El Norte de Castilla

gp comunidad valenciana

Lorenzo marca la pauta en una jornada de dominio español

Lorenzo, en los entrenamientos libres.
Lorenzo, en los entrenamientos libres. / EFE
  • Bastianini y Morbidelli mandan en Moto3 y Moto2 en el circuito Ricardo Tormo

Arrancó la despedida del Mundial 2016 con Jorge Lorenzo poniendo la primera piedra en su objetivo de despedirse por la puerta grande de su aventura con Yamaha. El mallorquín dominó una primera jornada de entrenamientos en MotoGP marcada por la igualdad -los once primeros pilotos en menos de un segundo- y por el buen resultado de los pilotos españoles. «Neumáticos ajustados a las capacidades de la moto», resumió Lorenzo como la clave de su buen arranque en el Ricardo Tormo en un momento en el que a Yamaha le está tocando sufrir un poco más de lo previsto. «Las gomas que teníamos en Japón y en Australia eran demasiado duras para la potencia que tienen las MotoGP. Los neumáticos son más normales y este es un circuito que se me ha dado bien en los últimos años, con pocos baches y buen 'grip'. Por eso enseguida he rodado rápido», reconoció Lorenzo.

El buen resultado de la M1 se confirmó por el octavo puesto de Valentino Rossi, que sufrió con la prueba con el neumático delantero más duro, pero sobre todo con el de Pol Espargaró, que colocó su Yamaha satélite en el cuarto puesto de la clasificación final de la primera jornada tras haber concluido quinto en el primer libre. «Hace mucho tiempo que no me divierto de esta manera con esta moto, y es una pena que esta sensación haya llegado en la última carrera...», explicó el piloto de Granollers, que como Lorenzo vive su última carrera con Yamaha tras tres años con contrato con la fábrica aunque enrolado en las filas del Tech3 francés. Espargaró, que el martes se estrenará con KTM, también apuntó al factor neumáticos como clave en su buen inicio de gran premio. «Michelin ha vuelto a las antiguas carcasas de neumáticos que nos trajeron a principio de la temporada, con las que sentía mucho más agarre detrás, pero que no funcionaban con las Ducati. Las han vuelto a traer con un compuesto diferente y esto ha hecho que haya ganado mucho 'grip'. La moto funciona muy bien, este es un circuito que encaja con mi estilo de conducción y, además, aquí la Yamaha es rápida», apuntó Espargaró.

Entre las dos Yamaha se colocaron la Honda de Marc Márquez y la Suzuki de Maverick Viñales. Márquez consiguió en el segundo entrenamiento libre limar la ventaja de Lorenzo y dar un paso hacia delante que le permite afrontar la cita valenciana con todas las opciones de pelear por la victoria el domingo. «Hemos hecho un cambio que nos ha permitido mejorar. Es algo normal los viernes, vamos probando mucho y luego ya podemos mejorar2, explicó Márquez, al que le queda como misión intentar sumar el máximo número de puntos para tratar de ayudar a su equipo en la pelea por el campeonato de escuderías. En el otro lado del box del Repsol Honda se vivió el regreso de Dani Pedrosa que, pese a sus problemas físicos, pudo meterse entre los diez mejores, una posición provisional que le permitiría pelear por los mejores puestos de la parrilla este sábado. «A nivel de dolor esperaba que fuese peor", reconoció, después de admitir haber terminado muy cansado en este 'reentré'. «Pero si trabajamos un poco podemos mejorar y bajarlo un poco para aguantar las treinta vueltas. Y eso que en principio hoy era el día en el que tenía que trabajar para valorar si podía o no correr, y de momento pienso que sí, a no ser que sea en unas condiciones muy extremas y donde los neumáticos sean muy difíciles de llevar; veremos cómo avanza el gran premio mañana, que será también importante ver cómo me encuentro después de un día de entrenamientos y cómo podemos seguir adelante con los entrenamientos», dijo.

Por lo que respecta a las dos categorías pequeñas, el italiano Franco Morbidelli, autor de cuatro podios en los últimos cuatro fines de semana de competición, dominó con solvencia la primera jornada de entrenamientos de Moto2, en un día en el que el mejor piloto español fue Julito Simón, en el que pinta que va a ser su último gran premio como piloto, después de que no haya podido encontrar una montura competitiva para 2017. En Moto3 también terminó un italiano al frente, en este caso Enea Bastianini, principal candidato a terminar como subcampeón este año. Bastianini finalizó por delante de Juanfran Guevara y de Joan Mir, que pelea con los italianos Bulega y Di Giannantonio por el honor de ser el mejor debutante de la temporada en la clase pequeña.