El Norte de Castilla

El saldo de créditos registra en Castilla y León su primer repunte en cinco años

El saldo de créditos registra en Castilla y León su primer repunte en cinco años
  • La comunidad autónoma es, con el 34%, la tercera donde más se ha contraído la financiación bancaria desde 2008

La magnitud del desplome sufrido por el crédito de las entidades financieras con sus clientes castellanos y leoneses se resume diciendo que pasaron de prestar 16.000 millones de euros más de lo que captaban en 2008, a prestar 16.000 millones menos que los depósitos que tienen en la actualidad. Castilla y León es, con estos datos, la tercera comunidad que arrastra una mayor contracción en la financiación durante la crisis y después de dos años de recuperación. Pero algo parece estar cambiando, a tenor de los balances difundidos por el Banco de España correspondientes al cierre del primer semestre de 2016. El saldo crediticio entre abril y junio es mayor que el del periodo inmediatamente anterior después de veinte retrocesos trimestrales consecutivos y tras ocho ejercicios completos de caídas a final de año.

El pico de crédito se registró en la comunidad autónoma en el cuarto trimestre de 2008, cuando alcanzó los 77.278 millones de euros. A partir de entonces, la cuesta abajo apenas dio algún leve respiro trimestral y el volumen prestado por la banca a la clientela descendió hasta un suelo que, de momento, ha quedado establecido en los 48.648 millones del primer trimestre de 2016. En el segundo, la cifra ha progresado hasta los 49.218 millones, es decir, el 1,17% más. Para encontrar un precedente hay que remontarse al segundo trimestre de 2011, en aquella ocasión del 0,6%.

Una comparación entre las cantidades de junio de 2008 y el mismo mes del presente ejercicio pone de manifiesto que el desplome ha sido del 34,3% en Castilla y León, bastante más acusado que el 25,9% de la media española. Se trata de la tercera mayor contracción, superada por las de Galicia (36,3%) y La Rioja (38%). Nada que ver con el poco más de 15% que presentan el País Vasco y Madrid.

La práctica totalidad de entidades financieras que operan en la comunidad registran ya tasas positivas de crecimiento en la concesión de préstamos. Sin embargo, después de que en nueve años (los que van de 2000 a 2008) el volumen de crédito en circulación casi se cuadruplicase, al pasar de 20.000 a 77.000 millones de euros, resulta muy difícil que actuales incrementos de la financiación resulten suficientes para hacer crecer el saldo crediticio total. Las nuevas operaciones no alcanzan a compensar los importes de aquellos préstamos que llegan a la fecha de vencimiento y no se renuevan.

De los más de 49.000 millones a que asciende el crédito en Castilla y León, 4.458 millones han sido prestados a las Administraciones Públicas y los 44.761 millones restantes, a los ‘otros sectores residentes’, empresas y ciudadanos. Los dos epígrafes evolucionan de forma positiva con respecto al trimestre anterior, si bien aumentan más los primeros. Mientras el sector público experimenta un incremento del 3,57%, en el caso del privado se queda en el 0,94%, que en millones son 417.

Aumentan los depósitos

Del análisis de lo que supone el crédito vivo en la región con respecto al de la suma de las autonomías se deduce que o bien a los castellanos y leoneses no les gusta endeudarse tanto como al conjunto de los españoles, o bien las entidades no valoran a la comunidad en su justa medida. Según el último dato de Contabilidad Regional difundido por el INE, de 2015, la economía de Castilla y León tiene un peso del 5% dentro del PIB nacional; en el caso de los créditos, el saldo representa el 3,67% del total de España. En el trimestre anterior era el 3,65%. En el año 2008 alcanzó el 4,19%.

Los castellanos y leoneses, por otra parte, atesoran en las entidades financieras depósitos por valor de 65.530 millones de euros, el 0,7% más que en el primer trimestre del año. Es un incremento de 468 millones. La cifra no se encuentra muy alejada –en concreto, menos de cinco puntos porcentuales– del récord histórico, registrado en junio de 2011 con 68.520 millones.

La comunidad cuenta con una cuota en el mercado nacional mayor que en el caso de los créditos. El 5,4% de los depósitos financieros de España están en la región, un porcentaje que es casi dos puntos mayor que el de los préstamos.

Con estos datos, los bancos prestan en la actualidad en Castilla y León 16.311 millones de euros menos de los que captan, una brecha que sigue creciendo si tenemos en cuenta que un año atrás la distancia que separaba a créditos y depósitos a favor de los segundos era de 13.446 millones. Hasta 2012, los créditos que las entidades concedían a su clientela en la región superaban a los depósitos. En 2008, la diferencia a favor de la financiación llegó a ser de 16.040 millones de euros.

Del total de depósitos de la región, 2.630 millones corresponden a las Administraciones y 62.900 a los residentes. Dentro de estos últimos, 14.208 millones están en depósitos a la vista; 23.248 en cuentas de ahorro y los 25.444 millones restantes se encuentran en depósitos a plazo.