El VRAC rompe su pequeña mala racha con una importante y luchada victoria frente a Ordizia

El jugador del VRAC trata de evitar un placaje en un encuentro anterior.
El jugador del VRAC trata de evitar un placaje en un encuentro anterior. / Ricardo Otazo
  • El conjunto vasco luchó hasta el final por conseguir el triunfo pero los vallisoletanos se vaciaron en defensa para evitarlo

El VRAC necesitaba volver a sentirse ganador y lo consiguió. Altamira se presentaba como un escenario comprometido para recuperar la dinámica victoriosa y el Quesos tuvo que emplearse a fondo hasta el último segundo del encuentro para sumar cuatro valiosos puntos que le mantienen en la pelea de la parte alta. Sin brillo pero con brega, el Entrepinares sacó adelante un partido trabado y exigente.

Los vallisoletanos entraron en el partido con ganas y, en la primera jugada, con saque favorable al Ordizia, Dani Sthor robó el oval para darle la primera posesión al Quesos. Sin embargo, los locales recuperaron balón y conseguieron un castigo a favor desperdiciado con el pie. Volvió a la carga el VRAC, que también dispuso de una opción de patada lejana, pero optó por forzar una touch que precedió a una melé cercana a la zona de marca. La salida en la abierta de Axtens fue perfecta, y la asistencia para Va´a Mailei sirvió para ver el primer y único ensayo visitante, bajo palos y transformado por Álvaro Ferrández.

Empezaban bien las cosas para los queseros, con dominio de delantera pese a alguna infracción puntual señalada por Mirat y relativa facilidad para conseguir los primeros puntos del partido. Ordizia pasó de nuevo a jugar en veintidós azul y volvió a tener una oportunidad de sumar tres puntos con el pie, pero a la segunda tampoco acertó Valentín Cruz. El VRAC generó entonces una jugada muy similar a la del primer ensayo pero, tras varias melés ganadas y renunciando a palos, faltó definición para escaparse en el marcador. A pocos minutos del descanso, un mal gesto en un placaje de Wessel Bell obligó a su sustitución por Steve Alfeld.

La segunda parte no empezó con buenas noticias para el Quesos, que vio como se quedaba en inferioridad numérica tras la amonestación a Va´a Mailei. Sin embargo, el equipo de Merino salió airoso tras los diez minutos de castigo, con un patada pasada por cada equipo. Cruz para Ordizia, muy lejana, y Ferrández confirmando su buen momento con el pie y que dejaba un 3-10 que mantenía el ensayo transformado de ventaja para el VRAC. Ordizia no solo no aprovechó la superioridad, sino que terminó encerrado en su veintidós.

El Quesos volvió a rozar el ensayo en varias ocasiones, pero de nuevo se quedó a las puertas ante la rocosa defensa vasca. Frustrado por la falta de efectividad, el VRAC entró en unos minutos de errores y dudas que permitieron adelantar líneas a los del Goierri, que recortaron otros tres puntos para quedarse a cuatro. Merino movió el banquillo, el equipo tomo oxígeno y el oval volvió a campo del Ordizia. El desconcierto impedía cerrar el partido y los nervios afloraban.

A cuatro minutos del final, un parcial en touch cedió el saque a los locales, pero Jakobus Ferdinand echó el resto por ganar el oval y el VRAC respiró. Ordizia sabía que siete puntos le daban el partido y la tensión acabó con Xabier Lerma amonestado. Los últimos minutos fueron de infarto. Ferrández aseguró con una buena patada otros tres puntos y Ordizia aspiraba ya solo al empate. El Quesos se vació para defender y el partido acabó con un sufrido 6-13 que pone de manifiesto la dificultad de ganar en un campo como Altamira.