RÍO2016

Juegos Olímpicos

opinión

Unos grandes Juegos

Los anillos olímpicos en Río 2016.
Los anillos olímpicos en Río 2016. / EFE
  • opinión

  • Martí Perarnau fue atleta olímpico y director de comunicación de Barcelona'92

Nunca antes dos deportistas marcaron tanto los Juegos Olímpicos como Usain Bolt y Michael Phelps en el ciclo Pekín-Londres-Río. Owens fue el 36, Bikila el 60, Spitz el 72, Comaneci el 76, Lewis el 84, pero nadie extendió su corona tanto tiempo como la gloriosa pareja Bolt-Phelps, personalidades contrapuestas: carismático y extrovertido uno, autor de un triple-triple impactante; tímido y silencioso otro, devorador de medallas.

Río 16 nos ofrece por lo menos tres balances. En la vertiente emocional, la abrumadora personalidad de Simone Biles en gimnasia, ganadora del concurso completo, salto, suelo y el título por equipos; la reconquista del oro de Anthony Ervin en 50 libre con 35 años, dieciséis después de ganar en Sídney; la emotiva plata en longitud de Luvo Manyonga, gran promesa sudafricana que casi pereció víctima de las drogas; la séptima participación de Bragado en los inacabables 50 kilómetros marcha, con mejor 'crono' a los 46 años que en su debut de 1992; o el retorno inverosímil de Becky James al podio del velódromo tras superar un cáncer, una rodilla rota y un hombro fracturado.

En la vertiente de los dominadores, Bolt y Phelps aparte, vimos a Kaori Icho convertirse en la primera luchadora con cuatro oros consecutivos -que la japonesa añade a diez títulos mundiales-; a Corea del Sur conseguir un pleno histórico en tiro con arco, conquistando todos los títulos posibles; a Rusia ganar su décimo título de diez posibles en gimnasia rítmica en el siglo XXI; a Allyson Felix acumular su sexto oro y convertirse ya en la atleta más laureada; al cubano Mijain López ganar el tercer oro seguido en lucha; a los ciclistas británicos triunfar en seis de diez títulos del velódromo; a las húngaras Kozak (piragüismo) y Hosszu (natación) vencer por triplicado; y a China sumar 28 de los 32 oros del tenis de mesa disputados desde 1988.

En el plano cronométrico, hubo grandes estruendos: Van Niekerk corrió los 400 lisos en 43.03; Katie Ledecky con 3.56.46 en 400 libre y 8.04.79 en 800; Adam Peaty nadó los 100 braza en 57.13 (y 56.59 en el relevo); Lasha Talakhadze levantó 215 kilos en arrancada y 258 en dos tiempos para un total de 473 en la categoría de mayor pesaje de la halterofilia; Woojin Kim sumó 700 puntos en tiro con arco, clavar 52 flechas de 72 en el diez; y Jason Kenny pedalear en el velódromo a 75,384 km/h. Grandes resultados, grandes Juegos.