El Norte de Castilla

Idaira Prieto, durante una prueba en las pistas de atletismo Antonio Prieto.
Idaira Prieto, durante una prueba en las pistas de atletismo Antonio Prieto. / El Norte

«Es el premio a un intenso trabajo»

  • atletismo

  • Tras destacar en Alcobendas, Idaira Prieto tiene la intención de «hacer un gran campeonato» el próximo 11 de diciembre en Italia

El atletismo corre (y vaya si corre) por sus venas. Lleva en su cuerpo los genes competitivos de una deportista ganadora, de una luchadora; esos que llevan impregnados los grandes campeones. Hija de Antonio Prieto (que además es su entrenador), Idaira Prieto (Segovia, 17 de agosto de 1997), es uno de los nombres propios del deporte segoviano.

La atleta del CAS Ciudad de Segovia y del CETA viene de ser una de las premiadas en la pasada gala regional de atletismo (otro motivo de satisfacción) y de destacar en dos pruebas relevantes en el calendario de campo a través, Atapuerca y Alcobendas (en esta última fue la segunda clasificada) y sus carreras no han pasado desapercibidas.

La segoviana ha sido convocada para representar a España en la categoría júnior en el Campeonato de Europa de Cros que tendrá lugar en la localidad italiana de Chia el próximo 11 de diciembre. Siempre es un motivo de orgullo y satisfacción, pero en esta ocasión Idaira Prieto era consciente de sus posibilidades. No le ha pillado tan de sopetón esta llamada. «Había preparado en condiciones la prueba y era parte del objetivo de la temporada», dijo.

Sabía que tenía sus opciones de volver a estar con España, y más cuando en Alcobendas entró en meta y se fundió en un abrazo con la que había sido la vencedora, Lucía Rodríguez, en una de las imágenes de esa jornada. «Habíamos trabajado duro para ello y aquí está el premio. Me hace mucha ilusión volver a representar a España», dijo.

Es la segunda vez que llega a la internacionalidad. Ya formó parte del equipo nacional el año pasado, esta vez en el Europeo que tuvo lugar en Francia. Y está preparada, física y mentalmente. Ha madurado, ha adquirido experiencia, confianza, ganas, ilusión...

Queda poner la guinda al pastel. «Intentaré hacer un buen campeonato, dar el máximo y para mí ya estaría bien terminar entre las 15 o 20 primeras», dijo. ¿Y si logra una medalla? «Eso ya son palabras mayores; ojalá... Será complicado porque hay mucho nivel, aunque creo que llevamos un buen equipo; no sé, ya veremos a ver qué pasa», apuntó.

«Un lujo» en casa

Antonio Prieto cuida de la preparación y la carrera deportiva de su hija. «Para mí es un lujo tenerle a mi lado, tanto en casa como en las pistas; me transmite seguridad y me da mucha fuerza y ánimos. Sabe qué es lo mejor para mí. La verdad es que son unos cuantos años juntos y lo llevamos bastante bien. Mi padre trabaja en Madrid, así que lo tenemos bastante fácil en ese sentido», dijo la atleta, que ya toma buena nota, gracias a las nuevas tecnologías, de cómo es el circuito.

Confiesa que hasta el año pasado no había pensado seriamente en el cros. «Sinceramente, no me gustaba mucho porque se me hacía largo y duro, pero fue precisamente mi padre el que me dijo que estaba preparada para ello y que había que intentarlo, y la verdad es que tenía razón. Me gusta correr por el campo, me gusta el ambiente, la gente... pero también me gusta correr en pista al aire libre. No sabría decirte con cuál de las dos me quedo; posiblemente con las dos».

Especialista en pruebas como los 800 m. y los 1.500 m, ahora también despunta en el campo a través. No es el único cambio. La segoviana se encuentra ahora en Madrid, preparando otra carrera que no está en las pistas; esta es de Fisioterapia, una carrera que está ligada al mundo del deporte. «A veces no es fácil compaginar los estudios con el deporte, pero es cuestión de organizarse y también cuento con la importante ayuda de mis compañeros».