Fútbol Americano

En El Cairo, jóvenes egipcias se aficionan al fútbol americano

En El Cairo, jóvenes egipcias se aficionan al fútbol americano

En noviembre de 2016 se crearon los tres primeros equipos femeninos en Egipto, donde hay ya «700 jugadores federados, entre chicos y chicas»

PASSANT REFAATEl Cairo

Las jóvenes egipcias que dan saltos en el césped de un estadio de El Cairo en este sábado primaveral no están ahí para animar a los chicos, sino para disputar un partido de fútbol americano. La primera vez que oyó hablar de ese deporte por una de sus amigas, Habiba Mahmud, una de las jugadoras, quedó desconcertada al pensar en la violencia de los choques. Pero ahora, la chica de 19 años juega al flag football, una variante del fútbol americano donde no hay placajes.

En esta modalidad, para detener a un adversario, basta con arrancar la bandera que pende de su cintura. En el campo, dos equipos de siete jugadores se disputan el balón, frente a los 11 del fútbol americano clásico. «Cuando dije en mi casa que quería hacer fútbol americano, mi padre y mi madre me dijeron: '¿Cómo puede ser?'», recuerda Habiba, que lleva un pañuelo colorido en el pelo.

En la conservadora sociedad egipcia, este deporte es una práctica muy rara entre las mujeres. Incluso en Estados Unidos, donde también hay equipos femeninos, el fútbol americano es, sobre todo, una actividad para los hombres. «Estoy muy feliz haciendo este deporte que me ha enseñado mucho sobre la familia y el trabajo en equipo», asegura Habiba, que viste la camiseta verde con un relámpago amarillo de su equipo, las «Gezira Thunders» (»Los truenos de Gezira»).

Su compañera Yara Tawheed, de 20 años, ocupa el puesto clave de «quarterback» y es, por tanto, la encargada de dirigir los ataques. «Mis amigos pensaban que era un deporte violento, pero no es así, y cuando vinieron a ver el partido, les gustó mucho», dice Yara, para quien el «nivel de violencia de ese deporte es parecido al del ballet».

«Cuando dije en mi casa que quería hacer fútbol americano, mi padre y mi madre me dijeron: '¿Cómo puede ser?'» Habiba Mahmud

Alia Haytham, una joven de 22 años que estudia en la universidad estadounidense de El Cairo, prefiere la versión clásica del fútbol americano y espera poder practicarla algún día para liberar su energía y su fuerza. «Pero no me impide divertirme con el flag football», dice.

Los hombres introdujeron el fútbol americano en Egipto en 2007, explica Asmaa Marie, responsable de las relaciones públicas para la Federación Egipcia de Fútbol Americano. Y en noviembre de 2016 se crearon los tres primeros equipos femeninos, añade. «Hoy en día, la federación gestiona ocho equipos de chicos y ocho de chicas, y tenemos 700 jugadores federados, entre chicos y chicas», dice Marie. Aunque todos los equipos están actualmente en El Cairo, la federación quiere promover el deporte en todo el país.

La joven Asmaa Marie, que también es jugadora, asegura que ese deporte la «ayudó a controlar [su] cólera y a liberar [su] estrés». El estadounidense Matthew Kershey, entrenador de los «Hell Hounds» (»Los perros del infierno») se alegra de tener un equipo de jóvenes extremadamente motividas. «Cuando uno ve lo mucho que trabajan esas chicas, creo que admira el esfuerzo que hacen», dice este treintañero, que también es jugador. El año pasado, el equipo de los «Cairo Warriors» (Los guerreros de El Cairo) afrontó un cuadro marroquí y participó en un torneo en Estados Unidos a comienzos de año.

En Maadi, un barrio distinguido del sur de la capital egipcia, donde las mujeres juegan cada fin de semana, las gradas del estadio no están llenas, y la mayoría de los asistentes son amigos o parientes de las jugadoras. Pero Marie piensa que «la popularidad del deporte en Egipto superará la de otros muchos deportes colectivos como el voleibol y el balonmano». «La comunidad del fútbol americano en Egipto ha crecido», dice. «Tenemos la impresión de conocernos todos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos