El Norte de Castilla

La concejala de Deportes, Marian Rueda, charla con los organizadores de la prueba.
La concejala de Deportes, Marian Rueda, charla con los organizadores de la prueba. / Antonio de Torre

atletismo

La carrera Madrid-Segovia contará en esta edición con 600 atletas

  • La obligatoridad de la prueba de esfuerzo para todos los participantes y el recorte en el horario máximo para realizar este recorrido son las dos principales novedades

A las cinco de la mañana. Con la fresca, y desde la madrileña Plaza de Castilla. Es la hora de salida de una nueva edición de la carrera Madrid-Segovia por las vías pecuarias del Camino de Santiago que tendrá lugar este sábado. Una prueba de poco más de 100 kilómetros que une las dos capitales, cruzando el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, hasta llegar al incomparable marco del Acueducto. Un lujo para los organizadores.

Durante el acto de presentación, que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Segovia, la concejala de Deportes Marian Rueda dio la bienvenida a los organizadores de la prueba, antes de pasar a desgranar algunos detalles y de las novedades que va a presentar en esta edición. Una de ellas, la idea de reforzar la idea de deporte saludable, con el requerimiento de una prueba de esfuerzo para todos los participantes, sin excepciones. El año pasado ya se puso en marcha esta medida, aunque para los nuevos participantes, los que no habían completado nunca la carrera. «Esta decisión nos ha costado cierta resistencia de muchos participantes, pero creemos que este es el camino, en la línea de otros países. Nos hemos llevado algún disgusto, pero creemos que es lo más acertado», comentó Anna Giustolisi.

La otra novedad está en el recorte del horario máximo, que pasa de 24 a 21 horas. Esta medida tendrá beneficios para los voluntarios y también para el medio ambiente. «Nuestra carrera se ha caracterizado desde la primera edición por una fuerte sensibilidad medioambiental». Giustolisi destacó en esta presentación la labor de los voluntarios (un centenar), «a los que hay que cuidar de una manera especial»·

También aportó algunos datos. En esta edición, el número de participantes será de 600, de los cuales un 12% son mujeres (un porcentaje importante para una prueba de estas características). Un 10% son corredores de la región (muchos de Segovia) y un 5% proceden del extranjero. El 65% de los corredores repiten y un 35% son nuevos.

Como en otras ocasiones, la Madrid-Segovia no deja de lado su carácter solidario. Lo ha venido haciendo en anteriores ediciones, gracias a los lazos de unión con diferentes organizaciones, como la Asociación del Síndrome de Williams.

Otro de los organizadores, Luis Meléndez ( participante, voluntario y ahora es parte de la organización), calificó la prueba como «muy especial y con muchas particularidades, sobre todo porque es difícil, muy complicada de preparar. Es un reto personal desde el primer kilómetro hasta el último y por eso hay que estar bien preparado».

Apuntó también la complejidad organizativa. Son muchos los municipios por los que atraviesa y requiere de muchos permisos, de diferentes gestiones, aspectos también de logística, avituallamientos, médicos... «El reto es acabar; no importa tanto el tiempo, de hecho, muchos participantes corren sin reloj. Es una carrera dura, pero que engancha», apuntó. El récord masculino lo posee Javier Tabernero, con un tiempo de 8 horas y 42 minutos.