TERCERA DIVISIÓN

El Salmantino, perdido de nuevo en el Helmántico

El delantero del Salmantino, Murci, perseguido por dos rivales del Bembibre./ANTORAZ
El delantero del Salmantino, Murci, perseguido por dos rivales del Bembibre. / ANTORAZ

El equipo de Ramón María Calderé se deja remontar un 2-0 por el modesto Bembibre tras un nefasto partido en casa y desaprovecha la opción de ponerse segundo

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSALAMANCA

Viejos fantasmas del pasado vuelven al estadio Helmántico. El CFSalmantino, que había olvidado en las ultimas jornadas -especialmente tras la victoria ante Unionistas- sus flojos partidos en casa desde la llegada de Calderé al banquillo, volvió a pinchar ayer en el estadio Helmántico al dejarse remontar un 2-0 ante el modesto Atlético Bembibre, que fue mejor durante los 90 minutos a los blanquinegros para terminar venciendo por 2-3 en los instantes finales.

La derrota, tercera del Salmantino en casa y las tres con Calderé, impide al equipo charro asaltar el segundo puesto tras el inesperado empate en casa del Astorga del sábado, y ve además cómo Unionistas, más líder aún, se marcha a siete puntos tras ganar al Bupolsa (0-3). Además, La Bañeza, cuarta, ya tiene los mismos puntos que los de Calderé.

El CF Salmantino, que entre las bajas y las recientes salidas afrontó el partido en cuadro, volvió a recordar al equipo timorato y sin personalidad con la que arrancó la etapa de Calderé. Sin ningún tipo de idea en el juego de ataque, se limitó a aprovechar regalos del Bembibre para adelantarse y a colgar lejanos balones aéreos como argumento futbolístico ante un Bembibre que tenía muy bien estudiado a su rival. Sabiendo que no tiene lateral derecho, le colocó a Marcos, un puñal durante todo el partido, en la banda de Tejedor, central zurdo que ayer ocupo el lateral derecho. Y claro, el salmantino ni lo olió. Ya le sucedió a Calderé hace algunas jornadas cuando puso a Villalobos, que no es lateral, a frenar a Zubi, ex de Unionistas en el Cristo Atlético. El catalán sigue pecando de desconocimiento de los rivales... y ayer el equipo, que ya fue pitado antes de marcar el 1-0, se fue a los vestuarios al final pitado por una importante parte de la grada.

El Atlético Bembibre salió muy valiente ya al Helmántico, a discutirle la posesión del balón a los de Calderé y con el delantero Marcos, que siempre caía a la izquierda para encarar a Tejedor para crear peligro en cada balón que tocaba. El punta corría siempre con el balón pegado a los pies y fue un constante quebradero de cabeza para la zaga del Salmantino.

Empezó avisando el Salmantino a los diez minutos con un centro desde la izquierda de Saúl Villalobos y cuyo pase de la muerte lo remató Garban y el esférico se fue a estrellar al palo derecho; no tardó en responder el conjunto leonés, con una falta sacada rápidamente y sin pedir barrera que golpeó en la barrera con Rodri descolocado.

El equipo local carecía de profundidad por las bandas y solo a través de alguna falta creaba peligro. En el 21 el mexicano Saúl probó fortuna en una de ellas y su chut salió casi lamiendo la escuadra derecha.

Pero no se encontraba a gusto el equipo de Calderé, todo lo contrario que el Bembibre, que tenía un filón en la izquierda. En el 28 y tras colgar una falta desde el centro del campo, Willy la peinó y el leve toque de Jesús llevó el cuero a marcharse fuera casi rozando el palo izquierdo de Rodri.

Primeros pitos al Salmantino

Se sucedieron entonces los mejores minutos de los visitantes, con Marcos como estilete: en el 39 llegó hasta el área pequeña superando en velocidad a Tejedor e intentó una vaselina que frenó el meta local. Parte de la afición el Salmantino pitó entonces a su equipo, pero justo en el siguiente ataque Garban templó los nervios de la grada con el primer tanto del partido: Amaro centra desde la derecha y tras un fallo de los centrales, le cae el balón al punta salmantino al segundo palo para empujarlo al fondo de las mallas.

Demasiado premio al descanso para los de Calderé, que además se encontró rápido con el 2-0. Fue en el 51 tras una mala salida del meta, posiblemente entrado en falta, al salir fuera del área pequeña a por un centro, fallar en el despeje y dejar el balón franco para el ‘killer’ Murci, que no desaprovechó el regalo.

Pero ni por esas se entregó el Bembibre porque en la siguiente acción logró recortar distancias por medio de Jesús. Movió poco después el banquillo el entrenador visitante con un doble cambio dando entrada a Oscar y José Manuel buscando más mordiente; ante los había Calderé con Valentín por Saúl Villalobos.

La tuvo de nuevo Marcos, ahora cambiado a la banda derecha, para igualar: fue en el 66 cuando se marchó con gran facilidad de Marcos recortando hacia dentro y buscando el palo largo pero detuvo Rodri. Y no tardó en empatar, cómo no, Marcos. Fue en el 70 tras un gran eslalon de Samu por la izquierda, que le dio un gran pase en profundidad a su compañero que definió a la perfección.

Calderé tampoco estuvo acertado en los siguientes cambios retirando a Sergio Ramos y sobre todo Amaro del campo para dar entrada a Juanan y Diego Franco. Pasaron inadvertidos, mientras que Amaro estaba siendo de lo poco positivo del equipo hasta entonces.

El Salmantino, sin fútbol en el campo, siguió empeñado en sus centros lejanos que repelía la defensa bien colocada de los bercianos; pero la sensación de peligro la seguía teniendo el Bembibre, que en cuanto recuperaba el balón buscaba a Marcos para lanzarle el esférico.

No llegó sin embargo así el definitivo 2-3. Fue tras una falta directa de Óscar a la barrera, se queda el balón en la barrera pero le vuelve, dispara, Rodri no atrapa y Cueto llegando desde atrás marca el tanto de la victoria visitante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos