El Norte de Castilla

Gasolinera 'low-cost' en Arroyo de la Encomienda.
Gasolinera 'low-cost' en Arroyo de la Encomienda. / Ramón Gómez

Castilla y León tampoco quiere gasolineras sin empleados

  • PP y PSOE creen que el informe de Competencia que las defiende es solo una recomendación y que su existencia no garantiza precios más bajos

Al igual que ha sucedido en otras comunidades autónomas, las llamadas ‘gasolineras fantasma’, aquellas estaciones de servicio que no cuentan con ningún empleado que las atienda, dejarán de funcionar en Castilla yLeón si, como se espera, las Cortes aprueban hoy en el Pleno su prohibición. A pesar incluso de que un reciente informe de la Comisión Nacional delMercado de la Competencia (CNMC) las defiende al entender que ofrecen combustibles a un precio menor que el resto al no soportar ningún tipo de coste laboral.

La iniciativa partió en su momento del Grupo Popular en las Cortes, quien a través de una proposición de ley prevé modificar el Estatuto del Consumidor de Castilla yLeón para que todas las gasolineras de la comunidad cuenten al menos con un empleado que las atienda mientras permanezcan abiertas y en servicio, con el propósito de garantizar plenamente los derechos de todos los consumidores, entre los que se cita especialmente a las personas con discapacidad, por su mayor dificultad para repostar en las estaciones desatendidas.

El procurador popular Salvador Cruz, que se encargará hoy de defender la posición de su partido, ha argumentado en distintas ocasiones que en las estaciones sin empleados no se puede realizar ningún tipo de reclamación, al no tener a quién formulársela, lo que constituye una demanda de las organizaciones de consumidores, y que no favorecen el empleo, al tener el cliente que servirse y pagar a continuación en una máquina mediante tarjeta. Igualmente, Salvador Cruz ha defendido que el informe de la CNMC se trata solo de una recomendación y que la existencia de estas gasolineras no comporta necesariamente que vendan los combustibles a un precio menor que otras, como él mismo ha constatado.

Durante las 24 horas

Unos argumentos similares defiende el PSOE a través del procurador José Francisco Martín después de que el PP se mostrara de acuerdo en la Comisión de Economía yHacienda de una enmienda socialista que reclamaba al menos un empleado siempre que las estaciones se encuentren abiertas, y no solo en horario diurno. Aún así el PSOE se abstuvo en la comisión al mantener que debe variarse el texto de la proposición para que donde dice que afecta a «las instalaciones de venta al público al por menor de gasolinas y gasóleos de automoción» se especifique que abarca a todos los carburantes y combustibles, con el fin de que no se monten estaciones que sirvan gasóleo de calefacción o agrícola a todo tipo de clientes.

José Francisco Martín también incidió ayer en que el PSOE lo que busca es crear más empleo en este sector y evitar que en el futuro se puedan perder puestos de trabajo como consecuencia de la proliferación de ‘gasolineras fantasma’.

Podemos y el Grupo Mixto también han incorporado algunas enmiendas a la proposición de ley, lo que les llevó a abstenerse en la Comisión de Economía yHacienda, a la espera de que el Pleno de las Cortes las acepte hoy y puedan sumar su voto a la eliminación de las gasolineras sin empleados. Podemos, IU y UPL quieren que se excluya con claridad de la prohibición a las cooperativas agrícolas, que prestan un servicio automático. Sin embargo, tanto desde el PP como desde el PSOE se insiste en que ya quedan excluidas si se limitan a prestar un servicio exclusivo a sus socios y no a todo tipo de clientes, lo que les obligaría en este último extremo a seguir la norma general.

Quien ha mostrado su oposición a la eliminación ha sido Ciudadanos, quien estima que su existencia aumenta la competencia y contribuye a disminuir los precios. Desde Ciudadanos también se defiende que estas gasolineras cumplen las medidas de seguridad que se les exige, son la única forma de que algunas zonas rurales cuenten con servicio y su prohibición puede ir en contra de la normativa europea.