El surrealismo se instala en el Deportivo Palencia

Alberto Villegas y Paco Serrano son separados tras encararse al final de la asamblea del Deportivo Palencia, celebrada en la Biblioteca Pública.
Alberto Villegas y Paco Serrano son separados tras encararse al final de la asamblea del Deportivo Palencia, celebrada en la Biblioteca Pública. / Marta Moras

El gestor económico garantiza que competirán el domingo en Regional porque ya han ingresado los 6.000 euros de deuda al exentrenador Tomé

ÁLVARO MUÑOZPalencia

Vaya cuadro. Bien se podría exhumar el cuerpo del pintor Salvador Dalí para representar lo que se vio ayer en la Biblioteca Pública de Palencia en la asamblea general ordinaria del Deportivo Palencia. Hasta los relojes del salón de actos se derretían.

El surrealismo se apoderó ayer, si no lo estaba ya, del Deportivo Palencia. La esperada asamblea de socios duró tan solo un punto del orden día, en el que se abordada la expulsión de los socios Juan José Salvador (expresidente), Ana María García, Sergio Palacios, Alberto Villegas (ex director deportivo), Eugenio Llamas, Fernando López, Javier Martín y Manuel Calvo «por su ilegitima actuación ante la dirección general de deportes de la Junta de Castilla y León para tomar el control del club y convertirse en junta directiva». En la votación de ese punto, de los más de 40 socios que se dieron cita ayer en la Biblioteca Pública, 26 votaron en contra de la expulsión. Todo parecía que esos socios fundadores seguirían en el club, hasta que Paco Serrano, gestor económico del Deportivo Palencia, aseguró que portaba 69 votaciones de socios que no acudieron a la asamblea a favor de la expulsión.

A partir de ahí, los abucheos y los improperios se apoderaron del salón de actos hacía una junta directiva que no se arrugaba ante la masa social del club. Y es que las últimas asambleas del Deportivo Palencia bien se podrían representar bajo el título cinematográfico ‘Atrapado en el Tiempo’ (El Día de la Marmota). El socio Eugenio Llamas, con el régimen interno del CD Palencia en la mano, relató uno de sus artículos en los que aseguraba que no se podían delegar los votos. Ante esa manifestación, Serrano le invitó a que le llevara ante los juzgados.

Ante la negativa del abandono por parte de los ocho socios para continuar con el resto de la asamblea, Paco Serrano, el presidente, Javier Rodríguez, y el secretario y delantero del club, Diego Torres, se levantaron de sus asientos con la intención de abandonar la sala. En ese preciso momento, el ex director deportivo del club, Alberto Villegas, se cruzó con Serrano y estuvieron a punto de llegar a las manos. Fueron segundos tensos, en los que ambas partes se dijeron de todo, escenificando en lo que se ha convertido actualmente el fútbol palentino. Sin que llegase la sangre al río y, tras abandonar la sala Rodríguez y Serrano, Torres permaneció junto a los socios con la intención de calmar los ánimos.

Ese fue el final de una asamblea que, a priori, está suspendida, ya que el secretario del club no firmó el acta del esperpéntico encuentro que se dio cita ayer en la Biblioteca Pública. Con anterioridad, la asamblea ya empezó tensa con el relato, por parte de Serrano, de lo acontecido durante el verano con el descenso administrativo a Regional Preferente. «Se ha descendido por mi culpa», aseveraba ayer Paco Serrano, quien volvió a relatar lo sucedido con la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Asimismo, Serrano también anunció que el club podrá competir tras ingresar el dinero que debían al exentrenador del equipo Miguel Ángel Tomé. «Vamos a competir. Esta tarde hemos ingresado el dinero de Tomé y el domingo jugaremos con la intención de volver a Tercera», aseguró Serrano. Esa afirmación la desmintió Villegas. «Antes de entrar en la asamblea, ese dinero no se había ingresado», apostilló el ex director deportivo.

Fotos

Vídeos