Halfpipe

Plan perfecto para ser olímpica

Elizabeth Swaney, durante su participación en Pyeongchang 2018. /Efe
Elizabeth Swaney, durante su participación en Pyeongchang 2018. / Efe

Elizabeth Swaney, una estadounidense que aprendió a esquiar hace 8 años, eligió un país sin apenas licencias federativas (Hungría) y un deporte (half pipe) en el que terminar la prueba sin caerse aseguraba puntos

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Vivir unos Juegos Olímpicos es una experiencia que sólo pueden disfrutar algunos elegidos. Eso debió pensar Elizabeth Swaney, de 33 años, y se puso manos a la obra para cumplir su sueño de ser olímpica cuando apenas era una niña. Nunca destacó en ningún deporte y eso que probó en muchos. Patinaje, remo, bobsleigh, skeleton, esquí y halfpipe, esa disciplina en la que los participantes realizan piruetas y otros trucos mientras se deslizan en una pista de forma semicilíndrica. Ahí fue donde vio más posibilidades de participar en una cita olímpica y se puso manos a la obra con la mente puesta en Pyeongchang 2018. Poco le importa haber quedado la última en la prueba de halfpipe femenina, como en su día poco le importó no saber esquiar cuando comenzó a plantear cómo llevar a cabo su sueño. "Que la gente dude de mí en realidad me motiva para mejorar más. Sólo hay 24 mujeres en el mundo que han podido estar en esta final, así que eso me motiva", confesó la esquiadora en 'The Guardian' tras quedar última en la cita olímpica.

Se puso los esquíes por primera vez con 25 años y luego acudió a la escuela de freestyle en Pak City (Utah) para 'perfeccionar' el estilo. Su 'plan olímpico' pasaba por competir con un país en el que no hubiera muchas licencias en el deporte y qué mejor que Hungría, nación originaria de su madre, para obtener la doble nacionalidad y poder defender la bandera húngara. Además, como cada nación sólo puede enviar un máximo de cuatro esquiadores para competir en esa prueba y Estados Unidos tenía el cupo más que cubierto, Hungría era perfecto para su plan ya que tenía una vacante desierta para la cita coreana.

Elizabeth continuó con su estrategia y comenzó a participar en competiciones en las que participaban menos de 30 esquiadoras, lo que suponía que todas recibirían puntos con tan solo mantenerse en pie sobre los esquíes. Daba igual hacer algún truco o no. Lo importante era terminar la prueba -aunque quedase última- y sumar los puntos suficientes que le abrieran la puerta de los Juegos de Corea del Sur. Swaney consiguió su billete para los Juegos Olímpicos gracias a las 13 pruebas de la Copa del Mundo en las que participó -su mejor resultado es un decimotercer puesto en el Secret Garden en China, donde sólo participaban 15 esquiadoras- y en las que siempre terminó dentro las 30 mejores. Como en Pyeongchang, Elizabeth Swaney, se limitó en las últimas pruebas a no caerse antes de cruzar la línea de meta. Para ella llegar a la meta era una victoria, aunque quedase la última.

El vídeo de su participación olímpica ha tardado poco en hacerse viral porque en los segundos que se desliza por la nieve apenas puede mantener el equilibrio, evita hacer cualquier movimiento brusco y se limita a subir y bajar como puede sobre un circuito en el que sus compañeras de prueba se ve como hacen piruetas, levantan la admiración del público y suman puntos con cada ejercicio entre los aplausos de los aficionados. Pero eso no le preocupa a Elizabeth Swaney que realizó un alley-oop, un giro de 180 grados, como truco más destacado. En su primera bajada sumó 30 puntos y en el segundo 31.40. Una puntuación que le hizo merecedora de la última posición de las 24 competidoras y a 13,60 puntos de la penúltima. Poco importaba ocupar el farolillo rojo porque su objetivo se había cumplido y ya podrá decir a sus nietos que ella participó en unos Juegos Olímpicos.

Eso sí, viendo la repercusión que ha tenido su participación en Pyeongchang, Elizabeth Swaney ha querido disculparse: "Lo siento si algunos piensan que mi actuación no fue digna de presentar al país, pero yo no quería avergonzar a nadie", dijo la esquiadora en declaraciones publicadas por el diario húngaro 'Bors'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos