Ángel de las Heras: «Fue agradable terminar mi carrera en casa»

Ángel de las Heras, en pleno esfuerzo en las semifinales del relevo 4x400 en Barcelona-92 / El Norte

El zamorano afirma que los Juegos de 1992 fueron perfectos «y todo el mundo estuvo muy a gusto»

IRENE RUIZ Valladolid Viernes, 11 agosto 2017, 18:04

Ángel de las Heras (Zamora, 1958) fue el atleta más joven en acudir, en 1976, a los Juegos Olímpicos de Montreal. Participó de suplente del equipo español de relevos del 4x400. En 1984 volvió a competir en los 400 metros de los Juegos de Los Ángeles, donde alcanzó los cuartos de final, clasificándose vigésimo de 90 participantes.

Sus datos

Ficha personal:
Ángel Valentín de las Heras Lázaro (Zamora, 1958). Tres veces campeón de España de 200 m.; nueve veces campeón de España de 400 m. Participó en los Juegosd e Montreal 1976, Los Ángeles 1984 y Barcelnoa 92.
Actuación en Barcelona '92:
Cuarto puesto en semifinales en el relevo del 4x400.

Junto a Abascal, De las Heras fue el primer español en ser seleccionado para disputar el relevo de 4x400 en la Copa del Mundo del Campeonato de Europa, en 1985. Acudió como primer suplente, al caerse de la convocatoria el especialista de la RFA. Esa Copa fue una competición europea por equipos que se celebró cada cuatro años, de 1977 hasta su última edición, en 2006.

El atletismo en los Juegos de Barcelona 92 brilló igual que la propia ciudad deslumbró al mundo del deporte. Con cuatro medallas, –dos oros, una plata y un bronce–, fue el deporte que más metales aportó a España. Fue sexta en el medallero general. Ángel de las Heras participó en el relevo de 4x400 quedando en cuarta posición en semifinales. Fueron sus terceros y últimos juegos. «Fue una nueva experiencia tener unos Juegos en tu país y participar en ellos», afirma de las Heras. Tras dos competiciones olímpicas, De las Heras sumó una tercera, y en además en casa, «fue mi última Olimpiada, empecé en el año 76, después el 84 y luego el 92. Ésta última, en mi época de casi retirada», afirma el zamorano, y añade que «siempre es agradable terminar tu carrera deportiva en casa». Para el velocista del 4x400 fue «un orgullo y una satisfacción personal competir en los Juegos Olímpicos en tu propio país».

Ángel de las Heras no recuerda ninguna diferencia sustancial de la Villa Olímpica de Barcelona con respecto a las demás, «además de jugar en casa, no vi ninguna diferencia más con respecto al ambiente general de otras Olimpiadas». Recuerda que los Juegos, en cuanto a organización, «a nivel general fue perfecto, tuvo éxito y todo el mundo comentaba que estuvo muy a gusto en Barcelona».

25 años después de la Olimpiada afirma que tras la generación de atletas del año 57 y 58 «hubo un pequeño bajón». En la actualidad, «parece que vuelve a resurgir con atletas de primer nivel internacional» reflexiona.

El dopaje siempre ha tenido raíces muy largas en el mundo del atletismo. Para De las Heras el doping «es un tema complejo, en el atletismo siempre ha estado presente; existía, pero no había los controles que hay ahora». En los tiempos de la caída del Muro del Berlín y la Alemania Oriental, «todos hablaban pero era difícil ir al juez y aportar pruebas, como se ha hecho después; pero al final todo se acaba descubriendo y el universo siempre pone a cada uno en su sitio».

Tras finalizar su carrera deportiva, De las Heras ha seguido enganchado a la red para informarse del deporte pero, «no vinculado directamente». Y como anécdota, recuerda que durante los Juegos de Barcelona, «alguna vez desayunamos vis a vis con el entonces Príncipe y hoy Rey de España, don Felipe».

Secciones
Servicios