FÚTBOL | TERCERA DIVISÓN

El último pase de Blanco

Miguel Blanco, en el último entrenamiento con el Palencia Cristo en La Balastera./ANTONIO QUINTERO
Miguel Blanco, en el último entrenamiento con el Palencia Cristo en La Balastera. / ANTONIO QUINTERO

El centrocampista juega hoy su último partido con el Palencia Cristo, ya que embarca en 48 horas rumbo a Oxford por motivos laborales

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

Uno de los pilares fundamentales del Palencia Cristo Atlético está a punto de hacer la maleta y abandonar el equipo. Esta tarde jugará, en su estadio y ante su afición, su último partido con la camiseta morada. El centrocampista Miguel Blanco embarcará en 48 horas rumbo a Londres, con destino final, Oxford. «Voy a trabajar con niños de Infantil, es un trabajo relacionado con la educación. Yo estudié magisterio de Primaria e Infantil», señala el todavía jugador del club del Otero. No es la primera vez que Blanco hace las maletas y encuentra trabajo en el extranjero. Hace menos de dos años estuvo viviendo en Glasgow y trabajando de auxiliar de conversación. Por aquella época militaba en el Becerril.

«En Glasgow jugué en un equipillo que me pillaba cerca de casa, para entrenar y quitarme el gusanillo. Llevo toda la vida jugando a fútbol y si no lo hago, lo echo de menos», explica Miguel, que aún tiene la maleta sin hacer.

«Al final es meter todo el armario en la maleta, sobre todo botas y abrigos porque allí también hace frío. No llevaré un balón, que ocupa mucho, pero seguro que me caben las botas de fútbol», afirma. Blanco aún no ha buscado equipo en su nuevo destino porque todavía no tiene piso ni sabe en qué zona va a vivir. «En función de donde viva, de los horarios que tenga, cuando ya tenga vida allí buscaré algo para mantenerme un poco, y a modo de tiempo libre siempre estará bien», advierte.

«Es un año bueno porque el técnico está implantando muchas cosas», reconoce

La renovación de Miguel Blanco, uno de los artífices de la mejor temporada del club palentino con la clasificación para la semifinal de los ‘play off’ a Segunda B, fue una de las prioridades de Jonathan Prado, el nuevo entrenador que llegó al banquillo morado durante la pretemporada. «Es un año bueno porque el nuevo míster está implantando nuevas cosas. La verdad es que yo es de los años que más estoy aprendiendo a nivel futbolístico. La plantilla y el grupo que se ha creado es bueno y nos llevamos todos muy bien, así que voy a echar de menos todo en general, al técnico, a la directiva, a la plantilla, todo», afirma el jugador palentino.

«Es un partido especial para mí porque va a ser el último que juegue aquí este año y es el fin de una etapa para empezar otra nueva etapa en el extranjero. Para mí creo que es una buena experiencia sobre todo a nivel personal», reconoce.

El entrenador Jonathan Prado lleva semanas dándole vueltas a la marcha de Blanco y al hueco que va a dejar dentro y fuera del campo. «Vamos a echar mucho en falta a Blanco, así que el retorno de Adrián es un gran acierto. Nos viene bien un mediapunta, que podrá protegernos la posición que se quedará vacía sin Blanco», señalaba el técnico del Otero hace varias semanas.

Seguidor en la distancia

Blanco sabe que estará todos los domingos pendiente del móvil para seguir la jornada de sus compañeros. «Ya la otra vez que estuve fuera, los seguía minuto a minuto. Nada de esperar a las ocho de la tarde para ver el resultado, no. Sentía cada momento del partido y lo vivía desde la distancia», rememora.

El futbolista palentino abandona el barco cuando el equipo está comenzado a carburar, después de un mal arranque liguero. «Me da mucha pena porque jugar es algo que me gusta y creo que el equipo va a ir a más en todos los aspectos. A ver si nos acompañan los resultados», afirma. «Yo creo que dentro del vestuario el objetivo es claro y es la permanencia, pero creo que el equipo tiene que ir a más. Estamos en una buena dinámica, ya que a pesar del mal arranque, estamos en la mitad de tabla. Y como esta liga está muy igualada, los de arriba no están tan lejos, pero si te despistas unos cuantos partidos puedes estar abajo de nuevo. En esta temporada, puedes ganar o perder ante cualquiera», señala el centrocampista, que siempre ha defendido camisetas de conjuntos palentinos.

Blanco comenzó su andadura futbolística en el San Telmo, a la tierna edad de cuatro años. En las filas santelmistas estuvo hasta juvenil de tercer año, cuando fue fichado por el Villamuriel para Regional Preferente. Después de dos temporadas con el club verdinegro, el centrocampista cambió Villamuriel por Becerril, de Tercera División.

Del vestuario de José Antonio Hernando voló hasta el Shettleston Juniors de Glasgow. Y desde allí su último destino, hasta el momento, ha sido el Palencia Cristo Atlético. «Al final siempre he vivido aquí, salvo el año que estuve fuera. Nunca he tenido necesidad de salir, habiendo fútbol en Tercera en mi ciudad, no había motivos para irme», reconoce el jugador palentino.

El Sporting Uxama es el rival de esta tarde, donde Blanco dirá adiós al fútbol palentino por una temporada. «Es un contrato permanente pero nunca se sabe. Puede ser que esté fuera un mes o un año. La verdad es que no lo tengo pensado aún, depende de cómo vaya todo», concluye Miguel Blanco. Una victoria es la mejor despedida que puede tener el centrocampista palentino, que soñará con el césped de La Balastera desde Oxford.

=

Fotos

Vídeos