«En Bahamas, el atletismo es como el fútbol, había 30.000 personas animando»

Óscar Husillos, junto a Christophe Lemaitre, en la cita mundial de Nassau.
  • Óscar Husillos asegura que estará en los Juegos del Mediterráneo tras su primera experiencia en el Mundial de Relevos en el Caribe

Y parece que Bahamas solo fue un bonito recuerdo, eso sí, uno muy especial para Óscar Husillos, quien aún ayer se veía recorriendo a toda velocidad la calle del Estadio Nacional de Nassau mientras entrenaba en el Campo de la Juventud. «Es algo indescriptible, no lo olvidaré», reconoce el velocista de Astudillo.

El atleta de tan solo 20 años formó parte el pasado fin de semana de la selección española absoluta en el Campeonato del Mundo de Relevos en Bahamas, un hito en su trayectoria, pero que pretende «repetir» todas las veces que pueda. «Ha sido una experiencia única. Te das cuenta de lo que significa el atletismo en otros puntos del planeta. En Nassau se vivía como si fuera el fútbol aquí. Había 30.000 personas animando», explica. «Cuando salía Bahamas a competir o Jamaica, el estadio se venía abajo. La gente se ponía de pie, como loca... El atletismo es diferente allí», afirma el astudillano, quien prefiere quedarse con lo vivido en la isla caribeña, más que con el resultado tras la descalificación del relevo nacional 4x200 que formó con Adriá Burriel, Iván Ramos y Sergio Ruiz por la recogida del testigo fuera de la zona marcada.

Husillos, el benjamín de un combinado nacional que participó con doce atletas en el 4x200, 4x800 y 4x1.500, no tuvo que padecer ninguna novatada, pese a ser el recién llegado a una cita que se celebró por primera vez y que tuvo en los jamaicanos a los grandes protagonistas. «Iban a su bola, tenían su propia carpa. Los querían ver todo el mundo», señala el velocista palentino, campeón de España de los 200 metros en pista cubierta el pasado mes de marzo en Sabadell.

El astudillano logró fotografiarse con LaShawn Merritt o con el francés Christophe Lemaitre, uno de los reyes de la velocidad europea. No lo consiguió con la ‘bestia’ Blake, quien también acaparó buena parte de la atención en la cita mundial con el récord del mundo jamaicano en el relevo 4x200.

Husillos entiende que tiene que seguir trabajando para repetir imágenes como las del pasado fin de semana. De hecho, el atleta del AD Marathon mantiene su plan de trabajo pese al cansancio de un viaje contrarreloj al Caribe vía Estados Unidos y este sábado estará en el Trofeo Feria Chica en el Campo de la Juventud, donde el astudillano se convertirá en uno de los protagonistas.

El palentino quiere estar en los Juegos del Mediterráneo, donde prácticamente tiene asegurada su participación en el relevo 4x200 y donde tiene de plazo hasta el 8 de junio para lograr la marca mínima para participar también en la categoría individual.

El plusmarquista de Astudillo prefiere no pensar en que se ha convertido en el referente del tartán palentino, pese a su juventud, y quiere seguir progresando para repetir imágenes como la del pasado sábado y escuchar su nombre en un estadio con 30.000 aficionados enfervorecidos con su deporte. «Ha sido una toma de contacto, pero espero que haya mucho más», defiende un velocista que hasta el momento es el rey de los 200 metros en el territorio nacional.

El inglés le jugó una mala pasada

Óscar Husillos, al igual que el resto de la selección española, no entendió muy bien si el astudillano tenía que ponerse en la línea azul o en la amarilla, y ahí se lío todo. «La verdad es que entendía la mitad de lo que me decían los jueces, así que tendré que mejorar mi inglés para la próxima», bromea el palentino. Husillos se colocó más adelantado que el resto de los velocistas en su posta para recibir el testigo y eso significó la eliminación del equipo nacional del 4x200 en Nassau. «Ha sido un error global, porque el día previo a la prueba hubo una reunión técnica y salimos convencidos de la línea en la que teníamos que estar...», defiende el palentino, quien admite que no se dio cuenta de que el resto de los atletas con los que coincidía en su posta estaban situados detrás de él.