A por el reto de la San Silvestre

vídeo

Varios niños en uno de los ejercicios de calentamiento. / Marta Moras

  • Cerca de 200 niños han preparado esta mañana la prueba atlética por excelencia de Palencia en la pista exterior del Campo de la Juventud

La pista exterior de atletismo del Campo de la Juventud fue el escenario ideal para los casi doscientos niños que decidieron acercarse esta mañana a la instalación deportiva. El Club Atletismo Puentecillas había organizado una quedada para preparar la San Silvestre, que se disputa el próximo sábado por las calles de la capital. La actividad, que estaba abierta a todos los deportistas, pertenecieran o no al club, arrancó a las 12:30 horas aproximadamente con una foto de familia.

Fotos

  • Quedada para preparar la San Silvestre

«El objetivo de lo que estamos haciendo hoy es que los niños rueden un poco antes del día 31. Nosotros les hemos dado las vacaciones de Navidad el día 21, y si vienen a preparar la carrera aquí conseguimos que no estén parados hasta el día de la prueba», explicó esta mañana Elena Caballero responsable del Club Puentecillas.

Los niños han disfrutado esta mañana de una jornada soleada, la temperatura ha acompañado y a alguno le ha tocado sudar mucho. Con los niños divididos en seis grupos según su categoría, varios monitores del Puentecillas dieron instrucciones a sus deportistas para empezar el calentamiento. Para los más pequeños se habían preparado una serie de juegos que les ayudaron a activarse. Entre saltos, carreras suaves y demás ejercicios los atletas se desplazaron hasta el tartán. Dejaron atrás la hierba del centro y se mudaron al exterior, a una pista de atletismo que estrenaron los más pequeños. En un particular simulacro de carrera, los prebenjamines cubrieron una distancia de 200 metros, mientras que los más mayores dieron tres vueltas al trazado de 400 metros.

La jornada, que es el tercer año que se celebra, acabó con los atletas estirando en las inmediaciones de las gradas. El Puentecillas también aprovechó el día para repartir los dorsales de la San Silvestre a sus corredores, y así evitar grandes colas el mismo día de la prueba.