TERCERA DIVISIÓN

Unionistas de un nivel superior

Alejandro Becerro, David Gallego, Xavi Carmona y el técnico Astu, en el Hotel Helmántico. / J. G.

El club presenta a David Gallego y Xavi Carmona como exponentes de su salto de calidad para la próxima temporada

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSALAMANCA

Un día después del debut en el partido de pretemporada ante el CDGuijuelo, Unionistas de Salamanca presentó ante los medios a dos de sus fichajes para el curso 2017-2018:el lateral diestro Xavi Carmona -que marcó el golazo del triunfo ante los chacineros de vaselina- y el zamorano David Gallego, formado en la cantera de la UDS. Ambos forman parte de la lista de jugadores que han dado un salto de calidad a la ya de por sí gran plantilla del conjunto salmantino que el curso pasado se quedó muy cerca del ascenso a Segunda B.

Astu significó en el evento llevado a cabo en el Hotel Helmántico que «es un privilegio contar con estos jugadores. Hemos mejorado mucho a nivel de estructura de plantilla. Posiblemente hace un año podíamos pensar que contar con estos jugadores era imposible. Gracias por apostar por Unionistas y por la ilusión con la que han venido porque pese a poder optar por categorías superiores eligieron este equipo». Así, el asturiano pasó a analizar sobre sus nuevos efectivos que «Carmona es un jugador que hace 10 meses estaba jugando el play-off a Segunda A con un equipo como el Cádiz y poco más hay que decir. Es un jugador de una categoría superior, viene con la intención de volver a Segunda B para engancharse al fútbol profesional y piensa que Salamanca es un sitio ideal para hacerlo. La negociación fue muy sencilla porque él quería venir a Unionistas».

Y respecto a David Gallego, el director deportivo y técnico afirmó que «es un jugador criado en la UDSalamanca y muy polivalente. Es zurdo y normalmente este tipo de jugador tiene posibilidades de actuar en más de una posición y eso es una ventaja porque vamos a disponer de una plantilla corta. Ante el Guijuelo ya actuó como lateral izquierdo y también le gusta mucho jugar de central. O incluso puede jugar de banda izquierda más adelantada o de mediocentro».

Después tomaron la palabra los protagonistas. El ex del Badajoz, con el que el que logró el ascenso a Segunda B esta campaña, expresó que «he venido con muchas ganas de conseguir el objetivo, de devolver a Salamanca esa categoría que perdió hace varios años y recuperarle en el campo. Queremos ascender y tenemos un buen grupo para ello. Seguro que nos sale un buen año».

David Gallego no ocultó el peso que han tenido algunos jugadores y ex de Unionistas en su llegada. «Antonio Paz desde el primer día que entró en el club, que casi lo fundó él, siempre me ha hablado muy bien del proyecto; Carlos de la Nava también, he compartido muchos años vestuario con él y estar a su lado es una alegría para mí».

Por su parte, Carmona expresó su agradecimiento a Astu «porque llevaba tres meses parado. Mi negociación fue fácil. La temporada pasada tenía aquí a compañeros con los que había jugado en otros clubes y todos me hablaron muy bien de la afición, el trato y el día a día. Espero que este año sea grande a nivel individual y colectivo para cumplir los objetivos de Unionistas». El lateral diestro ya pudo comprobar el ‘nivel’ de la afición de su nuevo equipo. «Esta afición en Tercera no la había vivido nunca, sí en categorías superiores e incluso en Segunda B pocas aficiones tienen la de Unionistas», significó el de Santa Coloma de Gramanet, que dijo sobre el nivel de la plantilla que «sinceramente es un nivel muy bueno. Ya cuando estaba de vacaciones viendo la trayectoria de los jugadores que traían te das cuenta que tienen mucho nivel y ante el Guijuelo ya se pudo ver que le plantamos cara a un equipo de Segunda B y además les ganamos».

Reguero y su adiós

Astu también aprovechó ayer para aclarar la marcha del meta Kike Reguero, que pidió salir del club a finales de la semana pasada. «Fue un contratiempo. Tenía una serie de temas personales y tenía que quedarse en la zona de Galicia con su pareja por trabajo. Ya habíamos hablado con Carlos Molina antes, casi cuando acabó la Liga, pero él decidió ir a las sesiones de AFE. Al volver a hablar con él. Es un perfil muy parecido, pero más de Segunda B. Le gustó la propuesta y fue rápida la negociación, unas tres horas. En lo que tardó en encontrar un piso para venir con su pareja», concluyó el técnico.

Fotos

Vídeos