El Norte de Castilla

moto2

Japón complica el título a Rins

Rins, durante la carrera de Motegi.
Rins, durante la carrera de Motegi. / Toshifumi Kitamura (Afp)
  • Victoria de Luthi con Zarco segundo; cero para el español

Esta vez no, en Japón Alex Rins no pudo sortear sus problemas o incluso sacar ventaja, como había pasado en los últimos Grandes Premios. En la República Checa, con problemas en la moto; en Inglaterra recién operado de una clavícula; o en Aragón, convaleciente de una gastroenteritis. Rins llegaba a un punto en la general de Johann Zarco a Motegi y salió de la primera de las tres pruebas transoceánicas en las que se decidirá gran parte de 2016 a 21 puntos del francés. El líder no culminó su golpe en la mesa con una victoria en parte porque dio por bueno el segundo puesto y no quiso arriesgar para tratar de cazar al líder de la carrera desde el inicio, el suizo Thomas Luthi. Y no quiso jugársela porque muy desde el inicio había sido informado por su equipo desde el muro que su rival se había ido al suelo y que, pese a que había vuelto a pista –con la moto tocada-, iba a tener casi imposible el poder sumar algún punto.

Rins ya comenzó la prueba con dificultades. El puesto 22 de la parrilla había llegado por una suma de problemas y fatalidades. Lo segundo provocado por la caída el viernes en la que se golpeó fuertemente la clavícula que se había operado a finales de octubre. Lo primero por las dificultades que, desde hace unos Grandes Premios, está encontrando para dar con una buena puesta a punto en su Kalex. Y salir desde tan atrás incrementa los riesgos de incidentes: en tres curvas, por un error de precipitación, el pupilo de Sito Pons se iba al suelo, dando al traste con la posibilidad de una remontada que minimizase la pérdida de puntos respecto al francés. Con Luthi por delante, Zarco fue capaz de ir marcando su ritmo mientras se quitaba de encima a pilotos como Nakagami o Morbidelli –Lowes se había auto descartado con una caída, por otro error-. Situado en el segundo puesto, tomó el camino más conservador y decidió mantener una situación muy favorable para sus intereses. Un resultado que le deja en una posición óptima para renovar su cetro.