TERCERA DIVISIÓN

El túnel sin final de Arroyo en Unionistas

Arroyo, con muletas, en un partido de Unionistas de Salamanca. /MANUEL LAYA
Arroyo, con muletas, en un partido de Unionistas de Salamanca. / MANUEL LAYA

El medio lleva de baja desde la cuarta jornada con el equipo salmantino por una misteriosa lesión

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSALAMANCA

Fue titular y jugó todos los minutos en los tres primeros encuentros de la Liga con Unionistas de Salamanca y después desapareció de las onces y convocatorias de Astu. La razón, una lesión que de forma inexplicable comenzó en los dedos cuarto y quinto del pie derecho de Arroyo, uno de los fichajes estrella de este verano del club blanquinegro, y que con el paso de los días se extendió en forma de inflamación al tobillo. Ahí comenzó su pesadilla, que le tiene de baja indefinida y sin un periodo claro de cuándo podrá volver a estar a disposición de Astu.

«Todo empezó en la tercera semana, antes del partido en Tordesillas, con algunas molestias debajo del cuarto y quinto dedo pero pude jugar el partido, no había sido por nada en concreto que yo recuerde, ni un pisotón, ni un giro raro ni nada», comienza diciendo el centrocampista, que relata que después «en la semana siguiente ya había comenzado a hincharse el pie hasta el tobillo».

A partir de ahí comenzó su particular ronda de visitas a médicos y fisioterapeutas para intentar buscar una razón y una solución a sus dolencias. «Me he hecho muchas pruebas, tuve un edema óseo en la base del cuarto y quinto metatarsiano, pero lo de la inflación no sabemos de dónde sale tampoco», explica el madrileño, que reconoce que «más que estar asustado, lo que estoy es desesperado. No sabes lo que tienes, ni cómo tratarlo; quieres estar cuanto antes para ayudar al equipo pero van pasando las semanas y ves que no evolucionas. He estado hasta con muletas», significa Arroyo.

La situación actual del jugador es de baja y ni siquiera está entrenando aún con sus compañeros. «Ahora estoy haciendo bici, piscina, elíptica... no paro de hacer deporte pero sin impacto para que baje la inflamación. El lunes pude dar un ‘paseo’ por el césped con el equipo pero nada de entrenar», afirma Arroyo, que no se pone plazos para volver «porque es peor para la cabeza. En principio esta semana iba a empezar a correr pero...». Arroyo está en una situación novedosa para él «porque a lo largo de mi carrera no había tenido nunca una lesión tan larga. Además también se junta con que eres un fichaje de este verano, que había puestas muchas expectativas y que yo en pretemporada estaba muy bien, siendo el que más jugué.Es un palo fuerte pero las cosas bien así y hay que afrontarlas».

Confianza del club

En este sentido, el madrileño está agradecido al club «porque he recibido todo su apoyo, sin meter prisas por la recuperación, al igual que los compañeros y aficionados, ayudando y apoyando desde el primer momento. Por ello tengo más ganas de volver cuanto antes para devolver toda esta confianza.Lo bueno es que ahora ya el equipo está bien, ya terceros en la tabla y subiendo», finaliza el medio madrileño.

Fotos

Vídeos