El Norte de Castilla

Inicio de la producción en serie del nuevo camión de Nissan, NT500.
Inicio de la producción en serie del nuevo camión de Nissan, NT500. / Gabriel Villamil

Nissan congela una parte de su producción en Ávila

  • La compañía japonesa paralizará la fabricación del camión NT-500, el mayor de los dos que ensambla en la factoría abulense

La aplicación de normas más estrictas sobre las emisiones de los motores de combustión de gasóleo a partir del año próximo afecta de forma directa al trabajo en la planta de camiones que la multinacional japonesa Nissan tiene en Ávila. La dirección de la factoría ha informado tanto a los trabajadores como a los proveedores de la planta abulense de que, presumiblemente despues del mes de diciembre próximo, «congelará» es el término utilizado por la empresa, la producción del camión NT-500, del que se fabricaban en torno a las 2.500 unidades por año y que comenzó a fabricarse en la capital abulense a partir del año 2014. Junto al anterior, en la planta de Ávila se ensamblan también en torno a 14.000 unidades por año del modelo NT400 Cabstar.

El anuncio ha provocado de inmediato una reacción de incertidumbre entre la plantilla, al regresar los temores sobre la continuidad del proyecto abulense, que parecía consolidado tras la firma de los acuerdos del pacto de competitividad suscrito el 15 de junio del año pasado.

La empresa explicó el viernes que el camión NT500, que se fabrica en varias versiones para cargas de entre 3,5 y 7,5 toneladas, continuará en la línea de montaje de la fábrica de Ávila «al menos hasta finales de año» señalaron fuentes de la compañía nipona. «Como se ha informado a la plantilla y también a los proveedores, hay que preparar el motor de este camión a la nueva norma europea de emisiones Euro 6, de manera que a partir de esa fecha, se congelará la producción, porque estamos pendientes de que desde los órganos de la empresa se de el visto bueno a la adaptación a la norma Euro 6», precisaron en Nissan España.

Garantías de continuidad

El temor entre los sindicatos es que la empresa haga cálculos y considere poco viable la continuidad de esta producción, por lo que finalmente se decida por el abandono de la fabricación de un modelo que se presentó en su día como un complemento a la fabricación del NT400 Cabstar. La empresa ha matizado que, lo que sí se puede resaltar es que la continuidad de la actividad en la factoría de Ávila está garantizara «al menos hasta el año 2019», afirmaron en Nissan. «Con la producción del NT400 hay carga de trabajo asegurada hasta 2019», reiteraron. «La visibilidad de lo que vaya a ocurrir después dependerá de las decisiones de adjudicación de los futuros modelos por parte de la dirección central», añadieron las fuentes de la multinacional nipona que, en todo caso, descartaron un desmantelamiento de la fábrica situada en la capital de Ávila. «Es difícil imaginar ahora qué va a ocurrir más allá del año 2019, pero hasta entonces la actividad y la carga de trabajo está asegurada y será con posterioridad cuando se decida sobre producciones futuras», insistieron.

El arranque de la producción del Nissan NT500 se produjo a comienzos de 2014. Se trata de un modelo de camión que abarca varias distancias entre ejes, con capacidades de carga entre 3,5 y 7,5 toneladas.

Objetivos para 2016

El objetivo que se fijó la firma nipona en Europa y que se recogía en el plan 'Nissan Power 88' consistía en hacerse con una cuota de mercado global del 8 % en el año 2016. Dentro de ese macroplan, Ávila representaba una pieza importante, porque se calculó la fabricación de 2.500 unidades anuales del NT-500 para su venta en Bélgica, España, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal.

La asignación a la planta abulense supuso una inversión cercana a los 100 millones de euros, que se destinaron a la preparación del desarrollo del modelo, de la la factoría principal y de sus industrias auxiliares. El vehículo se diseñó en el Nissan Technical Center de Barcelona.

La situación actual se produce solamente meses después de que el director de Operaciones Industriales de Nissan y máximo responsable de la planta de Ávila, Alan Johnson, trasladara en el mes de junio al comité de empresa que el plan de negocio para el presente año fiscal contemplaba un incremento de la producción en la fábrica abulense del 3,75%.

Según informó posteriormente el comité de empresa, el incremento anunciado entonces supone que el número de vehículos industriales que se producirá entre el 1 de abril y el 31 de marzo del próximo año alcanzará las 16.463 unidades, frente a las aproximadamente 15.800 previstas inicialmente, ya que también hace unos meses la cadencia diaria de fabricación pasó de las 68 a las 74 unidades.

Opciones de futuro

La compañía informó a la plantilla el 12 de mayo último de que la fábrica abulense opta a la producción de la siguiente versión del Cabstar NT400, cuya producción se iniciaría en 2019. Este modelo se fabrica en Ávila desde hace una década.

Junto al anuncio de la nueva versión del Cabstar, la dirección de la compañía confirmó entonces que el anunciado traslado de la producción de largueros a Ávila desde la planta de Sant Andreu, en Barcelona, no se producirá, ya que «restaría competitividad a la planta abulense».

Nissan informó entonces por parte de que sus instalaciones en Ávila optarán igualmente a un nuevo proyecto que, de llegar a la capital abulense, «supondría inversiones y nuevas contrataciones», aunque no facilitó más información al respecto.

Según lo anunciado, la decisión sobre esa nueva carga de trabajo no sería adoptada hasta el septiembre y la dirección reclamó en esa ocasión «tiempo» a los representantes de los 488 empleados de la planta. En el caso de que ese nuevo proyecto no se confirmara en septiembre, y hasta ahora no se ha confirmado, Nissan se comprometía a «compensar a la factoría».

Cinco mil empleados en España

Nissan cuenta con una fábrica en Ávila en la que trabajan un total de 488 empleados y que forma parte del conglomerado de la multinacional en España que suma otros dos centros de producción: Barcelona y Cantabria. En Barcelona fabrica el turismo Nissan Pulsar, la furgoneta NV200 y su versión 100% eléctrica e-NV200 y el nuevo pick-up Navara; en Ávila los camiones ligeros NT400 Cabstar y NT500. Nissan España tiene un centro de I+D para motores y desarrollo de vehículos industriales ligeros, así como centros de recambios y de distribución. La sede de ventas de España y Portugal se encuentra en Barcelona. En total, casi 5.000 personas trabajan para esta multinacional en España y en 2015 se produjeron 104.700 vehículos.

Temas