Rugby

El Salvador cierra la temporada de rugby inclusivo

Acto de entrega de camisetas a los jugadores del equipo de rugby inclusivo.
Acto de entrega de camisetas a los jugadores del equipo de rugby inclusivo. / El Norte

La actividad ha contado con el apoyo de Cetransa y Aguas de Valladolid

EL NORTEValladolid

Han pasado ya tres años desde que diese comienzo una actividad que podía haberse quedado en poco más que un entrenamiento, pero los entrenamientos del equipo de rugby inclusivo de El Salvador se han convertido ya en una cita fija cada mes, con un grupo de participantes consolidado, y que continúa persiguiendo nuevos objetivos que les permitan continuar creciendo.

«Vamos a tratar de mantener la continuidad que hemos alcanzado, pasando de realizar una sesión de entrenamiento al mes a tener una continuidad concesiones quincenales, algo que es importante para la dinámica del grupo», afirma Víctor Acebes, uno de los colaboradores implicados desde el principio con esta actividad.

Otro de los factores fundamentales para llevar a buen puerto esta serie de entrenamientos ha sido el patrocinio de Cetransa y el apoyo de Aguas de Valladolid. Precisamente es la empresa instalada en Santovenia de Pisuerga la que preside las camisetas que a partir de ahora lucirá este equipo, ya uno más dentro de la estructura del Club de Rugby El Salvador. Pilar Fajardo, representante de la empresa, llevó a cabo la entrega de las camisetas en el último entrenamiento, como vemos en la imagen.

También hay que destacar la ayuda prestada por otro de los equipos más nuevos integrados en la estructura blanquinegra, como es el equipo de rugby touch, que ha acompañado a los deportistas de Plena Inclusión en prácticamente todos los entrenamientos, jugando además pequeños partidos con ellos.

Precisamente es en esa línea en la que se pretende llevar a cabo el siguiente avance del equipo de rugby inclusivo colegial: «Vamos a intentar organizar, a parte de los entrenamientos, unos cuantos partidos contra otros equipos de rugby inclusivo, puesto que la evolución es muy positiva», confirma Víctor Acebes.

El grupo se ha estabilizado en torno a 40 participantes, procedentes de diversas entidades de Plena Inclusión de las provincias de Valladolid, Salamanca, Segovia y Zamora. Junto con los propios jugadores son parte habitual del equipo también el grupo de 3 monitores que les acompaña de forma regular y cerca de media docena de entrenadores y colaboradores del Club de Rugby El Salvador.

En esta tercera temporada, aparte del refuerzo en algunos aspectos básicos del juego, los participantes en el equipo de rugby inclusivo han tomado parte en talleres de psicomotricidad, contacto y aprendizaje de rugby touch.

Amando Álvarez, otro de los colaboradores presentes desde los primeros pasos de este proyecto, definía sin lugar a dudas qué es lo que se busca con estos entrenamientos: «Tenemos claro que lo más importante es que hagan deporte. El apoyo de Plena Inclusión y el resto de organizaciones es muy positivo, ya que ayuda como terapia, y se ve una evolución clara en los jugadores que más constantes han sido con la actividad».

Fotos

Vídeos