El Norte de Castilla

Las gasolineras sin empleados recurrirán el veto de las Cortes

Nueva gasollinera en el polígono vallisoletano de Argales, junto a la avenida de Zamora.
Nueva gasollinera en el polígono vallisoletano de Argales, junto a la avenida de Zamora. / Henar Sastre
  • Aesae considera «grave» que Castilla y León sea la primera autonomía que las prohíbe después del informe de Competencia

Castilla y León se ha incorporado a ese grupo creciente de autonomías que prohíben las gasolineras sin empleados. Las Cortes han aprobado este miércoles una proposición de ley que obliga a que las gasolineras instaladas en la comunidad dispongan al menos de un trabajador mientras permanezcan abiertas y en servicio, lo que excluye a las denominadas ‘gasolineras fantasma’, que funcionan de forma automática, en las que el cliente se sirve y paga con tarjeta. La regulación, que excluye a las cooperativas agrarias si venden carburantes solo a sus socios y no a todo tipo de clientes, contó con el voto favorable del PP, PSOE, Podemos e IU, mientras que el grupo de Ciudadanos lo hizo en contra, al estimar que la prohibición no está justificada, y UPL se abstuvo al no recogerse su enmienda y considerar que la norma puede afectar a las cooperativas agrarias.

Contra el consumidor

La proposición de ley fue duramente criticada nada más ser sancionada por las Cortes por la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae), al haber sido la primera comunidad autonómica que lo hace en contra de las conclusiones y recomendaciones del informe que a finales del pasado julio publicó la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), quien señalaba que esta modalidad de estaciones de servicio contribuye a dinamizar el mercado, aumenta el nivel de competencia efectiva y reduce los precios finales de los carburantes, incrementando finalmente los derechos y el bienestar de los consumidores.

El presidente de Aesae, Manuel Jiménez Perona, ha manifestado que la aprobación de la iniciativa en las Cortes resulta «grave» al contravenir las recomendaciones de la CNMC y anunció que los integrantes de la asociación estudiarán la nueva regulación autonómica para presentar posibles recursos tanto en el ámbito jurídico español como en el contexto europeo. «Han tomado una decisión contra un organismo que defiende los intereses generales del consumidor y que ha hecho recomendaciones que no sean restrictivas, como reclama la Comisión Europea. Castilla yLeón asume un riesgo muy importante, no solo para la comunidad , sino para España, que va a tener que justificar ante los organismos europeos una decisión que restringe la competencia y que perjudica al consumidor», agregó.

Manuel Jiménez Perona insistió ayer en que las normativas autonómicas que prohíben las estaciones de servicio automáticas cercenan la libertad de empresa y la libre elección de los consumidores, dañando el interés general, y también el de la propia comunidad de Castilla yLeón. «Cuando a los inversores se les ponen limitaciones en una determinada comunidad, eligen finalmente otra que les interesa más, en la que se sientan más persuadidos para instalar su negocio», argumentó el presidente de la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas, quien puso como ejemplo a Galicia, a la vez que se preguntó qué motiva que dos gobiernos del PP puedan legislar de manera diferente. «Galicia considera a nuestras estaciones de servicio un camino para dinamizar un sector con clara tendencia oligopolística. Una comunidad que distorsiona el libre mercado tiene muy mala venta, porque lo que hay que primar es la imagen del emprendedor, no del oligopolio. Todos tenemos que luchar», añadió.

No destruyen empleo

Jiménez Perona también restó validez al argumento de que las gasolineras desatendidas destruyen empleo, lo que ha constituido uno de los principales argumentos en que se apoyaron ayer en las Cortes de Castilla y León los grupos favorables a su prohibición. «Nosotros contamos con una serie de empleados que controlan todo el proceso, no es verdad que no tengamos empleados, pero es que además favorecemos el ahorro del consumidor, el ahorro de las familias en definitiva, lo que les permite destinar ese dinero que retienen al comprar el carburante más barato al consumo y a otros sectores que también requieren de trabajadores», afirmó. Además, el presidente de Aesae insistió en que las gasolineras también aplican ahora las nuevas tecnologías, y que si se mantiene el argumento de que se reducen empleos- «que no se destruyen, sino que tan solo se transforman», señaló–, habría que reclamar lo mismo a los bancos, al transporte y a otros sectores que atraviesan cambios similares.

Jiménez Perona afirmó, por último, que las gasolineras sin empleados «no llegan en la actualidad a 30» en Castilla y Léon y no alcanzan el 3% del total nacional. ¿Dónde está el problema que exige tanta legislación restrictiva?», concluyó.