El Norte de Castilla

Carolina García posa con sus medallas en las pistas de atletismo Antonio Prieto.
Carolina García posa con sus medallas en las pistas de atletismo Antonio Prieto. / Antonio de Torre

atletismo

«Ha sido un año de ensueño»

  • Carolina García, que logró cuatro medallas en el mundial de atletismo de veteranos en Australia, asegura que ha aprendido y disfrutado mucho de esta experiencia

Ha sido campeona de España; también de Europa, y como no hay dos sin tres, ahora ya puede decir que es campeona del mundo (y subcampeona, que se trajo de Australia otras tres medallas de plata). Son razones poderosas para estar contenta, feliz, satisfecha. «Ha sido un año perfecto, de ensueño», comentó la atleta segoviana (CA Valladolid). «El que abandona no gana». Es una de las frases que publicó en las redes sociales. Cierta. No abandonó y ganó.

Y eso que al principio sopesó la idea de no acudir a esta cita mundialista de veteranos. «Nosotros, los atletas veteranos tenemos nuestra vida, nuestra rutina, nuestro trabajo y familias... Muchas veces no se puede compaginar, son muchos días fuera y también era una competición que me pillaba fuera de temporada. Por so estuve sopesando la idea de no acudir a estos campeonatos», dijo la atleta.

La familia fue un apoyo fundamental en su decisión. «Tengo la suerte de que mi marido, que ha sido deportista, me dijo que adelante. Tener ese apoyo ha sido muy importante porque me permitió ir con mayor tranquilidad, sabiendo que todo estaba bien en casa y en el trabajo. Fue el motivo por el que decidí acudir». Y ha sido una experiencia «única. He disfrutado y ha aprendido mucho. Me siento una privilegiada; he tenido mucha suerte de tener esta oportunidad. La familia entiende que esto es una cosa que te gusta, que te hace feliz y te apoyan en todo», comentó.

No resulta fácil compaginar la vida deportiva con la vida laborar y familiar. «Pero es como hacer un puzzle e intentar que todo esté cuadrado. Si te organizas y le das la prioridad que precisa, se saca tiempo».

Llegó de Australia el pasado lunes por la tarde noche «y lo primero que hice fue estar con mi marido y con los niños. Lo celebramos con una cena en casa». Y al día siguiente, martes, al trabajo. A tope ya. Trabajo, niños al cole y vida cotidiana al cien por cien.

Aunque han pasado algunos días, tiene grabada en su memoria como si fuera ayer la carrera en la que se proclamó campeona del mundo de los 200. «Fue una final de infarto hasta el último centímetro. Mi primera visión es que había ganado, pero estábamos tan cerca... Cuando me dijeron que había sido la primera, sentí ganas de llorar. Ese sueño que tenía de subir a lo más alto del cajón se había cumplido».

Y esa emoción de trasladó también al podio. «Estar ahí, escuchar el himno de España, la alegría de tus compañeros, el aplauso de la gente... Es una sensación única», relata.

No es su único reto. Ya piensa también en el Mundial de Corea. Sigue vivo ese gusanillo del deporte. «Volver a entrenar, ahora de veteranas, fue un poco de casualidad porque me encontré a un entrenador cuando vivíamos en Oviedo que me animó a seguir. A mí también me parecía una locura, pero empecé a entrenar a la hora del comedor, cuando los niños estaban en el colegio y me sentí bien. También me encontré un ambiente increíble, un entorno positivo, con gente muy maja, y eso también anima. Se junta todo. Los atletas veteranos hacemos lo que podemos porque todos tenemos nuestras familias, nuestros trabajos... Ya no hay rivalidad; cuando una gana o hace una marca personal, todos nos alegramos».

El capítulo de agradecimientos es extenso, pero la atleta segoviana no quiere dejar pasar la ocasión de tener un recuerdo muy especial «para Manrique y Ana, del Cas Ciudad de Segovia, «club del que salí y gracias a ellos, que vieron un día a una niña con posibilidades, y me apoyaron en todo, puedo decir que soy campeona. Sin ellos a lo mejor no estaría aquí celebrando estos éxitos».

Carolina García será la encargada de realizar el saque de honor en el encuentro que disputará este viernes el Naturpellet Segovia y el Prone Lugo en el pabellón Pedro Delgado a las 20:30 horas.