El Norte de Castilla

ATLETISMO

El adiós por todo lo alto que quiere Rafa Iglesias

Rafa Iglesias, durante un entrenamiento en la Isla del Soto de Santa Marta.
Rafa Iglesias, durante un entrenamiento en la Isla del Soto de Santa Marta.
  • El atleta salmantino inicia en Valencia con la Media Maratón su última temporada como profesional

No podía irse así. Al menos sin intentarlo de nuevo. Era un pensamiento que rondaba su cabeza y vuelve, a sus 37 años, con más ganas que nunca para decir adiós por todo lo alto. El salmantino Rafael Iglesias, ‘Rafa’ para todos los que le admiran, pondrá en la temporada atlética 2016-2017 -que está a un paso de iniciarse- el adiós a su carrera como atleta profesional. Y todo un campeón de España de maratón en 2009 y de media maratón en 2011 o sexto de Europa en Maratón en el año 2010, no podía marcharse con el mal sabor de boca que le dejó la pasada campaña por las lesiones y contratiempos que le impidieron luchar, entre otras cosas, por estar en los Juegos Olímpicos de Río.

Así, a las órdenes de Carles Castillejo, el de Adidas se ha pasado todo el verano entrenando fuerte para la que pretende que sea una temporada que le vuelva a hacerle sentir como un atleta en toda la extensión de la palabra, un curso en el que incluso podría disputar tres maratones: la del Valencia del 20 de noviembre, la de Madrid en 2017 y, para cerrar el círculo, una última en el otoño de 2017 que pondría el punto y final a su carrera profesional, que no deportiva.

Para el primer maratón, acudirá este domingo a la ciudad del Turia para hacer el último gran test participando en la Media Maratón de Valencia -el más rápido de España, que fue además el más rápido del mundo en el año 2015-. La 26ª edición batirá todos los récords con más de 13.500 corredores, una prueba que se ha convertido en referencia gracias a que le han otorgado desde la IAAF el título de Road Race Gold. Así, estarán en Valencia nada menos que nueve atletas africanos con mejores marcas por debajo de la hora en media maratón. «La palabra que define mi estado actual es normalidad, que es la mejor sin duda», señala Rafa, que añade que «en los últimos meses he cambiado el chip en mi forma de pensar. El error del año pasado fue ponerme como meta sí o sí los 2.11 a toda costa. Las cosas no salían, te pones nervioso y los entrenamientos los terminaba agobiado...».

La temporada pasada fue un auténtico calvario para el salmantino. En el verano de 2015 inició la preparación para asaltar la mínima olímpica en Berlín pero una lesión en el gemelo le impidió estar en la cita alemana. Tampoco pudo ir en febrero ya en 2016 a Sevilla al Nacional por un inoportuno proceso vírico y semanas después, ya en abril, renunció también a intentar al menos la mínima olímpica después de acabar con malas sensaciones en el Medio Maratón de Madrid.

Por tanto, a Valencia acude a «reencontrarme conmigo mismo. Llevo sin correr un maratón desde LaCoruña (27 de abril de 2014, en el que ganó pero sin mínima europea). Los entrenamientos de ‘Casti’ están saliendo muy bien, incluso algo mejor de lo que me pide. En 35 días he hecho 975 kilómetros, no me he saltado ni un solo entrenamiento. He recuperado muy bien. Ahora mismo estoy como en una nube», dice.

El test de este fin de semana espera que sea una confirmación de lo bien que le salen los entrenamientos. «Llevo mucho tiempo sin bajar de 1.06 y quiero intentar estar en 1.05 aunque los entrenamientos me dicen que puedo hacerlo en 1.04. Ya no tengo que clasificarme para nada.He entrenado muy duro por mí, por los míos y creo que a mis 37 años todavía puedo correr bien», explica un ilusionado atleta salmantino.

Si sale como espera, el reto para el Maratón de Valencia será «intentar terminarlo en 2.13, 2.14 o 2.15, pero sobre todo con buenas sensaciones, siendo el primer español o sintiéndome fuerte simplemente».

Decisión tomada

Por último, Rafa Iglesias confiesa que «en octubre de 2017 dejo el deporte de alto nivel pase lo que pase», por eso quiere disfrutar esta última temporada al máximo porque «no me obsesiona ninguna marca en particular ni tengo que hacer ninguna mínima, solo correr y, sobre todo, disfrutar», finaliza el salmantino.