GP DE FRANCIa

Territorio Yamaha, oportunidad para Viñales

fotogalería

Maverick Viñales, en el circuito de Le Mans. / AFP

  • ’Poles’ para el catalán en MotoGP, Luthi en Moto2 y Martín en Moto3

Yamaha hizo bueno eso de que el circuito de Le Mans se ajusta a las mil maravillas a la M1. En 2008 la marca japonesa firmó un triplete con victoria de Rossi, segundo puesto del debutante Lorenzo y tercero de Edwards; en 2010, 2015 y 2016 ocupó los dos escalones más altos del podio con Lorenzo y Rossi –por ese orden–; y en 2009 y 2012 se llevó el triunfo con el mallorquín. En el entrenamiento oficial de este sábado tres Yamaha coparon la primera línea: con Viñales en la ‘pole’, Rossi segundo y Zarco tercero.

Una señal de por dónde pueden ir los tiros este domingo, con la cautela que genera un Gran Premio en el que la climatología ha dejado muy poco tiempo útil en pista a los pilotos. «Creo que la Yamaha funciona bien porque no hay que frenar muy fuerte, hay que frenar y dejar correr la moto, y eso a nuestra moto le funciona muy bien», explicó el autor del mejor tiempo, que restó importancia al hecho de que tanto él como su compañero estuviesen rodando en Le Mans unos días antes de la carrera de Jerez, algo que los rivales sí que consideran que puede darles cierta ventaja por el poco tiempo en seco que se ha podido rodar en estos dos días.

«Veremos cómo van mañana pero Zarco es el que ha hecho el mejor día», analizó Márquez, quinto en un día en el que sufrió dos caídas y que apuntó a esa posible ventaja de sus principales rivales. «Los dos oficiales de Yamaha han salido después de hacer un test aquí y tienen una base buena; mañana tocarán un clic arriba o abajo y nosotros tenemos que intentar mejorar. Creo que Zarco hará una buena carrera y tampoco hay que olvidar a Dani, que ha hecho un buen ritmo y creo que estará cerca».

Pedrosa, ganador en Jerez y citado también por Viñales y Rossi como uno de los favoritos, se verá obligado a salir al ataque, desde el puesto trece, tras unos días difíciles en los que se quedó fuera del entrenamiento oficial en el que se juega la ‘pole’ después de una sesión de repesca de alto voltaje. Y es que le lluvia había metido en esa pelea al del Repsol Honda junto a Dovizioso, Iannone, Aleix Espargaró, Lorenzo –naufragó y tendrá que salir desde el puesto dieciséis– y Zarco, la revelación de la temporada y del segundo día en Le Mans.

El piloto local se exhibió con uno de los mejores ritmos de la parrilla y ante unos aficionados que suelen abarrotar las gradas del trazado francés y que esperaban ansiosos el advenimiento de una figura en la clase reina del motociclismo. El día también dejó la sorpresa del rendimiento de las KTM, motos desarrolladas desde cero y recién llegadas este año, y que este domingo saldrán entre los diez mejores –Pol Espargaró octavo y Smith décimo–.

Polémica Miller-Lorenzo

El día de entrenamientos oficiales puso sobre la mesa también un enfrentamiento entre el australiano Miller y Lorenzo que venía del día anterior, de la reunión de la Comisión de Seguridad. La votación que tenía que dirimir el neumático delantero a usar en MotoGP hasta final de año provocó el malestar de Lorenzo, en clara minoría, pero que consideraba injusto no poder disponer del compuesto de este año –más favorable a su estilo– y tener que aceptar usar otro estrenado a finales de 2016. Ante las reiteradas quejas del de Ducati intervino Miller, que con su habitual tono socarrón le espetó una gráfica frase que no le sentó nada bien –«las opiniones son como los culos, todos tenemos una, guárdate la tuya»-.

Lorenzo esperó al sábado para responder al australiano, quizás no en el mejor contexto: después de naufragar en el oficial y después de que Miller protagonizase la imagen del día, un escalofriante accidente del que salió ileso por milagro. «Tengo una opinión negativa con respecto a Miller, porque tuvo una respuesta muy maleducada», espetó, a la vez que añadía que éste no tiene la suficiente consciencia para pilotar en MotoGP, una opinión que no agradó a pilotos como Márquez, Viñales o Rossi.

«Dijo que me guardara la opinión para mi culo, o algo así. Fue muy maleducado. Eso no se debe decir a ningún piloto delante de todos y menos a uno que es cinco veces campeón del mundo. Pienso que hoy Dios le ha cogido con pinzas y le ha dicho que hoy no era su día para hacerse daño de verdad. Es una advertencia que le ha dado MotoGP, que le ha dicho que esto no es una broma. Depende de él coger esa advertencia o no».