El Norte de Castilla

Tecnología de Valladolid para la gestión del transporte público en todo el mundo

Edificio de GMV en el parque tecnológico de Boecillo, en Valladolid.
Edificio de GMV en el parque tecnológico de Boecillo, en Valladolid. / El Norte
  • El grupo GMV traslada desde Boecillo a Estados Unidos su experiencia en el servicio a la demanda de Castilla y León

El grupo tecnológico español GMV, que se fundó en 1984, comenzó a operar como una pequeña empresa del sector aeroespacial, pero su exitosa evolución en ese campo le llevó en la década de los años noventa a trasladar sus conocimientos a otrás áreas muy diversas, siempre con la tecnología como bandera y la innovación continua como norma. Unos ingresos de 127 millones de euros en 2015 (el 65% de su facturación proviene de proyectos internacionales en Europa, Asia y Norteamérica), una plantilla de más de 1.200 profesionales y filiales en Estados Unidos, Alemania, Francia, Portugal, el Reino Unido, Polonia, Rumanía, la India, Malasia o Colombia ofrecen una idea clara de la progresión que ha experimentado en poco más de treinta años.

La actual compañía internacional, de capital privado, arrancó en Madrid, pero en 1998 instaló una filial en el parque tecnológico de Boecillo, en Valladolid, que se ha convertido en el centro de actividad más relevante de GMV en los denominados Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS en sus siglas en inglés), uno de los lugares más importantes del mundo en aplicar soluciones al transporte terrestre, ferroviario y marítimo, en unas instalaciones en las que trabajan 125 empleados y a las que se acaba de incorporar como nuevo director general el ingeniero aeronáutico Miguel Ángel Martínez Olagüe.

50 ciudades y un centenar de operadores

GMV es líder nacional en sistemas ITS en el transporte público urbano y ferroviario, como evidencia su gestión en más de cincuenta ciudades y con más de un centenar de operadores en los últimos años. La empresa trabaja con operadores tan conocidos como Alsa, Avanza oVectalia, y entre sus referencias nacionales también destacan proyectos desarrollados para los Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y la Autoridad delTransporte Metropolitano (ATM) de la capital catalana o para los consorcios de transporte de Madrid, Asturias yGalicia. En los sectores ferroviarios y tranviarios españoles, la empresa también aplica con éxito sus soluciones tecnológicas. «Tenemos más de cuarenta ciudades españolas cuyo transporte es gestionado por nuestros sistemas o que tienen sistemas de validación y venta de billetes nuestros, de última generación, con referencias tan importantes como pueden ser, aparte de Valladolid, Barcelona o Madrid. También en el campo del ferrocarril somos el número uno. Todos los sistemas de gestión de transporte basados en GPS y en comunicaciones móviles de Renfe, con 1.800 locomotoras, conforman un proyecto que se hace aquí, desde Valladolid, e incluye la alta velocidad, cercanías y mercancías, absolutamente todo», explica Martínez Olagüe desde su nuevo puesto en la sede vallisoletana.

Pero el mercado de los sistemas de gestión del transporte se encuentra en plena expansión mundial y GMV, aunque ya cuenta con una presencia notable en once países, quiere liderarlo desde Boecillo con nuevos proyectos, algunos en Estados Unidos en colaboración con sus filiales norteamericanas, a las que desde Castilla y León se presta soporte tecnológico y toda la experiencia acumulada.

Con Hillary Clinton

La compañía compró el pasado año la empresa norteamericana Syncromatics dentro de su estrategia de expansión internacional al considerar a Estados Unidos como una apuesta prioritaria e identificar una gran oportunidad de crecimiento en la aplicación de sistemas inteligentes de transporte público. Creada en el año 2006, Syncromatics trabaja para cuarenta operadores y autoridades de transporte público de diversos estados, y entre sus clientes más destacados se encuentra el departamento de transporte de Los Ángeles.

Ahora acaba de ganar un nuevo proyecto que mejorará los servicios que los autobuses públicos prestan al gran área metropolitana de la ciudad norteamericana, en donde también se incluyen otras como Santa Mónica oSan Bernardino. «Estamos hablando de 400 paneles informativos en las paradas, en donde no solo se ofrecerá información sobre el tiempo de llegada de los autobuses, sino más servicios. El proyecto se acometerá a través de nuestra filial allí, pero la experiencia que tenemos en Boecillo en el despliegue de sistemas de paneles de información es amplio y se presatrá el soporte necesario», afirma Martínez Olagüe, quien también se muestra muy orgulloso de que GMV proporcionara las aplicaciones necesarias para la gestión, control y localización de todos los vehículos implicados en la Convención del Partido Democráta celebrada en Filadelfia el pasado julio y donde Hillary Clinton fue elegida candidata a la presidencia de los Estados Unidos para las elecciones de noviembre.

El sello castellano y leonés también se aplicará en otro proyecto norteamericano tras la compra por GMV, a través de Syncromatics, de la compañía Mobilitat Works el pasado septiembre, especializada en proporcionar transporte público a la demanda para personas con discapacidad o diversidad funcional (‘paratransit’). Fundada en 1998, Mobilitat Works proporciona sistemas de planificación a más de 120 operadores públicos y privados de transporte a la demanda en toda la geografía norteamericana. «En Castilla y León mantenemos la gestión del transporte a la demanda por encargo de la Junta. La adquisición de Mobilitat Works tiene un gran sentido de sinergia, es una adquisición complementaria que nos va a permitir incorporar tecnologías de aquí», detalla Martínez Olagúe.

En busca de más talento

Y desde Estados Unidos a Europa, América del Sur y Australia. GMV también prepara desde Boecillo el sistema de explotación, información al pasajero y venta de billetes para casi un millar de autobuses en la isla de Chipre, el proyecto de gestión de casi 400 cajeros en el metro de Santiago de Chile o el sistema de ayuda a la explotación para la nueva línea de tranvía ligero que se está construyendo en Sídney.

Sin olvidar para cualquier proyecto, como condiciones necesarias, una permanente inversión en I+D+i –«competimos en tecnología en un mercado global y hay que estar permanentemente innovando», señala Martínez Olagüe– y la búsqueda de buenos profesionales, también para Valladolid. «Aquí hay una excelente universidad. Una buena parte de de los ingenieros y otros profesionales que trabajan con nosotros se ha formado aquí. Buscamos talento, pero también hay que decir que la gente de CastillayLeón tiene una manera de trabajar muy seria y comprometida», concluye.