El Norte de Castilla

rugby

Los dos favoritos son de Valladolid

Imagen de la última final de Liga.
Imagen de la última final de Liga. / A. Mingueza
  • El SilverStorm El Salvador y el VRAC Quesos Entrepinares pugnarán de nuevo por alzarse con los títulos

Incontestable. Esta es la palabra que mejor define el dominio que ha impuesto el rugby vallisoletano en las últimas temporadas en el oval español. El VRAC Quesos Entrepinares ha vivido sus mejores años y resultados, frenados la pasada campaña por la eclosión de nuevo del Chami, el SilverStorm El Salvador, que derrotó en las dos finales, Copa y Liga, al eterno rival. Ha sido un lustro vallisoletano, sobre todo con marcado color azulón salpicado el último año por el albinegro. Esta tiranía rugbística es la que quieren mantener uno y otro equipo, y si es a costa del vecino, mejor.

Aunque ambos son, a priori, los dos principales favoritos a levantar los trofeos en juego, la Liga de División de Honor se plantea más igualada que en los últimos años. Ahí está Alcobendas, que se ha reforzado para dar el salto de equipo revelación a serio candidato. Y no hay que olvidarse de los habituales Cisneros, Independiente, Ordizia o Santboiana.

El Salvador, que retorna a Europa, parte con la obligación de conseguir alguno de los títulos ‘mayores’, Liga o Copa, aunque tendrá la opción de conseguir tanto la Copa Ibérica como la Supercopa, que se celebrará en Pepe Rojo el día 9 de octubre con el VRAC como rival. Ha optado por la política de ‘las gallinas que entran por las que salen’. Ha reforzado solo las posiciones en las que se han marchado jugadores. Dos primeras argentinos, Alvarado y Wozniak, para cubrir la marcha de Borsak y Villalobos. Un jugador que puede actuar de ‘10’, Jaime Mata, ha llegado este verano. Suple la espantada que dio el apertura inglés Aaron Penberthy. La vacante dejada por Katz no está cubierta y no parece que lo vaya a estar hasta que terminen las competiciones en los países del hemisferio sur. Un quebradero de cabeza para Juan Carlos Pérez, técnico chamizo.

Eso sí, mantiene el bloque de extranjeros de la pasada campaña con Foulds, Walker-Fitton y Zebango, además de los ya habituales Pearce y Carter.

El SilverStorm ya comenzó la competición el pasado domingo sobre el ‘césped’, por llamar de alguna manera a la hierba de La Cartuja, en partido adelantado a la cuarta jornada. Y lo hicieron con una victoria con bonus. Este encuentro se adelantó por los compromisos europeos del Chami, que quiere competir con sus rivales continentales y dejar buenas sensaciones, esperando que Europa no exija su peaje en forma de lesiones y esfuerzos que se pagan en las competiciones domésticas.

Más cantera

El VRACha variado este año su filosofía. Después de una temporada en la que el primer equipo, que era una auténtica ONU, solo sumase una Supercopa, el club ha virado hacia un planteamiento más apegado a los jugadores de la casa, al compromiso del que siempre hacen gala los canteranos y al que, en ocasiones, no son tan aficionados los foráneos. Varios jugadores jóvenes han subido a la primera plantilla y algunos han dejado ya buenos detalles.

Ese giro hacia las categorías inferiores viene confirmado con la contratación del argentino Mario Barandiarán como máximo responsable de la cantera quesera. Barandiarán, un técnico reputado al otro lado del charco, es una apuesta segura en este sentido.

Del año pasado han quedado jugadores claves los últimos tiempos como Griffiths o Gavidi. Siguen Guillo Mateu y Castiglioni, que se suman a hombres de la casa o con muchos años en ella como Álvaro Abril, Pablo César Gutiérrez, Alberto Blanco, Gorosito, Pablo Gil, Ferrández, Barnes, Miejimolle, Pescador, Álex G. Muller o De la Lastra, entre otros.

Las perlas de la cantera quesera que han saltado a la órbita del primer equipo son Pere Fernández, Castellote, Soloaga, Ramón Valentín-Gamazo, Morchón y Alejandro Alonso.

Entre los nuevos, jugadores contrastados. Han llegado el apertura neozelandés Steve Alfeld, los primeras argentinos Ovejero, que regresa al club, y Mercanti, y el también primera línea neozelandés Pita Anae-Ah Sue. Otro refuerzo es el tercera australiano Paila. A la tres cuartos ha venido el centro fiyiano Sailosi Vatubua. Las incorporaciones no acaban aquí, pues en las próximas horas se espera la llegada de algún otro refuerzo.

Por ADN, los queseros saben que tienen la obligación de pelear por todos los títulos en juego. Cuentan con un técnico como Diego Merino, el entrenador más laureado de la historia del club, con ganas de sacarse la espinita de la temporada pasada, en la que el Quesos se vio superado tanto en la final de Copa como en la de Liga.

En esta primera jornada, el Quesos Entrepinares viajará a tierras vizcaínas para medirse este sábado al Gernika (17:00 horas). El Salvador recibe un día después, en Pepe Rojo (13:00 horas), al Getxo.