Tercera ronda

Nadal martillea a Dzumhur y ya está en octavos

Rafa Nadal celebra la victoria. /Afp
Rafa Nadal celebra la victoria. / Afp

El español se deja cinco juegos ante el bosnio y se medirá a Schwartzman para asegurar el número uno del mundo

MANUEL SÁNCHEZ

El ciclo de tres partidos para coger ritmo llegó a su fin. Tres rivales asequibles que apenas inquietaron a Rafa Nadal y que permitieron enseñarle al gran público que el estado físico es óptimo, que las rodillas están en su punto y que mucho tendrá que cambiar el panorama para que el balear no continúe pasando rondas. El último ejemplo fue el bosnio Damir Dzumhur, del que Nadal se deshizo con facilidad (6-1, 6-3 y 6-1) para firmar su pase a los octavos de final.

No es la tercera ronda de las que más se le atragantan al español en el Abierto de Australia y en los ‘Grand Slam’ en general, ya que tan sólo ha caído cuatro veces en esta eliminatoria en toda su carrera, siendo la más reciente la del Abierto de Estados Unidos 2015 ante Fabio Fognini. Antes, el tailandés Paradorn Srichaphan en 2003, Lleyton Hewitt en 2004 y James Blake en 2005 le batieron en una ronda que, por ejemplo, en Melbourne, sólo le ha visto dejarse tres sets desde 2005.

Registros estratosféricos para un Nadal que, como ya le ocurrió el jueves a Roger Federer, tuvo el privilegio de jugar en la sesión de noche, con la consiguiente virtud de evitar los casi 40 grados que asolaron Australia. Los propios aficionados eran advertidos antes del comienzo del día de competición de que era recomendable tomar precauciones para evitar insolaciones. Eso desde un asiento en la grada. Imagínense qué clase de protección puede tomar un tenista que disputa cinco sets bajo el infierno.

Más información

Pero calor y Dzumhur es una combinación que, por desgracia, Nadal conoce a la perfección de una vieja escaramuza que tuvieron ambos al otro lado del Ecuador, aunque con condiciones metereológicas parecidas. En Miami 2016, el manacorense se tuvo que retirar en el tercer set por un golpe de calor. Ese partido quedó marcado en la mente del número uno del mundo, que puede aceptar la derrota cuando el rival es mejor, pero no cuando le es imposible competir de igual a igual, algo parecido a lo acaecido en la final de Australia en 2014, cuando, lesionado en la espalda, estuvo cerca de complicarle el título a Stan Wawrinka.

Un actor curtido en la guerra

Enfrente, Dzumhur, número 30 del mundo, y con una de las historias más curiosas del circuito, porque en 2006 y 2007, aún lejos de la ATP, apareció en dos películas en su país. Nacido en mitad de la guerra de Bosnia, Dzumhur dejó su carrera como actor para convertirse en el primer tenista en la historia de su país en ganar un partido de ‘Grand Slam’ y para, este viernes, enfrentarse al número uno en la central de Melbourne.

El estilo de juego del bosnio no es muy diferente al de Víctor Estrella y Leonardo Mayer, basado en el juego de fondo, y aunque Dzumhur golpea el revés a dos manos, sigue ajustándose a la perfección a lo que necesita Nadal. El balear le obligó a pegar sobre las líneas en las que se lee ‘Melbourne’ al final de la pista y siempre a contracorriente. En lo que tardó en darse cuenta Dzumhur que así no iba a ninguna parte, Nadal ya estaba 5-0 en el marcador. Con un primer set de 23 minutos, las posibilidades de victoria de Dzumhur se habían colocado en el mínimo y no ver a Nadal en octavos parecía una utopía.

La mejora llegó en el segundo parcial, en el que el bosnio empezó a utilizar más la red y a ser más directo, atacando, sobre todo los paralelos, tanto con su derecha como con su estético revés en suspensión. El premio recibido fue conseguir tres juegos, incluyendo un ‘break’. La contraparte llegó con que Nadal, rabioso con ese saque cedido, volvió a empujar a Dzumhur al fondo de la pista y le endosó un 6-1, cerrando con un ‘ace’, para finiquitar otra noche tranquila en Melbourne en la que consiguió 28 golpes ganadores.

El español ya está a un solo partido de asegurar el número uno del mundo al final de este Abierto de Australia. Para evitar que Federer, consiguiendo el título, se lo pueda arrebatar, necesitará vencer al argentino Diego Schwartzman en octavos de final. El ‘Peque’, apodo recibido por sus 1,70 metros de estatura, ya sabe lo que es medirse en tres ocasiones a Nadal, con tres derrotas, incluyendo un enfrentamiento en el Abierto de Estados Unidos en 2015.

También consiguieron el pase a la siguiente ronda el asturiano Pablo Carreño, que batió a Gilles Muller por 7-6, 4-6, 7-5 y 7-5, y la canaria Carla Suárez, que se deshizo de Kaia Kanepi por 3-6, 6-1 y 6-3.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos