Fútbol | Europeo sub-21

Ceballos, sorprendente MVP del campeonato continental

Ceballos golpea el balón. /AFP
Ceballos golpea el balón. / AFP

Thiago, Mata, Arnau o Sanchís lograron antes el galardón, al igual que Suker, Figo, Cech, Blanc, Cannavaro, Gilardino o Huntelaar

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Hubo sorpresa mayúscula en la designación de mejor jugador del campeonato sub-21 de Polonia, ya que el MVP no fue para Saúl Ñíguez, galardón que se esperaba para el jugador rojiblanco por su rendimiento durante el torneo, sino para el bético Dani Ceballos, codiciado por el Real Madrid y el Barça. España ganó hasta 2013 cuatro veces el Europeo sub-21 y en todas un jugador español fue nombrado 'Jugador de Oro' de la competición. El último fue Thiago, cuando se presentó en Israel con 22 años y sin apenas continuidad en el Barcelona. El mayor de los Alcántara lideró a una generación dirigida por Julen Lopetegui que no perdió ningún encuentro en el torneo y marcó un 'hat-trick' en la final ante Italia (4-2). Su visión y el rendimiento de De Gea, Isco, Morata o Illaramendi fue soberbio. Decidió irse del Barcelona para acompañar a Pep Guardiola en Múnich, donde se ha asentado en el Bayern y la selección, pese a que tenía una opción de ir al Manchester United.

Allí juega Juan Mata, que con 23 años y tras haber sido campeón del mundo en Sudáfrica logró ser el MVP de 2011. Al entonces capitán del Valencia no le importó bajar un escalón y ayudar a jugadores como Ander Herrera, Javi Martínez, Iker Munian, Thiago Alcántara, De Gea o Adrián a conquistar el título. Ese verano dejó la Liga para ir al Chelsea por 27 millones de euros. Fue el líder de un equipo inglés que ganó la Champions, la FA Cup y semanas después logró la Eurocopa 2012. Tras conseguir la Europa League en 2013 dejó el club para fichar por el Manchester United por 45 millones. Esta campaña ha vuelto a repetir el título europeo con los 'red devils'.

España estuvo 13 años sin ganar un título sub-21, ya que en 1998 lo hizo con una generación talentosa que basó su fortaleza bajo palos. Francesc Arnau, con 23 años, mantuvo seguro a un equipo con jugones como Guti o Valerón, entre otros. Las lesiones impidieron tener continuidad en el Barcelona al portero, que sí brilló en un Málaga donde ahora es director deportivo. El último futbolista español a destacar fue Manolo Sanchís, el mejor de un equipo con Beguiristain, Eusebio, Andrinua, Ablanedo, Unzué, Juan Carlos, Solana o Robert.

Campeones del mundo

Además de los mencionados españoles, quizá la estrella más grande de todos los galardonados pese a la presencia de Laurent Blanc en 1988 o Davor Suker en 1990 sea Luis Figo, el mejor del Europeo de 1994. Tenía 22 años y una melena con la que competía con sus amigos Rui Costa o Joao Pinto. Llegó poco después al Barcelona desde el Sporting de Portugal para terminar en el Inter tras su polémico traspaso al Real Madrid. Portugal perdió aquel título con Italia, que también ha tenido cuatro jugadores que ganaron el premio al más destacado del torneo. Tres de ellos fueron grandes nombres que fueron campeones del mundo en 2006 (Fabio Cannavaro en 1996, Andrea Pirlo en 2000 y Alberto Gilardino en 2004), pero también lo obtuvo Renato Buso en 1992 gracias a sus goles, decisivos en semifinales y final. Tras pasar por Juventus, Fiorentina y Sampdoria, marcando cada vez menos goles, saltó del Lazio al Nápoles y de allí al Spezia, donde empezó su carrera de entrenador modesto.

Hubo otros MVP más conocidos, como el caso de Klaas-Jan Huntelaar que, a punto de cumplir 23 años, fue el máximo goleador de 2006. Jugó en el Real Madrid, aunque su mejor rendimiento lo ha dado en el Schalke. Otro de los destacados que hicieron carrera fue Petr Cech, héroe checo en 2002, lo que le permitió ir al Chelsea, donde se hizo leyenda ganando todos los títulos hasta que la llegada de Courtois le hizo cambiar de club en Londres para ir al Arsenal.

Drenthe, el estrellado

Quizá la mayor decepción de todos los ganadores sea Royston Drenthe, que fue nombrado el mejor del torneo de 2007. Su rendimiento con la campeona Holanda en la banda (era extremo y lateral) le permitió firmar por el Real Madrid a cambio de 14 millones de euros, cerrando la puerta a otros jóvenes canteranos blancos. Entre ellos, Juan Mata, que se fue al Valencia y cuatro años más tarde ganaria el MVP.

Drenthe, tras una carrera errática y muchos problemas extradeportivos en todos los clubes (Feyenoord, Real Madrid, Everton o Hércules) por los que pasó, está ya retirado con sólo 30 años. Dos años más tarde el premio al mejor del torneo fue para Marcus Berg, que también fue Pichichi con siete goles, pese a que cayó en semifinales ante una Inglaterra que perdió en la final con Alemania, posterior campeón. Pasó del Göteborg al Groningen y de allí al Hamburgo. En el exigente pero convulso club alemán no triunfó y de allí fue al PSV para terminar en el Panathinaikos, donde esta campaña ha recuperado las sensaciones, anotando más de 20 goles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos