El Norte de Castilla

fotogalería

Ana Pérez posa en el balón del Ayuntamiento. / Henar Sastre

Atletismo

Doble cumpleaños en el CAV

  • El Club Atletismo Valladolid celebra sus 50 años de existencia y Ana Pérez, sus 40 años en la entidad

Decía el tango que 20 años no son nada, y quizás tenía razón, pero 50 ya son palabras mayores. Y este medio siglo es que el celebra con todos los honores, y más joven que nunca, el Club Atletismo Valladolid, un auténtico referente del atletismo local y uno de los más antiguos de España. Más de 5.000 atletas han pasado por sus filas a lo largo de estos 50 años, con mayor o menor fortuna, pero siempre con la ilusión de defender los colores del club y, sobre todo, con el sentimiento de haber formado parte de una familia.

Y Ana Pérez Carnicero (Valladolid, 1958) representa prácticamente estas cinco décadas de atletismo vallisoletano, primero como deportista, luego como atleta de élite, más tarde como entrenadora y ya en los últimos tiempos como presidenta, sin dejar nunca el chándal de entrenadora. Lo ha sido todo en el Club Atletismo Valladolid, que no se entendería sin su eterna sonrisa y su omnipresencia en todos los eventos atlético en la capital del Pisuerga. «Llevo en el club desde 1976... y si me pongo a hacer cuentas son... solo 40 años».

Y en todo este tiempo, el club ha cambiado muchísimo: «Empezó como Sección Femenina, para después independizarse y denominarse Medina, Medina BIM, Talleres Senovilla, CAV, Tintoretto y nuevamente Club Atletismo Valladolid... y espero no haberme dejado a ninguno por el camino, porque son muchos años».

El CAV siempre se ha caracterizado esencialmente por ser un club femenino, algo que ha cambiado en los últimos años. «En realidad, como venía de la antigua Sección Femenina, se mantuvo así los primeros años, pero desde 1983... ¡que ya ha llovido!... comenzaron a apuntarse también chicos.

Quizás en aquellos años ochenta y principios de los noventa es cuando el atletismo de Valladolid alcanzó un gran auge debido también en parte al tirón de Barcelona 1992. «Creo que sería más acertado decir que las generaciones de atletas de finales de los 70 fueron muy buenas, se formaron de manera distintas y ofrecieron un grandísimo rendimiento, no sé si animadas por Barcelona-92, porque ciertamente al CAV no le llegó el dinero del 92...»

El atletismo ha sido el centro de su vida. Empezó con seis años a practicarlo, llegó a ser atleta de élite en pruebas combinadas, una especialidad durísima y compleja, donde su cruz era el lanzamiento de peso. «Pero donde se me daba muy bien la altura, los 800, las vallas y el salto de longitud». Después dio el salto a la formación como entrenadora, compartiendo las labores de presidenta. «Cuando me llegó el momento de dejar el atletismo activo, ya llevaba varios años entrenando en colegios. Sinceramente, es duro ver a otras compañeras que continúan compitiendo y tú debes dejarlo, pero el hecho de estar formado a otros jóvenes atletas me ayudó mucho, ya que no me desenganchaba del atletismo».

Lo que no ha abandonado en ningún momento ha sido el chándal, sin lugar a dudas su vestimenta preferida: «Es una prenda muy cómoda, y además es mi traje de faena. Ciertamente, me he pasado más de media vida en chándal y me gusta». Y ciertamente, Ana Pérez ha vivido por y para el atletismo, ya bien sea en la pista como atleta; en la grada, como entrenadora, o incluso en los despachos federativos o como presidenta de un club que ha alcanzado una longevidad a prueba de bombas. «No hay ningún secreto en esta longevidad del club, simplemente la constancia, el trabajo diario y un equipo extraordinario de personas que se dejan la piel día a día por el club, porque creen en lo que hacen».

Y así, el Club Atletismo Valladolid está compuesto en la actualidad por cerca de 400 chicos y chicas de todas las edades, desde los veteranos hasta los prebenjamines, y cuenta con 10 entrenadores.

‘Sus’ pistas

Lo único que no posee el club es un lugar popio de entrenamiento. «Bueno... en realidad siempre hemos considerado las pistas de Río Esgueva, antiguamente las denominadas pistas del cementerio, como nuestras, nos hemos identificado con ellas quizás porque no había otras....». Yhablando de aquellas pistas de ceniza del cementerio, a Ana Pérez se le iluminan más los ojos como si le viniesen a la mente todos esos años «que fueron muy gratificantes, con historias de viajes, de ‘¡cuidado que viene Félix!’, de éxitos y también de decepciones, pero muy bonitos de vivir y disfrutar. Seguro que en la cena de la gala volveremos a recordar los viejos tiempos».

Ya más aferrados a la actualidad, el Club Atlético Valladolid, que hoy celebra su quincuagésimo cumpleaños, dispone de un presupuesto que ronda los 100.000 euros, pero que evidentemente se queda corto para las necesidades de todos sus componentes y sus actividades. «Somos el club con el presupuesto más bajo de toda la División de Honor y todo el club trabaja para ayudar a captar fondos». Y es que una obsesión del CAV a lo largo de todos estos años es superar los logros conseguidos el año anterior. «Esa es la meta de nuestro club, conquistar títulos en todas las categorías y mejorar los resultados del año anterior. Pero también disfrutar con el atletismo, porque es divertido. Por ello animo a todos los chavales que quieran probar es te deporte con nosotros. Seguro que se enganchan al CAV».

Hoy, a las 18:30, en el centro de congresos Conde Ansúrez, celebrará el Club Atletismo Valladolid su gala anual.