Atletismo

El año de la revolución

Husillos grita a su compañero del 4x400. /EFE
Husillos grita a su compañero del 4x400. / EFE

Óscar Husillos se enfrenta a la temporada de su consagración como velocista en panorama nacional e internacional

La revolución ha llegado al atletismo español. Al frente está una nueva generación de atletas que lidera el actual ciclo olímpico con ganas de comerse el mundo. Y entre ellos está el palentino Óscar Husillos, que se enfrenta al que debe ser el año de su consagración entre los mejores. El velocista afronta la temporada consciente de que los ojos del atletismo nacional están clavados en su evolución y en la posibilidad de que pulverice el récord de España de 400, en manos de Cayetano Cornet desde 1989 (44.96). Pero como todos los jóvenes atletas que protagonizan la gran revolución del atletismo desde Barcelona 92, a Óscar Husillos no le tiembla la voz a la hora de hablar de la presión.

«Claro que se nota, pero creo que es bueno siempre que sepas manejarla. Yo soy el primero que se exige siempre un poco más. Hay mucha competencia ahora mismo en la velocidad española y no puedes quedarte esperando. Hace pocos años, bajar de los 47 segundos te hacía casi estar en la elite. Ahora estamos hablando de que rozamos el récord de España que parecía inalcanzable. En parte, creo que es por el pique sano que hay entre nosotros, por esa presión que nos metemos. Pero hay que saber convivir con ella, porque si no te puede pasar como a mí en Belgrado, cuando me bloquee a nivel mental», reflexiona Óscar Husillos. El atleta se refiere al Campeonato de Europa en pista cubierta que se disputó en la capital serbia el pasado marzo de 2017, cuando los nervios le traicionaron y no pudo clasificarse para la final. Pero de cada error se aprende y el astudillano reconoce que ahora sabe leer mucho mejor ese tipo de situaciones. «En ese momento te sientes muy desilusionado, pero con el paso de los días puedes analizarlo para que no se vuelva a repetir. El tema mental es muy importante en atletismo porque te puede llegar a afectar a nivel muscular. Y en este deporte no puedes pedir ayuda a nadie. Eres tú solo contra la pista y si no estás al 100% se va a notar», reconoce Husillos.

El palentino reconoce que aún no tiene claro cuál será su debut en esta nueva temporada, aunque lo señala en un par de semanas. «Hay varias citas interesantes y será en una de ellas, aún no lo he decidido». Lo que es seguro es que estará en la Copa del Rey el próximo 27 de enero y en el Campeonato de España de pista cubierta que se celebrará en Valencia el 17 y 18 de febrero. Dos primeras cita para tomar el pulso a un año con dos competiciones marcadas en rojo por los atletas: el Mundial en pista cubierta de Birmingham y el Campeonato de Europa de Berlín. «Es un poco pronto para hablar de los grandes objetivos porque este año he empezado la temporada más tarde de lo normal. Pero, de todas formas, ya dije el año pasado que mi intención en Berlín, si no hay lesiones, es estar en el podio con el 4x400 y en la final individual», asegura el palentino.

Porque Óscar Husillos forma parte del mejor relevo de la historia del atletismo español. Lucas Búa, Darwin Andrés Echeverry, Samuel García y el astudillano poseen el récord nacional tras pulverizar el anterior en los Mundiales de Londres de la pasada temporada (3.00.65). Precisamente, la Federación de Atletismo preparó, durante esta Navidad, un encuentro entre los atletas de relevos en Valencia para que pudieran entrenar juntos. «Ha sido muy exigente porque yo no estoy acostumbrado a hacer sesiones dobles de preparación. Por las mañanas hacíamos el entrenamiento individual y por las tardes nos preparábamos juntos. Nos ha servido para probar la pista cubierta y adaptarnos a ella para el Mundial bajo techo de Birmingham. También es una forma de desconectar de la rutina diaria y entrenar en equipo, algo a lo que los atletas no estamos acostumbrados», señala Óscar Husillos. Porque en el relevo cuenta tanto la velocidad de sus componentes como la capacidad que tengan de entregar el testigo. No sería la primera vez que los grandes favoritos se quedan sin medalla por errores de juveniles, como les ha pasado a los relevos de Estados Unidos o Jamaica.

Precisamente, los jamaicanos son la gran referencia mundial de la velocidad desde que Asafa Powell desafiara el poderío estadounidense. Con una población que apenas sobrepasa los tres millones de habitantes, Jamaica se ha convertido en una gran factoría de velocistas. «Al final hay un trasfondo cultural importante. Lo podemos ver en España, donde durante muchos años se han puesto los recursos en el medio fondo, con la época dorada post Barcelona 92. Es casi imposible pedirle a un etíope que sea campeón de lanzamientos y parecía complicado que la velocidad española despegara. Pero ahí estamos», reflexiona el atleta astudillano.

Nueva normativa

Aún no hay nada oficial, pero la IAAF, la Federación Internacional de Atletismo, ha deslizado en las últimas fechas que quiere cambiar el sistema de clasificación para los Mundiales y los Juegos Olímpicos. Con la bendición del mismísimo Sebastian Coe, la organización quiere crear un ranking mundial para que la marca mínima deje de ser el único requisito. Se busca que los grandes atletas compitan más y elevar el listón de las pruebas. Estos nuevos vientos parecen agradar a esta generación de atletas españoles, que han comentado esta posibilidad en la reunión de Valencia. «No es nada fijo aún, pero todo lo que sea aumentar la competitividad me parece bien. Hay que ser exigentes y ambiciosos y creo que la Federación Española también quiere seguir ese camino para asegurar el buen estado de forma de los atletas. No tenía sentido que pudieras ir a una gran cita en agosto con una marca que habías hecho en febrero», explica Óscar Husillos. A la espera de la confirmación oficial por parte de la IAAF, si se aprueba esta nueva normativa, los atletas tendrán que prepararse para competir más veces a lo largo del año. Parece que el atletismo quiere vivir su propia mutación esta temporada.

Aunque, en Europa, todos los ojos están puestos desde ya en el Estadio Olímpico de Berlín, donde se celebrarán los Europeos del 7 al 12 de agosto. Raúl Chapado, presidente de la Federación Española, reconocía que la Selección debe estar entre las cinco mejores en el medallero. Algo que comparte Óscar Husillos. «Creo que este Campeonato es en el que realmente tenemos que exigirnos. A veces pedimos medallas en los Mundiales y somos muy poco realistas. Pero en unos Europeos sí que debemos pelear con las grandes potencias como Reino Unido o Francia. Va a ser nuestro momento», reconoce.

Existen muchas esperanzas puestas en el relevo de 4x400, que aspira a subirse al podio e, incluso, conseguir el oro. Pero ante el COE y la RFEA tendrán que llegar a un acuerdo sobre si los integrantes del relevo deben ir o no a los Juegos Mediterráneos. «La competición es en Tarragona y el Comité Olímpico Español quiere que vayamos para internacionalizar la imagen del país. Pero, al mismo tiempo, la cita es en junio y la Federación opina que está demasiado cerca de los Europeos, donde tenemos la medalla al alcance de la mano. Son dos puntos de vista diferentes y habrá que esperar para ver qué deciden», comenta el atleta palentino.

Este año el calendario está cargado de citas interesantes, aunque todos los atletas están metidos ya de lleno en lo que será la preparación de los Juegos de Tokio 2020. Con el ciclo olímpico recién empezado, nadie quiere olvidar lo verdaderamente importante. «Una parte de mi mente ya está en Japón.A mediados de 2018 ya habrá que empezar a preparar los Juegos porque hay que conseguir la clasificación. Habrá que afrontar los buenos y malos momentos para manejar la presión. Porque es factible estar en Tokio, pero no va a ser fácil. Hay mucha competencia y solo irán los mejores», recuerda Husillos. Sin ir tan lejos, este será un año importante para el palentinos. El año de la revolución y de la consagración personal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos