El Norte de Castilla

Imagen de archivo de las instalaciones aeroportuarias de Burgos.
Imagen de archivo de las instalaciones aeroportuarias de Burgos. / El Norte

Aeropuertos de Castilla y León, a la cola de Europa

  • El de Burgos está entre los 20 con menos viajeros de los 539 de la UE, mientras que Salamanca se sitúa en el puesto 483; el de León, en el 454, y el de Valladolid, en el 316

La Unión Europea tiene listadas hasta 936 instalaciones aeroportuarias, según una información difundida la semana pasada por la oficina europea de estadística (Eurostat) en la que anunciaba que el conjunto de aeropuertos registraron el año pasado un total de 918,3 millones de pasajeros, con un incremento del 4,7% respecto al año anterior.

Un gran número de estos aeródromos apenas son pistas habilitadas para el tráfico aéreo, muchas de ellas cerradas (o hibernando) como consecuencia de la crisis y del exceso de capacidad, y también complejos militares que solo de manera ocasional acogen vuelos comerciales. De la lista de 936 aeropuertos, el año pasado rindieron datos sobre los pasajeros que utilizaron las instalaciones 552, y en 13 de ellos –algunos son bases aéreas, pistas para avionetas o, incluso, helipuertos– la cifra de personas que por allí transitaron para algún viaje puntual no llegó a mil.

De los 539 aeropuertos de la Unión Europea con actividad comercial en 2015 recogidos por Eurostat, el de Villafría, en Burgos, ocupa el décimo séptimo puesto por la cola en número de viajeros, con 7.580. Es, además, el que menos pasajeros registró de España, según esta estadística. No así según la proporcionada por Aena, que eleva el número de usuarios a 9.080 (el 58%menos que un año antes), por encima de los registrados en Córdoba (7.357), Sabadell (3.981), Son Bonet (3.538), y Albacete (1.353). Ninguno de estos cuatro aeródromos aportó datos a Eurostat.

Sin vuelos regulares

Hace dos años, el Ministerio de Fomento puso en marcha un plan de racionalización de gastos en instalaciones aeroportuarias sobre la base de lo que la entonces ministra y hoy presidenta del Congreso Ana Pastor denominó «principio de funcionamiento adecuado a la demanda». Se descartó el cierre de los que oscilaban entre deficitarios y ruinosos, pero también se puso punto y final a la práctica de mantener todos los aeropuertos abiertos las 24 horas para, en algunos casos, un vuelo al día.

En la actualidad, solo hay vuelos regulares (a Barcelona) desde el aeropuerto vallisoletano de Villanubla y el leonés de Virgen del Camino. Ni Matacán (Salamanca) ni Villafría (Burgos) tienen operaciones programadas. En el caso de este último, una vez desaparecidos los vuelos chárter que impulsó el Consorcio de Promoción de Villafría, su actividad se halla bajo mínimos.

Los últimos datos difundidos por Aena, correspondientes al cierre de septiembre de 2016, señalaban que Burgos (3.650 pasajeros) perdió en los últimos doce meses el 55,8% de usuarios, Salamanca (14.339), el 28%, y León (29.957), el 5,1%. El aeropuerto de Valladolid ganó el 8,1%, hasta 183.889 pasajeros.

Según la información de Eurostat correspondiente al conjunto de 2015, la que sitúa el aeropuerto de Burgos en el puesto número 523 de 539 por número de pasajeros, Salamanca se situó en el 483; León en el 454 y Valladolid, en el 316.

Sin información financiera

Hasta el año 2014, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) publicaba las cuentas financieras pormenorizadas por aeropuertos. Con las nuevas prácticas de transparencia del gestor aeoportuario (propiedad del Estado al 51%), las correspondientes a 2015 ya no se han difundido. Aena tampoco ha querido facilitarlas tras repetidas peticiones.

El último año que hubo datos, el coste para Aena por cada viajero que utilizó los aeropuertos de Castilla y León fue de 84 euros. Es el resultado de dividir los 24 millones de pérdidas que sufrieron los cuatro aeródromos por las 286.015 personas que transitaron por ellos. Villafría ingresó 310.000 euros en 2014 y mantenerlo operativo requirió unos gastos de explotación de 3,59 millones. El coste por viajero ese año fue de 230 euros, ya que sus pérdidas brutas fueron de casi cinco millones.