Olimpismo

«Yo portaba un símbolo que nos une a todos», proclama el Rey en el homenaje a los héroes de Barcelona’92

Fotografía de familia de la Gala del COE. /JuanJo Martín (Efe)
Fotografía de familia de la Gala del COE. / JuanJo Martín (Efe)

«Aquellos Juegos fueron un ejemplo de cómo hacer bien las cosas, en beneficio de todos, de una ciudad, de Cataluña y del conjunto de España», destaca don Felipe en la Gala del COE

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

«Yo portaba un símbolo que nos une a todos, y tenía muy presente no sólo el equipo que llevaba detrás, sino también el país que nos estaba observando», proclamó este martes el rey Felipe VI durante la Gala del Comité Olímpico Español (COE) que homenajeó a los medallistas de los Juegos de Barcelona’92, donde Su Majestad, entonces Príncipe, portó la bandera nacional en la ceremonia de inauguración. «Barcelona’92 permitió trasladar al mundo la imagen de España como un país moderno y orgulloso de sí mismo. Lo preparamos bien y lo bordamos, ante muchas miradas incrédulas e incluso atónitas», reconoció don Felipe, que reafirmó su «compromiso con el deporte y el olimpismo» y animó «a todos, a seguir apostando por los valores de los deportistas y seguir apoyándolos».

«En Barcelona’92 se sentaron las bases del modelo deportivo actual y cuyos frutos nos llenan de alegría de manera constante, con el concepto de deporte como bien común que debemos preservar en el tiempo. Uno de los grandes logros fue la vinculación empresarial y el programa ADO, que aún en nuestros días es un referente a nivel mundial. En el deporte también sobresale hoy el papel trascendental de las mujeres, que de ser pioneras se convirtieron en líderes. Aún quedan barreras por superar, pero nuestras deportistas son líderes y ejemplo a seguir, marcando el camino con convicción, dignidad y firmeza», declaró Su Majestad tras entregar personalmente los galardones a los medallistas de oro. Entre los campeones olímpicos, al equipo femenino de hockey sobre hierba, a las judocas Miriam Blasco y Almudena Muñoz y a las regatistas Theresa Zabell y Patricia Guerra.

También recibieron los atletas Fermín Cacho y Daniel Plaza, el ciclista José Manuel Moreno, la selección de fútbol, el equipo de tiro con arco y los regatistas Kiko Sánchez Luna, Luis Doreste, Domingo Manrique y José María van der Ploeg las distinciones del COE de manos del Rey, que insistió en que los Juegos de Barcelona «son considerados un ejemplo de cómo hacer bien las cosas, en beneficio de todos, de una ciudad, de Cataluña y de todo el conjunto de España». Don Felipe se refirió al deporte «como escuela de valores, del respeto, la integridad, la lucha contra la intolerancia, la igualdad y el juego limpio». «Es importante resaltar la competición honesta y el respeto a los rivales», subrayó.

«Encerrona» al monarca

Se acordó también el Rey «de todos los que estaban detrás de los medallistas (22) y de quienes lograron la candidatura y transformar Barcelona y convertirla en un símbolo de una ciudad y un país». «Muchos lograron esa proeza compartiendo ese objetivo común», destacó, después de que el presidente del COE, Alejandro Blanco, tuviese una mención especial para el fallecido Juan Antonio Samaranch y su perseverancia por hacer realidad la unión de todo un país para organizar con éxito los Juegos de hace 26 años.

El máximo dirigente del COE también sorprendió al monarca con la entrega de una distinción como abanderado de España en Barcelona’92. «Esta sorpresa, con un poco de encerrona, no me la habían contado», afirmó don Felipe entre risas ante de iniciar su discurso, en el que también recordó que «los Juegos Mediterráneos de Tarragona (a partir del 22 de junio) y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están a la vuelta de la esquina» y se mostró convencido de que «nuestros deportistas competirán con la misma fuerza e ilusión de siempre». «Y volveremos a estar orgullosos de que nos representen. Estoy seguro de que muchos otros éxitos están por venir», añadió.

Entre los galardonados durante la Gala del COE correspondiente a 2017 y celebrada con tres meses de retraso a causa del accidente sufrido por Alejandro Blanco al caerse en un aeropuerto también se otorgaron las distinciones al campeón olímpico Martín López Zubero, aunque al encontrarse en Estados Unidos, donde reside, no pudo recogerlo en persona -lo hizo el presidente de la Federación Española, Fernando Carpena- y al equipo de waterpolo, al boxeador Faustino Reyes y a la gimnasta Carolina Pascual (medallas de plata), así como al atleta Javier García Chico (bronce). Tampoco asistieron al acto Arantxa Sánchez Vicario (plata y bronce), Conchita Martínez y Jordi Arrese (ambos subcampeones olímpicos), ni tampoco el atleta Antonio Peñalver ni la regatista Natalia Vía-Dufresne, que también se adjudicaron la plata en aquellos Juegos. Sus galardones fueron recogidos por los respectivos presidentes federativos, Miguel Díaz (tenis), Raúl Chapado (atletismo) y Julia Casanueva (vela).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos