El Norte de Castilla

GP de Singapur

Red Bull y Ferrari ponen en jaque a Mercedes

Nico Rosberg, durante los entrenamientos libres del GP de Singapur.
Nico Rosberg, durante los entrenamientos libres del GP de Singapur. / REUTERS
  • Rosberg fue el más rápido en la primera jornada, aunque sin la ventaja de otras carreras y Alonso y Sainz apuntan a pelear por el ‘top 10’

A Nico Rosberg y Lewis Hamilton les va a tocar sudar mucho más que en otros grandes premios si quieren mantener el dominio de esta temporada. Como estaba previsto, los Red Bull mostraron este viernes sus virtudes en un trazado como el de Singapur, en el que la potencia de los motores cuenta hasta cierto punto. Max Verstappen (que además estrena una versión mejorada de la unidad de potencia Renault) y Daniel Ricciardo son los grandes rivales de los coches alemanes, con permiso de unos Ferrari que siguen tan imprevisibles como siempre. Sebastian Vettel, ganador cuatro veces en este circuito, se mostró muy competitivo en los primeros libres, pero menos en los segundos, y al contrario ocurrió en el caso de Kimi Räikkönen.

Hamilton acabó la primera noche en Singapur con un enfado de aúpa. El campeón del mundo es consciente de que sólo tiene dos puntos de ventaja sobre Rosberg, y acabar antes de tiempo su jornada de trabajo no es lo deseado. Al campeón del mundo, a falta de poco más de media hora para que acabara el tiempo de los segundos libres, le ordenaron entrar en boxes después de que detectaran una fuga hidráulica en su W07. No es un drama no acabar una sesión de libres, pero cuando no está claro cuál debe ser el ‘set up’ del coche, media hora supone un mundo.

Fue el final del primer día en el que Mercedes pareció haber demostrado algo de debilidad para un fin de semana en el que las apuestas no están al cien por cien con ellos. Rosberg, pese a dominar en la tabla de tiempos al final del día, acabó los primeros libres estrellado contra un muro del lateral del circuito.

Singapur ha llegado como un oasis en este final de temporada para McLaren. El coche de 2017 está cada vez más avanzado, pero desde Woking se niegan a darse por vencidos, y el MP4-31 aún sigue evolucionándose. Si en las citas de Spa y Monza esas novedades en el chasis se notaron entre poco y nada, ahora en Singapur es el momento en el que se debe demostrar que están en condiciones de volver a los puntos sin necesidad de que pase algo por arriba.

A Fernando Alonso se le vio con muchas ganas y asumiendo los riesgos necesarios para dar ese salto de calidad. En los primeros libres, en los que además fue uno de los elegidos para probar el Halo junto a Hamilton y Hülkenberg, el piloto asturiano dejó su marca en uno de los muros (literalmente) cuando le dio un ligero toque que, afortunadamente, sólo se quedó en un chispazo y un ligero susto. No fue el único: Max Verstappen y Sebastian Vettel, entre otros, también probaron ese mismo punto, que ya empieza a ser uno de los elementos clásicos de este circuito.

No obstante, no todo fueron buenas noticias en McLaren. El día acabó como empezó: con averías. Jenson Button no pudo salir al inicio de la primera sesión de entrenamientos libres, pero su problema se solventó sin mayores problemas, mientras que Alonso dejó su coche parado en una escapatoria mientras estaba volviendo a boxes después de que acabaran los segundos libres. En el volante se vio cómo se le había quedado bloqueado el sistema anticalado y, por tanto, se le había bloqueado la caja de cambios.

Visto el rendimiento general de la jornada, sólo una avería puede dejarles fuera de la pelea por entrar en la Q3 este sábado, así que antes de la clasificación esperan tener todo solventado.

Sainz recupera la ilusión

Decía Carlos Sainz en las jornadas previas al Gran Premio de Singapur que este fin de semana podría ser la última oportunidad de conseguir puntos, salvo que dieran con la clave con las nuevas piezas del Toro Rosso de cara al resto del campeonato. De momento, este viernes dejó muy buenas sensaciones: sexto y octavo como botín y, sobre todo, la sensación de que aún puede aguantar en esas posiciones en el siempre dubitativo sábado.

El madrileño quiere tapar el ruido de los rumores que le acercan a Renault con un buen resultado. Después de tres carreras sin puntuar, todo lo que sea volver al ‘top 10’ supondrá cumplir con el objetivo planteado para este fin de semana.