ATLETISMO

Álvaro de Arriba: «Lograr una medalla internacional en un campeonato es un objetivo, no un sueño»

Álvaro de Arriba posa con la camiseta del FCBarcelona.
Álvaro de Arriba posa con la camiseta del FCBarcelona. / MANUEL LAYA
  • El atleta salmantino, tras estar en los Juegos de Rio, el Mundial de Portland y ser séptimo de Europa en los 800 metros, se prepara en Sierra Nevada para el 2017

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

El gran nombre propio del deporte salmantino en 2016, Álvaro de Arriba, abre el 2017 con la ilusión de seguir creciendo como atleta. Fue campeón de España absoluto de 800 metros por primera vez en su carrera al aire libre pero sobre todo el 2016 fue inolvidable por las competiciones internacionales: su primer Mundial de pista cubierta en Portland (Estados Unidos), su primer Campeonato de Europa al aire libre en el que además fue finalista y séptimo o, sin duda, su presencia en los Juegos de Rio en los que se quedó a un paso de entrar en las semifinales. Sin olvidar la mejor marca nacional de todos los tiempos en los 500 metros en pista cubierta. Y todo ello con apenas 22 años. El pupilo de Juan Carlos Fuentes, que ha fichado este curso por el FC Barcelona en competiciones nacionales y sigue con Nike en las internacionales, ya está inmerso en la preparación de otra ilusionante campaña. Acaba de terminar la concentración de la Federación de mediofondo y ayer mismo se fue al Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada para entrenar en altitud (2.300 metros). Será hasta el 22 de enero y luego bajará a Punta Umbría (Huelva) a transferir los beneficios de la montaña al nivel del mar, donde entrenará con Kevin López, el récordman nacional de 800.

Terminó un año mágico para Álvaro de Arriba, en el que ha pasado de ser una firme promesa a una gran realidad. ¿No le da algo de pena de que haya terminado ya el 2016?

–Sí, no te voy a engañar, claro que me da un poco de pena porque ha sido un año tan bueno que dices que con todo lo que he vivido... Ha sido un año redondo. No quieres que acabe porque ha sido un año olímpico y siempre es especial pero también tengo ganas de este 2017 para empezar a intentar conseguir los nuevos objetivos.

¿Le ha cambiado mucho el 2016 en el aspecto personal y profesional?

–A nivel personal es difícil de decir porque todo va unido. A nivel profesional, sí. Ahora puedo decir que vivo de algo que me gusta. Lo he conseguido además con la gente de siempre, con la que he llegado hasta aquí. Tengo más viajes, estoy rodeado de gente con más nivel en ciertos aspectos. Por ejemplo ahora me voy a Sierra Nevada a hacer entrenamientos específicos y me dice un atleta como Olmedo que se viene conmigo a entrenar unos días... Un atleta que hace un año yo le veía como muy grande. Lo sigue siendo para mí pero es que ahora voy a entrenar con él. Y luego me bajaré con Kevin López también... En esto sí que me ha cambiado el 2016, he aprendido muchísimo en lo deportivo. Yen lo personal, viajar tanto te enseña muchísimo.

¿Se puede quedar solo con una cosa de todo lo vivido en el 2016?

–Es complicado... Me hizo mucha ilusión el Mundial de pista cubierta, estar entre las mejores 11 marcas del mundo; estar en los Juegos a mi edad es increíble, pero si tuviera que quedarme con algo sería con el Campeonato de Europa. Con el nivel que hay en Europa, a ser séptimo le doy mucho valor por el gran nivel que hubo en la final como luego se demostró en los Juegos Olímpicos. Quizá no me vuelva a salir nunca lo de ser séptimo de Europa... aunque yo espero que sí o incluso mejor. Eso es lo que me llevó por ejemplo a firmar por Nike o el FCBarcelona más que los Juegos.

–¿Hubo algo 'malo'?

–Siempre hay cosas que mejorar. Creemos -Álvaro siempre habla en plural para referirse a su entrenador y a él mismo- que nuestra temporada sí que tenía una mejor marca que con la que la cerramos (1:45:93, la que le llevó al Europeo y los Juegos). Sí que tenía una marca mejor en las piernas, lo decían los entrenamientos. Eso sí, salieron los campeonatos. Quizá podía haber estado un poco mejor en los Juegos, pero es que no me puedo quejar de nada. Además las lesiones también me respetaron porque los problemas que surgieron se han solucionado bien.

¿Cómo es la sensación de competir con los mejores de igual a igual?

–Es una sensación que todavía no me acabo de creer, solo a veces. Sigo como en una nube. Estar en la cámara de llamadas con gente como Adam Kszczot o Amel Tuka... Sigo pensando que soy una gota muy pequeña a su lado y quiero intentar demostrar en el futuro que puedo no solo llegar ahí sino mantenerme o incluso poder ganarles alguna vez. Nadie me ha puesto mala cara al estar ahí con ellos, te respetan. Ellos tienen los mismos nervios que tú, son iguales que tú y todos tienen sus manías.

¿Cómo se prepara un 2017 habiendo tenido un 2016 tan bueno? Hay deportistas a los que el éxito no les ha sentado bien al año siguiente.

–Me lo planteo con más ganas aún. En nuestra cabeza siempre ha estado ir paso a paso, con tranquilidad. Todo ha salido con trabajo y sin meternos presión. El año anterior hablábamos de los Juegos y estuvimos allí, pero si no hubiera llegado no habría pasado nada. Este año queremos mejorar en puestos en campeonatos internacionales y lograr una mejor marca. Ya trabajamos con las marcas en las que queremos estar en dos o tres años. No se nos acaban los retos en unos Juegos, todavía me están puliendo. No he dado el 100% todavía, igual el 85% o el 90% de lo que soy como atleta. Si las lesiones me respetan, hay Álvaro para mucho tiempo.

¿Tiene algún objetivo de marca para esta temporada?

–No, queremos estar en las mínimas internacionales para estar en los campeonatos, bajar la marca que tenemos.

¿Y la Diamond League?

–Queremos estar en alguna este año por el hecho de mejorar la marca. Tenemos en mente Roma, que es el mismo organizador que el meeting de Roveretto. Pero es complicado porque en el 800 porque solo están los ocho mejores del mundo.

¿Tienen en mente ya los Juegos de Tokio 2020?

–Vamos a ir trabajando año a año. Tenemos prevista la mejor marca personal para este año o el anterior y buscar la mejor forma posible para Tokio. A partir de ahí cambiaremos el chip y nos pasaremos el 1.500.

¿Con qué sueña Álvaro de Arriba?

–Cuando antes me hacían esa pregunta siempre decía que estar en unos Juegos. Ahora ya no sabría qué decir. Pero sí sé lo que quiero conseguir y la ambición que tengo:conseguir una medalla internacional no es un sueño, es un objetivo que me planteo para sentirme bien conmigo mismo. Y, por qué no, atacar algún día el récord de España de Kevin López.

El haber tenido un año tan bueno le ha garantizado una estabilidad económica para los próximos años y eso a día de hoy es una tranquilidad para un atleta.

–Sí. Por ejemplo, el otro día me llegaron las becas podium para jóvenes del COE y Telefónica para preparar Tokyo 2020. Son 13.000 euros al año que ayudan a lo que ya hay. Ahora mismo vivo del atletismo.

¿Se siente el abanderado actual del atletismo salmantino?

–Hay muchos atletas y jóvenes que lo están haciendo muy bien. Yo a cada sitio que voy digo que soy salmantino con mucho orgullo, no lo oculto, siempre que puedo lo digo.

Por último, un olímpico ya no tendrá que pagar por entrenar en la pista cubierta de Salamanca, ¿no?

–Bueno... Ahora mismo sigo pagando cada vez que voy a entrenar en ella. Sí que es cierto que nos han dicho que nos lo devolverán pero cada vez que entreno allí tengo que pagar.