El Norte de Castilla

Los mecánicos del equipo trabajan en el coche de Antonio Ventero.
Los mecánicos del equipo trabajan en el coche de Antonio Ventero. / El Norte

motor

El equipo Ventero Competición termina con buenas sensaciones

  • Su vehículo sufrió un golpe y a pesar de la adversidad terminó en la cuarta posición de la clase 1 en la Subida al Piélago

El equipo Ventero Competición terminó con buenas sensaciones. El segoviano llegaba a esta prueba con grandes expectativas de ver el rendimiento de su coche, lo que le hizo salir a por todas desde la primera manga, pero un fallo en la dirección asistida de su Opel Adam hizo que se fuera derecho en el entreno contra el guardarraíl, rajando literalmente la chapa de su coche y el neumático delantero teniendo que regular la dirección, desajustada del fuerte golpe. Así que con prudencia hizo la primera oficial dejando el crono en 3.35, en la segunda oficial bajaba el tiempo en 3.32.008, cuarto de la clase 1.

A las 9:30 horas tomaban la salida los 45 equipos autorizados a participar con unos tiempos de momento bastantes modestos debido a lo pronto que era y la temperatura del asfalto, unido a que este año se han incorporado en todo el trazado guardarraíles, lo que da un plus de seguridad pero había que adaptarse a las nuevas trazadas donde ahora no se puede morder las cunetas, por lo que empezaron los primeros incidentes. Antonio Ventero, en la cuarta curva del trazado, golpeaba el lateral izquierdo de su coche debido a un fallo de la asistencia de la dirección, dejando la rueda delantera, la aleta y su puerta totalmente destrozadas, aunque después de ser trasladado a su box, los mecánicos realizaron un trabajo a contrarreloj para dejar el coche en condiciones y ser autorizado por los técnicos deportivos a tomar la salida en las mangas oficiales.

Con la primera subida de carrera ya se empezaban a ver las posibles luchas. En turismos un incontestable Javi García con su Lancer Evo VI se imponía por delante de su padre Jesús García y su Porche 911 GT3, seguido del rápido piloto gallego Víctor M. Magariños a poco más de un segundo. En monoplazas era el cántabro Juan Castillo quien paraba el crono en 2.49.744, seguido de el madrileño Pedro Flores quien después de una salida de pista en la manga de entrenos, lograba salir en la siguiente, pero sin la parte delantera, sin carenado y muy prudente, ya que de esta manera se quedaba sin adherencia en el eje delantero.

En la manga definitiva poco variaban las cosas. En turismos, García y su Mitsubishi Evo VI, dejaba el crono medio segundo menos que su anterior tiempo seguido esta vez del potente BMW M3 de Magariños y del Seat León Supercopa de Luis García, ya que Jesús García tomaba la salida y 20 metros mas tarde se retiraba al tener la tuerca monoblock de su 911 pasada la rosca y una rueda sin apretar.

En el resto de clases, se imponían en la 3 el también gallego Guillermo Martínez con su 206 RC, Raúl Barba con su Clio Sport ganaba la clase 4, Jhonatan Martín y su AX la clase 1, y la clase 6 de vehículos clásicos el bonito Renault 5 turbo de motor central de Pablo Biedma.

Destacar la buena organización de la escudería El Piélago, que supo gestionar muy bien los incidentes mecánicos y accidentes de tres pilotos sin consecuencias, y terminar a la hora prevista esta gran carrera