GIMNASIA RÍTMICA

El año de transición de Sara Bayón

Sara Bayón, en una competición internacional con el equipo de gimnasia rítmica./FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE GIMNASIA
Sara Bayón, en una competición internacional con el equipo de gimnasia rítmica. / FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE GIMNASIA

La entrenadora de la selección española de gimnasia rítmica ha vivido un difícil 2017 por la renovación de todo su equipo

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPalencia

Sara Bayón lleva más de media vida viviendo en Madrid, desde que se fue al Centro de Alto Rendimiento de la capital española con catorce años, cuando aún era gimnasta profesional. Después se decidió a estudiar INEF, también en Madrid, y realizó las prácticas en el mismo CAR donde vivió años atrás. Y hasta el día de hoy (con algún pequeño intervalo que estuvo alejada de la gimnasia rítmica y trabajó con la artística), que es una de las entrenadoras de la selección española de gimnasia rítmica.

La palentina, que comerá las uvas en Madrid, pedirá al próximo año algún éxito del combinado nacional y que el trabajo sea un poco más fácil. «Ha sido un año duro porque ha sido la renovación de todo el equipo medallista de Río, con gimnastas todas nuevas y muy jóvenes», reconoce. El cambio generacional se dio justo en este año, que termina dentro de cuatro días exactos. El bloque de las gimnastas españolas, ganadoras de la medalla de plata de los Juegos de Río, decidió alejarse de la alta competición y hubo que empezar otra vez desde cero.

«Hemos trabajado todo este año con nuevas gimnastas que no tenían ningún tipo de experiencia. Pensábamos que después de los Juegos estaríamos un poco más tranquilas pero no ha sido así. Al contrario, incluso porque todo es nuevo. Tú tienes tu sistema, pero tienes que ir cambiando cosas con las nuevas gimnastas», reconoce Sara Bayón, echando la vista atrás a un año complicado. Diez gimnastas tiene la palentina y el resto de entrenadoras -a las órdenes de la seleccionadora Anna Baranov- para trabajar de cara al 2018.

Objetivos

¿Y los objetivos del próximo año? En marzo arranca la temporada y Sara Bayón ya tiene tres citas marcadas en su calendario. «Lo más importante es una copa del mundo que va a tener lugar en marzo en Guadalajara y un campeonato de Europa en Valladolid, a finales de mayo. Es importante para las gimnastas estar en casa, ante su afición. Y, sobre todo, la copa del Mundo en Bulgaria en septiembre», reconoce. «Este próximo año tenemos muchas más citas importantes», agrega.

Así que el 2018 puede comenzar a dar los frutos del duro trabajo del año anterior. «Se ve que este equipo no va a tener nada que ver con el anterior. Las chicas van evolucionando, mejorando y los ejercicios que hemos preparado son mucho más elaborados que los que hicimos el año pasado», señala la palentina, a quien le encanta crear las coreografías y escoger la música a principio de temporada.

El resultado del año pasado en el Campeonato del mundo que se celebró en Italia no dejó un buen sabor de boca al combinado nacional. «No logramos lo que esperábamos y en ello trabajamos, en que estas gimnastas logren estar arriba como lo hicieron las otras. Tuvieron algunos fallos en el campeonato del mundo y eso nos llevó a estar en unos puestos atrás, lejos de los ocho primeros. Terminaron las decimoquintas», argumenta.

Coreografías, montajes y técnica en Santiago de Chile

Sara Bayón tuvo que adelantar los Reyes al Papá Noel, y este año no podrá comer las uvas en su Palencia natal. «Viajo el 1 por la tarde a Chile, para trabajar con el club de allí», señala la entrenadora palentina. Siempre, todos los años, recibe la llamada internacional, pero suele escudarse en los quehaceres de aquí y en la falta de tiempo para rehusar la oferta. «No puedo dejar mi trabajo para estar con ellos, así que tengo que buscar en mis vacaciones. Y este año he decidido que voy», afirma con resolución.

La palentina vuela hasta Santiago de Chile para ayudar a las gimnastas con las coreografías, los nuevos montajes y en intentar mejorar los aspectos técnicos», explica.

Estará del 2 al 7 de enero en el país latinoamericano, pero exprimirá al máximo su tiempo, ya que por las tardes impartirá un curso durante toda la semana a entrenadoras de Chile. Sara Bayón ya viajó hasta allí para trabajar con ellas en 2009, y muchas veces ha viajado la entrenadora chilena con alguna gimnasta al CAR de Madrid. «Es una experiencia para seguir aprendiendo», señala. Un día después de aterrizar en Madrid, vuelve al trabajo con la selección nacional. Se acabaron las vacaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos