Tres de los participantes en la marcha, durante un tramo del recorrido.
Tres de los participantes en la marcha, durante un tramo del recorrido. / Fernando de la Calle

ciclismo

La Navabike seduce a más de 500 corredores

  • La marcha en bici de montaña celebra una edición marcada por la ampliación del recorrido y del número de participantes

«¡No eran cien, que en mi marcador pone 104 kilómetros!». La frase, en tono de broma, se la decía al llegar a meta un exhausto corredor a uno de los miembros de la organización de la séptima marcha Navabike.

Bajo el eslógan ‘Los cien de La Nava’ , la cita organizada por el club ciclista Navabike de Nava de la Asunción reunió a más de 500 corredores, que a las 8:45 de la mañana iniciaron un recorrido que muchos se atrevieron a realizar en su totalidad pese al fuerte calor y a tener la posibilidad de realizar un trazado más accesible de 62 kilómetros. Además de Nava, los participantes recorrieron los términos municipales de Navas de Oro, Bernardos, Domingo García, Armuña, Carbonero o Pinilla Ambroz, pasando por tierra de pinares, riberas del Eresma, la Senda del Ayer, el Camino de Santiago o la Vía Verde antes de su llegada a meta.

Nada más comenzar la marcha y todavía en el casco urbano se produjo el primer susto, cuando todavía con el pelotón agrupado se produjeron las primeras caídas, con leves rozones y contusiones. Pese al considerable aumento del trazado y del número de corredores, tan sólo hubo otro percance, la rotura de una clavícula de uno de los participantes al caerse en una de las primeras bajadas. «El recorrido estaba en perfectas condiciones, con muy pocos tramos de arena y los paisajes eran espectaculares, mejor que el año pasado, aunque alguna cuesta era mortal» destacaba uno de los participantes.

Pese a tratarse de una marcha no competitiva y con recorrido libre, desde los primeros kilómetros varios corredores impusieron un ritmo frenético a la prueba, alcanzando el punto de corte con el recorrido B diez minutos por debajo del mejor tiempo previsto por la organización. Finalmente, los primeros realizaron el recorrido completo en apenas cuatro horas, mientras que los últimos ciclistas llegarían a meta pasadas las 15:30 de la tarde, tras casi siete horas encima de la bicicleta y tras rechazar el camión escoba de la organización.

Balance positivo

«Hacemos un balance muy positivo de la marcha. Creemos que la gente ha quedado contenta y que el recorrido ha gustado, señalaba un satisfecho Emilio Marugán, presidente del Navabike, quien destacaba también el esfuerzo de la organización: «Hemos aumentado este año el recorrido y hemos contado con más gente de apoyo. Unas 70 personas, y más patrocinadores».

Al tratarse de una marcha a beneficio de Cruz Roja, la organización pudo contar con varias de sus ambulancias y personal de apoyo, consiguiendo que todo el recorrido estuviera controlado de principio a fin. «Creo que hemos respondido a las grandes expectativas que se habían generado en las redes sociales», comentó Roberto García, también de Navabike, pensando ya en la edición del año que viene, quizás con más de cien kilómetros.