El Norte de Castilla

ATLETISMO

Álvaro de Arriba se queda a dos centésimas de su mejor marca en Italia

Álvaro de Arriba, en una prueba anterior.
Álvaro de Arriba, en una prueba anterior. / MANUEL LAYA
  • El atleta salmantino paró el crono en 1:45:95 en el Meeting de Rovereto ante rivales de gran talla mundial

Gran final de temporada para el salmantino Álvaro de Arriba. El atleta charro disputó ayer su última carrera de una campaña inolvidable y lo hizo participando en el prestigioso Meeting de Rovereto -el 52 Palio Città della Quercia Memorial Edo Benedetti- con el propósito de mejorar su marca personal, el 1:45:93 que logró en el Meeting de Madrid y que le valió el pase a los Juegos de Río. El pupilo de Juan Carlos Fuentes terminó en un gran sexto puesto en una prueba de 800 metros con muchísimo nivel y se quedó a solo dos centésimas de su marca personal, concluyendo con 1:45:95, la segunda vez en su carrera que baja de 1:46 de forma oficial.

El de La Sagrada salió en el furgón de cola en los primeros metros de la prueba, mejoró puestos en la contrarrecta y a falta de 120 metros pegó su tradicional ataque para comenzar a remontar plazas pero ya los primeros fueron inalcanzables para Álvaro de Arriba. La prueba italiana la ganó el bosnio Amel Tuka, semifinalista en los Juegos Olímpicos de Rio, con un tiempo de 1:44:80, seguido del argelino Yassine Hethat con 1:45:18 y tercero el atleta de Burundi Antoine Gakeme con 1:45:67. Cuarto fue el irlandés Mark English, también semifinalista en Rio con 1:45:79 y quinto el keniata Kiplagat con 1:45:82.

Un año inolvidable

Con esta prueba en Italia, Álvaro de Arriba pone el punto y final a una extraordinaria temporada 2015-2016, su última como sub-23. El pupilo de Juan Carlos Fuentes ha tenido un curso atlético sobresaliente en el que destaca por encima de todo, su presencia en los recientes Juegos Olímpicos de Pekín, en los que se quedó a un suspiro de colarse en las semifinales. No menos importante fue su presencia en el Campeonato de Europa absoluto de Am sterdam en el que se coló por tiempos en una final de mucho nivel y en la que terminó séptimo mejor atleta europeo. Unos días después se proclamó nuevo campeón de España de los 800 metros. De la temporada invernal destacan su presencia en el Mundial absoluto de pista cubierta en Portland, en la que fue semifinalista, el subcampeonato nacional de 800, mientras que en la nueva pista cubierta de Salamanca logró la mejor marca española de todos los tiempos en los 500 metros con 1:01:96.