golfo Pérsico. «No vamos a renunciar nunca al mercado español, que es nuestro mercado de nacimiento y origen, pero nos vemos obligados a estar fuera si queremos seguir siendo empresa», explica con énfasis su director general, José Peláez Bocos.

Los primeros años fueron de adaptación al mercado catarí, con obras de bajo importe para clientes privados, pero ya en el verano de 2014 llegó el primer gran éxito para Collosa: la adjudicación de un aparcamiento para 170 autobuses en Doha por encargo del Estado, con un presupuesto de 13 millones de euros. La obra se halla ejecutada al 50%, aunque ahora la empresa castellana y leonesa deberá enfrentarse a una dificultad imprevista, un obstáculo que, paradójicamente, le supondrá unos ingresos añadidos de 5 millones: los accesos de entrada y salida para los autobuses no se habían definido, por lo que se ha tenido que ampliar la obra como consecuencia de la nueva carretera que debe construirse para facilitar los accesos.

Un intercambiador de autobuses

Aunque la gran baza actual de Collosa en la península catarí le llegó en enero de 2015, cuando el Estado le adjudicó el contrato de construcción de un ‘bus hop’, un intercambiador de autobuses en la zona industrial de Doha, que arrancó a mediados de mayo de 2015, con un plazo de ejecución de 24 meses y un importe inicial de 45 millones de euros, aunque ya supera los 50 millones como consecuencia de sucesivas ampliaciones.

Este segundo proyecto, un amplio edificio de tres alturas, con oficinas y locales comerciales y un aparcamiento en la parte exterior, presenta una gran complejidad técnica al aparecer con facilidad agua en el subsuelo de su emplazamiento. «Además hemos tenido que hormigonar en viernes (día festivo en los países árabes) porque era un constante ir y venir de camiones, y tampoco se podía hacer en un día laborable porque también se hubiera colapsado la autopista de llegada al polígono», explica José Peláez.

La compañía vallisoletana iniciaba hace unas semanas la tercera fase de este proyecto con el montaje de los elementos prefabricados (vigas, muros y losas), una innovación en el sector de la construcción para el país árabe, acostumbrado a que esos elementos se construyan en la propia obra. La ejecución de esta segunda edificación también se encuentra al 50%, por lo que en Collosa calculan que tienen suficiente trabajo para todo el próximo año, lo que no implica que no se estén presentando proyectos para asegurarse el futuro en el mercado exterior. La empresa facturaba 208 millones de euros en el año 2008. Solo en España. Ahora, ocho años después, en 2016, prevé facturar en torno a los 32 millones en el sector nacional, lo que le lleva a cuidar el mercado catarí para alcanzar una facturación total que ronde los 50.

La clara vocación de continuar en Catar ha llevado a Collosa a manejar varias propuestas para 2018 con el propósito de conseguir su adjudicación, tanto con clientes públicos como privados. La conducción de agua a unas granjas ubicadas en las afueras de Doha, la remodelación de una fábrica cementera, la edificación de un complejo de oficinas y la construcción de un vertedero de residuos y de unas estaciones de bombeo para aguas residuales son algunos de esos proyectos millonarios que anda buscando.