Pádel

Marejada en la Federación de Pádel de Castilla y León

Imagen de una pista de pádel con el material de juego / El Norte

El nombramiento del hijo del presidente como nuevo director de competición aviva la polémica con asamblearios y árbitros

ARTURO POSADAValladolid

La Federación de Pádel de Castilla y León anunció ayer el nombramiento de Francisco Toribio como director de competición, un nuevo cargo que se añade al organigrama federativo. Fran Toribio es hijo de Santiago Toribio, el actual presidente, y hasta ahora formaba parte del comité técnico de árbitros, junto a Victoria Barcina –conocida en el mundillo del pádel como Bitxori– y Enrique Martín, apartados de sus cargos. La polémica ha arreciado en los últimos días después de que José Catón, dueño del club Padeld10z y miembro de la asamblea general, haya denunciado públicamente a través de Facebook una serie de irregularidades.

«El problema reside en que, continuamente, se utiliza la Federación para asuntos personales de los implicados, que están metidos en la junta directiva. O crean un puesto de director de competición y presionan a un juez árbitro para que firme unas prácticas que este hombre, Fran Toribio, no ha realizado. Y lo hacen a cara descubierta», expone Catón.

La Federación defiende en su comunicado público que el perfil de Fran Toribio se ha valorado «según un baremo objetivo y un proceso transparente y riguroso del que se ha informado» y que se ha concedido el cargo «al candidato con mejor puntuación entre los presentados».

El presidente Santiago Toribio explica que la necesidad de crear la figura de director de competición responde a las necesidades de la nueva junta directiva. «Le comentaron a Fran, ¿por qué no te presentas tú, que eres el ideal? Yo dije que como era mi hijo me quedaba al margen. Me he enterado cuando lo he visto en la página web porque acabo de llegar de un viaje. Polémica siempre va a haber, pero se han valorado unos baremos. ¿Que choca? Pues, hombre, llama un poco la atención, pero eso no quiere decir que haya habido nada raro. Yo no he intervenido, ni sé quiénes se han presentado».

Catón, en cambio, entiende que el cargo se ha creado «a la medida de Fran Toribio» y se remite a los requisitos exigidos, que encajaban a priori con el perfil del candidato elegido. Para Catón, Fran Toribio es el gran urdidor en la Federación de Pádel de Castilla y León y, según su visión, maniobró con éxito para que su padre accediera a la presidencia en mayo de 2016.

«Antes de estar su padre como presidente, Fran ya organizaba a través de su empresa [SportPremium] la Liga Autonómica de Pádel. La competición está fenomenal, pero cuando otras entidades han querido pugnar por ella, incluso, con ofertas mejores, todo son trabas. Es una liga que puede generar entre 25.000 y 30.000 euros de beneficios. A la Federación le interesa porque genera fichas, ya que para disputarla, te obligan a estar federado. En las elecciones de hace un año nuestro club [Padeld10z] montó una candidatura y, rápidamente, ellos crearon otra y colocaron a Santiago Toribio, un hombre que en su presentación dijo: ‘No tengo ni idea de pádel, pero en una semana me pongo al día’. Según mi opinión, es Fran Toribio el que puso a su padre para no quedarse sin la Liga Autonómica de Pádel», dice Catón.

Ese enfrentamiento electoral entre las dos candidaturas es uno de los orígenes de la polémica actual y el nombramiento de Fran Toribio aviva ahora la controversia. El nuevo director de competición debía acreditar la realización de unas prácticas como árbitro, pero los jueces Bitxori Barcina y Enrique Martín se negaron a firmarlas al considerar que no existía la certeza de que las hubiera efectuado realmente y fueron apartados de sus cargos tras anunciarles la renovación del Comité Técnico de Árbitros. «Pensaba que me mandarían la documentación por correo, pero solo me enviaron un certificado para que lo firmara», relata Bitxori Barcina. «Puede haber hecho las prácticas, no digo que no, pero no puedo firmar un certificado sin saber si es así. No tengo constancia de que haya hecho prácticas a las órdenes de un juez-árbitro principal, en cuadro y sillas. No voy en contra de nadie y no quiero líos, pero me pedían algo que, éticamente, no podía firmar y no solo como juez-árbitro sino como presidenta del Comité de Árbitros de Castilla y León», argumenta.

El presidente Toribio le explicó a Bitxori Barcina que habría una nueva presidenta del comité, Andrea Fernández, quien posteriormente llamó a Barcina y al otro juez- árbitro, Enrique López, para decirles que contaba con ellos. «No me entraba en la cabeza. ¿Me echáis y ahora me queréis de nuevo, pero no como presidenta, con todo el currículum y el nivel que tengo como árbitro? ¿Ahora tengo que estar de adjunta?», se pregunta Barcina.

Santiago Toribio afirma que su hijo Fran había hecho las prácticas «con suficiente antelación». «Me dijo que iba a hacer un listado para que lo firmase Bitxori. La llamé y le dije que mi hijo le iba a mandar lo de las prácticas. Me dijo ‘no lo voy a firmar’. Le pregunté por qué y me dijo que porque no estaba de presidenta cuando las había hecho. El anterior presidente le ha debido firmar, aunque tampoco lo sé».

José Catón corrobora que fue el exmandatario Juan Ignacio Hernández y «el anterior director deportivo, Rubén Monzón» los que corroboraron las prácticas. «Monzón está sancionado durante cuatro meses por una denuncia que se produjo este año a petición mía», añade el dueño de Padeld10z, quien relata otras irregularidades como la falta de titulación de una entrenadora o una fiesta previa a una competición. «Lo denuncié en la asamblea, pero acabaron culpando a las menores. Aquí el que levanta la voz es el enemigo público número 1».

Santiago Toribio busca calmar la marejada tras el nombramiento de su hijo: «No quiero polémicas, pero si vemos que se dice algo falso, tomaremos las medidas que haya que tomar», avisa.

Temas

Pádel

Fotos

Vídeos