El Norte de Castilla

El Nobel Stiglitz avisa de que la recuperación española es incompatible con más ajustes

El Nobel Stiglitz avisa de que la recuperación española es incompatible con más ajustes

  • Afirma que el límite del 3% de déficit no viene de ninguna teoría económica en vigor y que los ajustes que reclama la Unión Europea serán un lastre cuando las tasas de desempleo son tan elevadas

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz ha sido este viernes rotundo al afirmar que la recuperación de la economía española es incompatible con los nuevos ajustes que le exige la UE. De visita en Barcelona con motivo de la presentación de su último libro, "El euro. Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa", ha explicado que aunque España "parece que se está recuperando", sigue teniendo una tasa de desempleo excesivamente alta, cercana al 20%.

Ello se debe, según el economista, a que la mejora está siendo tan débil que las tasas actuales de crecimiento, próximas al 3 %, "no son suficientes" para que el desempleo disminuya tras una larga e intensa recesión. "El Gobierno ha intentado vender que hay crecimiento, que son brotes verdes y que la recuperación está en camino, pero esta recuperación es muy débil", ha subrayado el experto estadounidense en una rueda de prensa en el Palau Macaya de la Obra Social La Caixa.

Según Stiglitz, una de las razones por las que la tasa de paro está como está, "en una situación penosa", es que existe un elevado nivel de migración juvenil, una "fuga de cerebros", ha dicho, que puede debilitar aún más la incipiente recuperación. Si a ello se le añade el hecho de que la Unión Europea ha amenazado con multar a España por incumplir el déficit y que le exige nuevos ajustes, la recuperación de la economía española puede verse truncada, ha advertido el Premio Nobel.

"Me quedé un poco en 'shock' cuando la UE dijo que ahora que España y Portugal empezaban a recuperarse las multaría por tener un déficit de más del 3%", ha declarado Stiglitz, que ha remarcado que "ninguna teoría económica dice que el 3% ha de ser una cifra mágica; esa cifra salió de la nada, se la inventaron", ha criticado.

Círculo vicioso

En su último libro, el autor analiza cómo la crisis financiera global se transformó en el año 2010 en la crisis del euro, en la que todavía estamos, y cómo esta situación ha puesto en riesgo el futuro de Europa. Stiglitz, muy crítico con las políticas de austeridad dictadas por los responsables europeos, opina que estas medidas han provocado la desconfianza de los ciudadanos, especialmente de aquellos que peor lo han pasado, y han agravado la situación de los países más pobres, como Grecia o Portugal.

Para dar la vuelta a esta situación, el prestigioso economista, conocido por su visión crítica de la globalización, propone una serie de medidas "urgentes" que devuelvan la estabilidad a Europa y permitan salvar el euro. Ha hablado, por ejemplo, de acometer sin dilación la unión bancaria y de crear un fondo de garantía común para todos los depósitos bancarios de los europeos. "El dinero abandona los países débiles y se va a los ricos. Si la gente no tiene confianza en un país, saca el dinero de éste, que se va haciendo más pobre. Es un círculo vicioso", ha argumentado.

Ha planteado asimismo la necesidad de diseñar un plan común de resolución bancaria y que exista una "mutualización de la deuda" en la eurozona, un fondo de solidaridad para la estabilización o un fondo común para las prestaciones por desempleo. "Debería existir un mecanismo en el que los países con superávit asuman un poco más de carga del ajuste, que ahora se coloca sobre las espaldas de los países con más déficit", ha indicado Stiglitz, que ha calificado la situación actual de "injusta" y "extraordinariamente costosa".

El Premio Nobel de Economía en 2001 ha afirmado que el euro fue un proyecto político, pero que la política de aquella época no era lo suficientemente fuerte como para que el euro funcionara. "La esperanza era que con el tiempo las instituciones necesarias serían creadas y crecería la solidaridad política, que el euro crearía prosperidad común y que esto ayudaría a promover reformar y hacer el euro más exitoso", ha dicho. Sin embargo, el euro está hoy en crisis y el futuro de Europa es más incierto que nunca. La UE sigue necesitando nuevas instituciones y mecanismos para mantener a flote el euro y el ritmo de reformas que se está aplicando, ha recalcado Stiglitz, es "excesivamente lento".