rugby

El Quesos se desata a media hora del final

Jakobus Horn.
Jakobus Horn. / R. Otazo
  • Diez ensayos consigue el quince vallisoletano frente al Getxo

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Lo que se presumía en las primeras jugadas como un recital de dominio azulón terminó por ser un igualado partido en el que Getxo jugó sus cartas hasta la última media hora del partido. De hecho, se fue al descanso con opciones y obligó al VRAC a poner en marcha su maquinaria para evitar un nuevo disgusto. La grada de Pepe Rojo tuvo que tirar del equipo para alertar de la falta de intensidad en ciertas fases del duelo, algo que penalizó al Quesos y que pudo costar muy caro. En esta ocasión, ni siquiera el arranque de la segunda parte sirvió como revulsivo, con continuos errores que facilitaron los cuatro ensayos que firmó Getxo, casi todos ellos con una preocupante facilidad. La última media hora el VRAC se desató, desplegó su potencial y solventó la papeleta.

En los 15 minutos posteriores al pitido inicial de Joaquín Santoro, el VRAC logró dos ensayos ratificados por Álvaro Ferrández, casi impoluto con el pie durante todo el partido. El sorpredente calor, impropio de un 29 de octubre, fue un factor imprevisto en Pepe Rojo. Se abrieron paraguas para protegerse...del sol. La ventaja inicial de 14-0 llevó al Quesos a echarse una breve siesta sobre el césped y Getxo comenzó a sembrar su camino hacia el bonus de la mano de Iñigo Álvarez y con el pie de Nuu Junior, que colocaron el 14-10. Respondió Guillo Mateu con el tercero del VRAC, pero antes del descanso Haeffeli dejó el encuentro a golpe de ensayo (21-17).

Cuando todo Pepe Rojo esperaba un Quesos fulgurante en el inicio de la segunda parte, se encontró todo lo contrario. Getxo mandó en las primeras acciones y los vallisoletanos se percataron de que se podían meter en un serio problema. Llegó entonces una de las mejores jugadas del partido: a una arrancada de Paila le dio continuidad Pedro de la Lastra, Álvaro Abril avanzó varios metros con el oval y asistió a un imponente Alberto Blanco para el 28-20. Acto seguido, Pita sumó uno más y el 35-20 tranquilizó a los aficionados queseros. Sin embargo, Getxo quería dar guerra y todavía quedaba partido por delante. Un nuevo castigo pasado por Junior y el tercer ensayo getxotarra ajustó la contienda a un peligroso 35-28 con media hora por delante.

Fue entonces cuando el VRAC Quesos Entrepinares dijo 'hasta aquí hemos llegado'. Pedro de la Lastra, Pablo Gil, Jakobus Horn, Alberto Pastor e Ignacio Morchón, que había debutado unos minutos antes, rompieron el marcador y dejaron visto para sentencia un encuentro con mínimas conclusiones positivas más allá del resultado y los cinco puntos. Getxo consiguió el suyo con un ensayo de última de Iñigo Calvo que elevó la moral de la expedición vizcaína.