El Norte de Castilla

Premio rotario al rugby por unir Valladolid

fotogalería

José María Llanos, Cristina Fernández, Francisco Heras, José María Valentín Gamazo, Juan Carlos Martín y José Ramón Echevarría. / R. OTAZO

  • El Salvador y el Quesos reciben el Premio Servir del Rotary Club por el éxito de la convocatoria de la Copa del Rey

No tuvo muchos problemas Francisco Heras de la Calle –‘Paco Heras’, para muchos vallisoletanos– en explicar qué tiene que ver el rugby con la excelencia en la labor humanitaria, social o económica en Valladolid, los parámetros que miden los méritos que hacen acreedora a una persona o entidad al premio Servir del Rotary Club, que este año cumple su vigésimo sexta edición. El presidente del Rotary Club de Valladolid lo tenía muy claro.

«Nunca antes se había conseguido dar una sola voz a Valladolid como lo hizo el pasado 17 de abril el rugby en el estadio Zorrilla. Los dos clubes de esta disciplina deportiva consiguieron unir en una sola voz a Valladolid. Fue algo sin precedentes. No diría en un sentimiento, pero quienes presenciamos aquel encuentro de final de la Copa del Rey, con un estadio lleno a rebosar, podemos decir que nunca antes habíamos visto, habíamos oído en una sola voz a los vallisoletanos. De hecho, el premio se ha otorgado por unanimidad. No hubo alternativas. Cuando se propuso a los equipos de rugby de la ciudad por lo que consiguieron aquel 17 de abril, todos estuvimos de acuerdo». Francisco Heras ofició ayer de maestro de ceremonias de la entrega del premio Servir a los presidentes de los dos clubes de rugby que protagonizaron aquella jornada, y que acudieron convenientemente respaldados por algunos miembros del club al palacio de los Condes de Gamazo, aún conocido como Casino de Boecillo, donde se entregaron los galardones en el transcurso de una cena benéfica cuya recaudación se destina íntegramente a financiar alguno de los proyectos sociales que pone en marcha el Rotary Club.

Con alguna baja de última hora –la disculpa más frecuente fueron los catarros o unas décimas de fiebre–, las cerca de trescientas personas que comprometieron su apoyo presencial al premio comenzaron a poblar uno de los salones del palacio donde se celebró la ceremonia.

Labor social

José María Valentín Gamazo, presidente del Quesos, y Juan Carlos Martín, su homólogo en El Salvador, recibieron los galardones que les acreditan como los mejores del pasado año para el Rotary Club. Los mejores en una labor social que, aparte de los méritos deportivos y de los que se derivan de la enseñanza de unos valores entre los jóvenes, en sus categorías inferiores, consiguieron que Valladolid tuviera una sola voz a través del deporte.

Fueron los mejores en el ámbito nacional y unieron a su entorno como nunca antes había conseguido nadie. «Comprometidos con el mundo en el que viven, en la sociedad en la que habitan», añadió.

Es otro de los lemas que rigen al Rotary Club, según Francisco Heras. Ylos dos equipos de rugby locales demostraron el año pasado su compromiso: partiendo del éxito deportivo, lograron hacer de la competitividad conciliación en su entorno más inmediato. Lo que ocurrió ese 17 de abril en el estadio Zorrilla no tiene parangón en la historia inmediata de Valladolid.

Paco Heras resumió el espíritu de una organización que presidirá durante un año, como todos los cargos en el Rotary, orgulloso por el premio, los premiados y quienes se lo otorgan.

Temas