El Norte de Castilla

Héctor Franco cruza, teléfono móvil en mano, la línea de meta.
Héctor Franco cruza, teléfono móvil en mano, la línea de meta. / Antonio Tanarro

Héctor Franco triunfa en la Madrid-Segovia

  • El atleta aragonés completó los cien kilómetros de la prueba en poco más de nueve horas

La carrera Madrid-Segovia fue el escenario escogido ayer sábado por más de 600 corredores para poner a prueba sus cuerpos. Con salida a las cinco de la madrugada, por delante esperaban cien kilómetros entre la madrileña Plaza de Castilla –con las imponentes Torres Kio como testigo– y la plaza del Azoguejo, donde el Acueducto romano sirvió como marco incomparable para terminar una de las pruebas más exigentes a las que se puede enfrentar un atleta. Tuvieron suerte los corredores, ya que durante el transcurso de la carrera las temperaturas fueron agradables, con sensación incluso de frío cuando la prueba se desarrollaba por las zonas de montaña.

El primero en cruzar la línea de meta fue el atleta zaragozano Héctor Franco Omeñaca, quien en su primera participación en la Madrid-Segovia logró hacerse con la victoria. Con el dorsal número 520, imprimió un fuerte ritmo de salida que le permitió coger desde los primeros kilómetros la cabeza de carrera, logrando llegar a Cercedilla con una ventaja de más de doce minutos con respecto a sus dos inmediatos perseguidores. Fue tal alto el ritmo del aragonés, que durante buena parte de la carrera estuvo presente la posibilidad de batir el récord de la prueba, situado en 8 horas y 42 minutos. Sin embargo, en la segunda mitad del recorrido, y viendo que la opción de superar el récord se desvanecía, Franco optó por tomarse con calma el descenso hasta los pies del Acueducto.

Fue tal la bajada del ritmo del aragonés que los nervios comenzaron a rondar en la plaza del Azoguejo, al ver que el corredor no llegaba a la línea de meta en los tiempos previstos. Pero cuando apenas pasaban cuatro minutos de las dos de la tarde, y tras cumplirse las nueve horas de carrera, aparecía andando por la calle San Francisco Héctor Franco, quien con el teléfono móvil en la mano, quiso inmortalizar el momento de su llegada mientras sonaba el We are the champions de Queen y los aplausos de los curiosos agolpados frente al Acueducto. «Quería un recuerdo durante el último kilómetro porque no todos los días se gana una carrera como la Madrid-Segovia», aseguró Héctor emocionado tras cruzar la línea de meta, donde le esperaban sus hijos y demás familiares.

En segunda posición, a menos de tres minutos del vencedor de la prueba, atravesó la línea de meta Rubén Delgado Gil, quien protagonizó una gran segunda parte de la carrera. En categoría femenina, el triunfo fue para la corredora italiana Cinzia Sonsogno, con un tiempo de 11:32:12, seguida a más de media hora por Vilma Giménez.