fútbol americano

Los Patriots y Tom Brady le recuerdan a Donald Trump el ‘Yes we can’

video

Tom Brady levanta el trofeo Vince Lombardi. / Afp

  • El equipo de New England logró una remontada histórica como ya hicieron hace unos meses los Chicago Cubs en la final de beisbol y los Cleveland en la NBA

El deporte en Estados Unidos se está acostumbrando a las remontadas históricas. Pasó en la NBA, pasó en el beisbol y ha pasado en el fútbol americano. Los New England Patriots se consagraron como un equipo de leyenda de la NFL al conseguir el quinto título de campeones de la Super Bowl, tras conseguir el triunfo en la edición número 51 y protagonizar la mayor remontada de la historia. El equipo liderado por Tom Brady perdía por 25 puntos (28-3) cuando ya se habían disputado tres cuartos, pero los Patriots firmaron un último cuarto espectacular para forzar la prórroga y acabar ganando a los Falcons por 34-28.

La remontada de los Patriots fue tan histórica, que ni el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, creía en ella. Trump, que había pronosticado la victoria del equipo de Tom Brady –que siempre ha sido uno de los deportistas que ha apoyado al recién elegido presidente de los Estados Unidos- se marchó de una fiesta en la que se encontraba en un club de Florida viendo el partido tras ver que a falta de un cuarto ‘su’ equipo tenía una desventaja de 25 puntos. Pero tras un último cuarto histórico en el que remontaron 25 puntos, los Patriots se llevaron la Super Bowl, liderados por Tom Brady. El quarterback, de 39 años, completó 43 de 62 envíos para sumar 466 yardas y se convirtió en el director de juego con más títulos de la NFL, los mismos que su equipo, que ya es el más laureado de la historia del deporte.

Fin a 108 años de sequía

Meses atrás, días antes de la victoria de Donald Trump en las elecciones a la presidencia de Estados Unidos, otro equipo, los Chicago Cubs, volvieron a hacer bueno el eslogan que llevó a la presidencia a Barack Obama: ‘Yes we can’. El equipo de Chicago hizo historia al ganar la Serie Mundial de béisbol ante los Cleveland Indians tras 108 años sin levantar un título y gracias a otra remontada (4-3). Los de Chicago lograron remontar la serie y además certificaron el título a domicilio, en el estadio de los Indians de Cleveland (Ohio).

La hazaña de los Cubs fue tan grande que muy pocos creían en ella, ya que tras perder 3-1 en la serie, lograron ganar tres partidos consecutivos con los que ponían fin a la mayor sequía de títulos de un equipo profesional de béisbol. El título fue celebrado incluso por Barack Obama, que inició su carrera política en Chicago: “Ha ocurrido: los Cubs han ganado la Serie Mundial. Incluso los del sur [de Chicago] creemos en este cambio”, escribió el entonces presidente de los Estados Unidos en Twitter. En pleno proceso electoral, la directora de campaña de Donald Trump, ironizó al afirmar que la victoria de los Cubs era una prueba de que Trump también podría ganar las elecciones: dos victorias no previstas que sorprenderían a todo el mundo. Algo en lo que no creyó esta pasada madrugada con los Patriots.

Remontada de los Cavaliers

La otra gran remontada en el deporte americano, y la primera cronológicamente, la protagonizaron los Cleveland Cavaliers de LeBron James. Los Warriors de Stephen Curry tenían todo a favor para llevarse el anillo de la NBA. Habían firmado una racha de 73 victorias y 9 derrotas en la temporada regular, tenían en sus filas al MVP de la temporada –Curry- y mandaban en la final de la NBA por 3-1. Pero entonces ocurrió la proeza.

Los Cavaliers, liderados por el que sería nombrado MVP de la final, LeBron James, firmaron una remontada histórica y ganaron tres partidos consecutivos para llevarse el título. Los Cavaliers acabaron además con una maldición de Cleveland que llevaba 52 años sin títulos profesionales y puso fin a una temporada que podría haber sido histórica de los Warriors, tras su récord en la temporada regular (7-9). Ya lo dijo Michael Jordan a sus compañeros en 1996 al acabar la histórica fase regular: "Este récord de 72-10, si no ganamos el anillo, no sirve de nada". Los Bulls lo lograron, pero los Warriors, no.