El Norte de Castilla

rugby

El VRAC resuelve sin contemplaciones

fotogalería

Castiglioni. / R. Otazo

  • Buena primera mitad del conjunto de Diego Merino, que pasa por encima del Ciencias

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Dos partes como la primera servirían para ganar una gran final, pero la versión quesera mostrada durante los 80 minutos muy posiblemente no sería suficiente. Y es que la imagen del VRAC Quesos Entrepinares durante los primeros 40 minutos fue impoluta, desplegando juego y ejecutando a la perfección lo trabajado durante toda la semana. Gracias a ese buen hacer el Entrepinares tenía visto para sentencia el encuentro en el ecuador del primer acto, cuando firmaba el cuarto ensayo que garantizaba el bonus ofensivo.

Espectacularidad en ataque y sencillez defensiva con un Ciencias impotente que fallaba en las pocas oportunidades que tenía de intimidar a los de Diego Merino. Los errores propios de los andaluces se sumaron a las pocas concesiones que el VRAC estaba dispuesto a permitir. Una avasalladora melé antecedió a la primera marca, que llegó en el minuto 10 por medio de Alex Müller bajo palos tras asistencia de Álvaro Ferrández, que de nuevo asumió la responsabilidad pateadora.

Solo cinco minutos después, otra melé dentro de la veintidós acercó el segundo ensayo, firmado por José Basso y tras un buen gesto de Pablo Gil y Ferrández, que ya habían combinado en el primero. Un ligero toque de Paila lo aprovechó Basso para percutir entre la defensa sevillana.

Cerca del minuto 17, una patada larga de Álvaro Ferrández complicó la recepción a Jason Laurich que, en un abrir y cerrar de ojos, se vio rodeado de jugadores azules. El 14 de los científicos no cazó al vuelo el oval y lo pagó caro: Pedro de la Lastra posó en solitario y colocó, con el acierto de Ferrández, el 19-0.

El VRAC estaba desatado y quería hacer los deberes pronto, así que aprovechó una melé de nuevo en una zona muy complicada para los visitantes y selló el cuarto ensayo. Se lo anotó Paila tras un maul. Antes del descanso, Miejimolle fue al suelo con el oval tras una buena acción entre Paila y Pita, y Alejandro Alonso hizo el sexto tras encontrar un espacio en la zaga científica.

La segunda parte fue un trámite. El VRAC deslució en juego pero siguió ampliando la diferencia con su rival. Primero Fede Castiglioni, que lo había rozado en la primera parte, y de nuevo Miejimolle elevaron la renta a un 50-0 en 50 minutos imponentes de los queseros.

Ciencias hizo un esfuerzo para no irse de vacío de Pepe Rojo y recortó distancias con los ensayos de Munilla y Luis Vázquez, ambos transformados por Manuel Mazo. Sobre la bocina, Basso repetía con la novena marca de los vallisoletanos y Steve Alfeld pasaba el oval ante el delirio de una grada que ve como el equipo progresa y empieza a recuperar detalles de tiempos no muy lejanos.