hockey

El internacional que llegó del hielo

El internacional que llegó del hielo
/ Santiago Bellido
  • José Pascual participó en el primer equipo de hockey sobre hielo en Valladolid y disputó dos encuentros con la selección española antes de vincularse al origen del Club Patín en Línea Valladolid (CPLV)

La increíble trayectoria del Club Patín en Línea Valladolid (CPLV) en este poco más de cuarto de siglo de existencia es evidente que se sustentó en una persona, Ángel Ruiz; en una idea, un proyecto, y luego en el trabajo constante de muchos amigos que pusieron las bases para que este club sea uno de los más laureados del panorama vallisoletano a nivel nacional. Los números así lo destacan: dos Copas de Europa, siete Copas del Rey, tres Copas de la Reina, cuatro ligas élite masculina y seis femenina y 26 campeonatos de España en todas las categorías. Detrás de este club ya no solo está ‘el de la barba’, hay muchos más… Por arriba y por abajo.

Si primero fue jugar en la calle y en los parques, luego en un polideportivo compartido (Los Cerros), ahora ya disponen de una instalación en exclusiva para entrenar y jugar: Canterac. Todo fue ir ganando hitos. En 1996, se embarcan en montar el I Trofeo Hockey Línea Ciudad de Valladolid y ese mismo año en la organización del Campeonato de España sénior. En 1998, dan cabida al Campeonato de España femenino y en esas fechas arrancan las ligas regionales de Castilla y León y su trabajo con escuelas y en el deporte escolar, uno de los éxitos básicos que sustentan este club al sumar a muchos niños a la causa.

En 2003, el equipo infantil logra la medalla de oro en el Campeonato de España infantil; en 2005, el CPLV obtiene la primera victoria en la Copa del Rey disputada en Valladolid, y en 2007, el equipo absoluto se alza con el campeonato de liga. El remate viene en 2010 y 2011, en Anglet (Francia) y en Valladolid, con la consecución de las dos Copas de Europa de clubes que tienen en su poder. En cartera ya, la organización del próximo europeo de hockey línea que se celebrará en Valladolid del 2 al 5 de marzo. El CPLV es ya un club elogiado en la ciudad y a nivel nacional. Pero todo el patín (tradicional, hielo o línea) tuvo un comienzo…

A mediados de 1950, el Águilas, Lourdes y San José disputaron el primer campeonato de hockey en la modalidad tradicional de patines (cuatro ruedas). En 1957, precisamente el Águilas participó el nacional. Sin embargo, hasta la década de los noventa no regresa esta modalidad con el Club Patín Valladolid vinculado a la instalación de San Pío inaugurada el 24 de mayo de 1995.

José Pascual (Santander, 1955) tenía 17 años cuando comenzó a practicar patinaje sobre hielo, primero únicamente como ocio. En 1972 se fundó el Club Hielo Valladolid vinculado a una pista pequeñita no reglamentaria que existía en la Feria de Muestras y allí que se sumó este vallisoletano de adopción con varios amigos como Javier Velasco, Agustín Ortega, Alonso Benito, Miguel González o los hermanos Ribado, que también eran de los asiduos a esa pista. El patinaje sobre hielo en España estaba dando sus primeros pasos y había muy pocos federados. «Existía un club en Madrid, otro en Puigcerdá, salimos luego nosotros y precisamente luego fuimos a inaugurar varias pistas de hielo en San Sebastián, Jaca o Barcelona», dice José. De esta forma, se logró hacer una pequeña liga en forma de Campeonato de España. El club vallisoletano, vinculado a los propietarios de la instalación de hielo, en un momento dado apostó por traer un exjugador francés, un entrenador de nombre Patrick, que fue quien aportó las primeras enseñanzas. Era un deporte incipiente, duro, «de mucho contacto físico, aunque se jugaba sin casco», y en el que las primeras protecciones «eran revistas enrolladas en las piernas».

De aquel equipo vallisoletano, dos jugadores llegaron a participar como seleccionados en el combinado español en dos partidos ante equipos franceses disputados en San Sebastián. Fueron el difunto Javier Velasco y José Pascual, los dos primeros internacionales vallisoletanos de este deporte de clara raíz canadiense.

 La pista y el club sobre hielo apenas pervivieron cuatro años. Quizá ante la escasa rentabilidad, los propietarios decidieron cerrarlos y con ello concluir con una pista de hielo en Valladolid hasta la apertura en fechas recientes del CDO Covaresa. Sin embargo, José Pascual ya había conocido a través de las películas americanas el patín en línea y se había hecho con unos, a la vez que con un palo de golf y un stick de hockey, y con sus hijos jugaba en la parcela de hierba de su casa. En Santander vio a un grupo de chicos que practicaban el hockey línea y les preguntó. Hay un chico que lo está organizando en Valladolid, le contestaron.

Ese joven de apenas 20 años era Ángel Ruiz, que también en un primer momento utilizaba la calle y cualquier explanada para disputar partidillos. Cuando José, de profesión médico de Atención Primaria, entabló conversación con Ángel y le dijo que quería participar, este le preguntó por su edad: «Tengo cuarenta años –le dije–. Casi le da un patatús».

En octubre de 1995 nace el Club Patinaje en Línea Valladolid que tiene en el equipo de los Tiburones a sus fundadores y precursores. En él aparecían Jose Pascual e hijos, de 11 y 9 años (Javier e Ignacio), Javier Colias, Gonzalo Dierksmeier, David y Javier Ruiz, los Mazuelas, los Hansen, Ángel, Rufo y Javier… Esa fue la semilla.

Compartiendo polideportivo con el Club Patín Valladolid, el CPLV hace de Los Cerros, en un primer momento, su gran bastión: «Era una instalación pequeñita, de reducidas dimensiones, en la que nos defendíamos bien», dice José, que estuvo jugando desde los 40 hasta los 50 años: «La época que más me ha llenado como deportista». José, a medida que pasaba el tiempo, veía que los más jóvenes le pasaban por la derecha: «Yo era un 486 y ellos un Pentium». Así que, además de echar una mano en los desplazamientos, cedió el testigo a sus hijos en la práctica activa. De ellos, Ignacio también fue el primer internacional aunque ya con la selección española de hockey línea. Ignacio (Nacho), junto a Mariano González (Nanete), participó en el Mundial de 2003 en la República Checa y luego, en 2004, en el de Canadá. A partir de ahí, el CPLV ha sumado medio centenar de jugadores internacionales. Los últimos, Olmo Ercilla, Marcos Pérez, Guille Ordax, Juan Escudero, Rodrigo Enríquez y, entre las féminas, Laura y Carlota Alvarado y Alicia González...Una historia de hockey. Desde el hielo hasta la línea.